Música para estudiar. Las mejores PlayList

A todos en alguna ocasión nos ha ocurrido que nos cuesta trabajo concentrarnos. Sin querer, prestamos más atención a lo que ocurre a nuestro alrededor que a la tarea que tenemos enfrente.

Pues bien, al hablar de concentración, atención, estudio o enfoque, estamos haciendo referencia a las capacidades cognitivas del ser humano, las cuales tratan sobre su capacidad de procesar información que recibe a través de los sentidos e interpretarla usando su mente en base a su conocimiento (experiencia) y características subjetivas que permitan valorar la información.

Como capacidades cognitivas podemos reconocer procesos tales como aprender, razonar, atender, memorizar, resolver problemas, y tomar decisiones, entre otras. Y ya existe reconocimiento científico de algunos casos en lo que la música incrementa alguna de las capacidades cognitivas en seres humanos.

En todo caso, y aún sin confirmación científica definitiva, es público y notorio que la música causa un impacto positivo en nosotros. Nos relaja, nos tranquiliza, nos ayuda a eliminar el estrés, nos entretiene, nos divierte, nos activa. En fin, la música genera un impacto positivo en nuestras vidas.

En este artículo te vamos a compartir información sobre la música y su impacto en el aprendizaje, te hablaremos un poco sobre algunos tipos de música y su impacto en el proceso de estudio, te explicaremos el por qué la música impacta positivamente las capacidades cognitivas y te haremos algunas sugerencias para elegir la mejor música para estudiar, concentrarte y para memorizar.

La mejor música relajante para estudiar y concentrarse

Según la opinión de los expertos, la mejor música para estudiar y concentrarse es aquella tranquila y armoniosa. Preferiblemente música instrumental o música clásica. Aunque también hay opiniones positivas en relación a la música electrónica.

No se recomienda para estudiar música con letra, ya que la misma podría evocar algunas emociones asociadas con el pasado que, lejos de facilitar la concentración, podrían distraer.

Es recomendable crear un PlayList con la música que usarás cuando estudies, que tengas disponible al momento de empezar a estudiar y los programes para  tocar de forma automática, ya que si debes buscar canciones manualmente mientras estudias, en lugar de incrementar tu concentración, la música se convierte en una distracción más.

Hemos elegido tres tipos diferentes de música que puedes usar para estudiar. A continuación, te explicamos las ventajas de cada uno de ellos:

Música clásica para estudiar

Tal vez sea este el tipo de música más recomendado para estudiar, por ser el que mayor publicidad ha recibido como consecuencia de algunos estudios realizados sobre el impacto de la música clásica en el razonamiento espacio-temporal.

Y aunque hay opiniones divididas con respecto a los resultados de estos estudios, casi todos concuerdan en que sí hay un impacto positivo de la música clásica sobre las capacidades cognitivas, aunque aún no se ponen de acuerdo sobre la magnitud  de tal impacto.

El autor Don Campbell escribió un libro basado en esos estudios titulado “El Efecto Mozart”, que habla de las propiedades beneficiosas de la música clásica para sanar el cuerpo, fortalecer la mente y liberar la creatividad. El mismo autor escribió otro texto titulado “El Efecto Mozart para niños”, que tuvo gran impacto en la percepción del público sobre la importancia de la música en el proceso de aprendizaje.

Pero, si bien es cierto que los resultados de los estudios en los que se basaron estos libros no han sido concluyentes, sí se ha verificado un incremento temporal en la capacidad de razonamiento espacio temporal después de escuchar música clásica. Lo que valida el impacto positivo de la música en las capacidades cognitivas de las personas.

También hay estudios que sostienen que escuchar música clásica facilita el aprendizaje de nuevos idiomas, porque ésta música permite al cerebro enfrentarse con mayor eficacia a tareas de índole gramatical o verbal.

Así que, si la música clásica te agrada, esta sería una buena elección para estudiar.

Música de piano para estudiar

La música de piano, como toda la música instrumental, tiene un efecto tranquilizador en la mayoría de las personas que la escuchan. Incluso tiene efectos curativos. Una de las músicas más utilizadas en terapias de sanación es la de piano, acompañada en ocasiones con sonidos de la naturaleza.

Entre los beneficios de escuchar música de piano tenemos:

  • Alivia elestrés, tensión y fatiga relacionados con el trabajo.
    • Contribuye a aliviar la ansiedad.
    • Ayuda a mantener la calma en las mujeres embarazadas, evitando así que durante el embarazo transfieran el estrés a sus bebés.
    • Reduce las probabilidades de desarrollar hipertensión.
  • Mejora las habilidades sociales y ayuda a mejorar el aprendizaje
  • Contribuye a mejorar el bienestar emocional de los niños y adultos.
  • También puede ayudar en la recuperación de una lesión cerebral.

Música electrónica para estudiar

Seguramente habrá quien piense que es incongruente este enunciado, pero no lo es. La música electrónica puede ayudar a mejorar la concentración y el aprendizaje.

La música electrónica es aquella que utiliza instrumentos musicales y equipos electrónicos, así como tecnología musical electrónica para su producción e interpretación.

La música electrónica causa un efecto tranquilizador en el cerebro, al impactar las ondas Beta y Theta, que son las que usamos para percibir el entorno a través de los sentidos.

Escuchar música electrónica para estudiar equilibra la actividad en los hemisferios del cerebro, generando una sensación de calma y relajación. Y aunque sea difícil de creer, puede causar el mismo efecto que la música clásica o la música de piano en cuanto al estudio se refiere.

¿Por qué utilizar música para estudiar?

Estudiar requiere el uso de las capacidades cognitivas, las que a su vez utilizan al cerebro como instrumento para procesar la información. Las ondas cerebrales representan la manera de medir la actividad eléctrica del cerebro, siendo su medida la de ciclos por segundo (Hertz – Hz).

El cerebro humano trabaja en cinco bandas de frecuencias, cuatro de ellas bien  conocidas hasta ahora, asociadas cada una de ellas a estados y funciones mentales:

    • DELTA (0,1-3,4 Hz) Sueño profundo
    • THETA (3,5 a 7,9 Hz) Primeras etapas del sueño (1 y 2)
  • ALFA (8 a 13 Hz) Relajación con ojos cerrados, pero aún consciente
  • BETA (14 a 29 Hz) Vigilia. Consciencia plena.
  • GAMA (30 a 100 Hz) Aún no hay acuerdo sobre su función

De las cinco bandas, la banda Alfa es la que mejor responde a los procesos de aprendizaje. Las ondas cerebrales se generan en la banda de frecuencia Alfa cuando una persona está relajada y libre de estrés. Y esto le produce claridad de pensamientos y mejora su creatividad, lo que incrementa su capacidad de resolver problemas; incrementa su capacidad de aprendizaje (estudios con sonidos binaurales establecen la banda entre 8 y 10 Hz como las frecuencias de las ondas cerebrales asociadas con la memoria y el aprendizaje) y le permite alcanzar un alto grado de concentración.

La siguiente banda (Beta), se alcanza cuando el cerebro está despierto e implicado en actividades mentales. Hay tres tipos de ondas cerebrales Beta: bajas, medias y altas. El estrés se produce cuando se alcanzan frecuencias de la banda Beta-alta.

El estrés se define como una situación de tensión originada por situaciones agobiantes. Es decir, estímulos negativos que sobrepasan la capacidad de resolver de quien lo experimenta.

¿Y qué tiene que ver la música con las ondas Alfa y Beta-alta? Pues, todo.

La música, en particular la música relajante, nos permite reducir y en muchos casos liberar el estrés, lo que hace que nuestro cerebro pase de generar ondas cerebrales Beta-altas a ondas Alfa, lo que mejora nuestras capacidades cognitivas. Es decir, se nos hace más fácil memorizar y aprender.

¿Qué música es mejor para concentrarse?

Para responder esa pregunta habría que conocer primero las circunstancias bajo las cuales se estudiará.

¿Estás en un lugar con mucho ruido? ¿es un lugar silencioso? ¿Estás cansado?  ¿Te acabas de despertar? ¿La tarea que vas a hacer es de tu agrado? ¿Es desagradable o incómoda la tarea a realizar?

Para hacer una elección inteligente de la música para estudiar que mejor te conviene escuchar debes considerar el ambiente exterior, tu estado de ánimo, la hora del día y cualquier otro factor adicional.

Imagina que son las once de la noche. Estás cansado después de un día de trabajo, pero aún debes terminar un reporte antes de irte a dormir. Todo está en silencio a tu alrededor. Y antes de comenzar a trabajar decides que vas a colocar una música instrumental acompañada con sonidos del mar. ¿Qué crees que va a ocurrir?

Te lo diré: !te vas a dormir!

Para concentrarte en ese escenario tal vez te convenga una música clásica, con cambios de ritmo y variaciones acústicas que te ayuden a mantenerte alerta mientras concluyes tu trabajo.

Así que tal vez sea muy difícil dar una respuesta estándar a esa pregunta, ya que va a depender de varios factores que cambian de persona a persona.

¿Qué música es mejor para memorizar rápido?

Hay una recomendación al respecto que indica que la música que esté entre 50 y 80 pulsaciones por minutos (ppm) tienen un efecto calmante sobre la mente, lo que incentiva el pensamiento lógico y la memoria.

Aunque esta recomendación aplica para cualquier tipo de música, es importante señalar que para la música clásica, ésta recomendación se traduciría en piezas cuyostemposeanAdagio(60-66 ppm) yLarghetto(66-76 ppm).

El tempo Adagioestablece un toque lento y majestuoso, mientras que Larghetto lo establece más o menos lento.

Pero igual que en el punto anterior, elegir la música que usarás para memorizar debe depender en gran medida de las circunstancias en las cuales vayas a estudiar.

Categorías Consejos