Convalidación de estudios y títulos entre Francia y España

Al mudarse a otro país sea para estudiar o trabajar es necesario informarse de los requisitos necesarios para poder tener los papeles en regla. Los estudios realizados en otro país no siempre eran válidos en otro debido a las diferencias que hay en los pensum de estudios en cómo se estructura los niveles y tipos de educación.

 

 

La experiencia adquirida después de varios años en una universidad francesa es una habilidad que es muy útil. Además, si deseas obtener un trabajo con prospectos internacionales y viajes, la experiencia de vivir en al menos dos países durante largos períodos de tiempo siempre es una ventaja en cualquier hoja de vida.

En el caso de Francia y de España en algunos aspectos presentan más similitudes que diferencias sin embargo hay algunos factores a tener en cuenta a la hora de querer convalidar los estudios. Si este interesado en cursar estudios o ampliar tu experiencia laboral en Francia debes dirigirte a la Consejería de Educación para solicitar un certificado que demuestre tus estudios y detalle tu experiencia. Este documento se emite en idioma francés y sirve para facilitar cualquier gestión que se realice en el país a visitar.

Por ejemplo, si se busca trabajar y no estudiar hay que considerar que desde el punto de vista de los franceses tienen mayor validez los años y el tipo de experiencia con el que se cuente. Es importante poder demostrarlo sea con cartas de recomendación o certificados que lo acrediten. Desde el punto de vista de los españoles pesan más la cantidad y el tipo de estudios que se hayan cursado después de haber terminado con la secundaria.

En el caso de querer convalidar los estudios ello estará determinado de acuerdo a la carrera. En el caso de licenciaturas relacionadas con las ramas de la medicina o la ingeniería es importante realizar una convalidación del título con otro que sea equivalente.

Se debe obtener un “Attestation de comparabilité” (certificado que compara los niveles de formación equivalentes) que es un documento que expide el ENIC-NARIC de Francia. También es importante entender que hay profesiones que se consideran reguladas que dependen de acreditación académica y otras no reguladas que se explicarán más adelante. Es posible que ellos consideren que debes cursar algún tipo de capacitación adicional sea a modo de pasantías, pruebas o cursos para adquirir mayor experiencia y conocimientos.

Inscribirse en una universidad francesa suele ser bastante simple, siempre y cuando tenga un dominio razonable del francés. Recomendamos a los futuros estudiantes que realicen una de las pruebas de competencia oficialmente reconocidas en francés. Para inscribirse como estudiante de primer año se debe presentar una solicitud a través de la Embajada de Francia en España o en el sitio web de admisiones internacionales de universidades francesas Campus France.

Tabla de equivalencias desde primaria a grados universitarios

Aunque tanto Francia como España formen parte de la Unión Europea esto no quiere decir que exista una norma oficial que ayude a convertir los títulos en documentos válidos para cualquier país. Sin embargo no hay que olvidar que en Francia rige una regla para profesiones reguladas por la Directiva 2005/36 la cual sirve como guía para los reconocimientos y convalidaciones.

La experiencia previa que se tenga de una profesión vale mucho a la hora de convalidar estudios. A la hora de realizar una inscripción se debe tener el diploma del instituto ó haber superado una prueba de acceso a la universidad. En el caso de querer cursar grados más altos como un máster o doctorado simplemente se necesita haber aprobado en grado que le preceda.

No existe equivalencia automática en Francia entre diplomas extranjeros y diplomas franceses. En general para cursar estudios en una institución en específico se requiere esperar las indicaciones de la junta directiva, puesto que cada una tiene diferentes requisitos que tomaran en cuenta para admitir a un estudiante tomando en cuenta su formación y experiencia. En el caso de España, como la mayoría de los países de la Unión Europea, ha adoptado el sistema LMD, que permite la equivalencia fácil de diplomas entre cada país de la Unión Europea.  

A continuación se muestra las equivalencias de estudios entre España y Francia:

  • Técnico superior en España tiene una cantidad de créditos académicos de 120 puntos
  • Un grado en España tiene una cantidad de créditos académicos de 240 puntos en el sistema ECTS, es el equivalente de la licenciatura francesa y dura entre 3 y 4 años. Los cursos suelen ser de Artes, Ciencias, Medicina, Ciencias Sociales, Jurídicas e Ingeniería.
  • Una licenciatura en Francia tiene una cantidad de créditos académicos de 180 puntos como mínimo.
  • Un máster en España tiene una cantidad de créditos académicos ECTS de 120 puntos, mientras que en Francia es de 300 puntos. Los másteres en España duran entre 1 y 2 años. El objetivo del Máster es especializar a los estudiantes en un campo específico, que corresponde al área estudiada previamente en los Grados. En muchas profesiones, como ingeniería, medicina, arquitectura o enseñanza, un título de maestría es el mínimo requerido.
  • Los doctorados por lo general se convalidan fácilmente porque se considera que tienen la misma validez

La información anterior es una forma en general de dividir los estudios de acuerdo a los créditos académicos, sin embargo como se dijo anteriormente cada institución o universidad tiene sus propios criterios al momento de analizar el record académico de un posible nuevo alumno en donde tienen mucho peso la experiencia, los cursos tomados y la información que se describe de esta educación.

El proceso de convalidación

Para realizar la validación de tus diplomas lo primero que debes de hacer es ordenar todos los papeles y llevarlos al Ministerio de Educación de cada país y también en cualquier registro público. Es posible que se deba llenar algunos formularios que se pueden obtener en las páginas oficiales en línea como la solicitud formal con tus datos, documento de identidad notariado, una copia certificada de la traducción del diploma y otro documento certificado y notariado que acredite cuáles fueron los estudios, asignaturas y la duración de los mismos.

Entre ambos países hay un mutuo acuerdo de reconocimiento de títulos de educación superior. Hay que recordar que no hay una equivalencia fija y cada caso debe ser analizado por las personas encargadas en el ministerio y en el instituto que se ha elegido para cursar estudios. No hay un tiempo fijo para estas solicitudes sin embargo se sabe que llevan varios meses por lo tanto hay que tener mucha paciencia.

Si se busca la homologación del título entonces se debe recurrir al ministerio encargado del área de estudios. Por ejemplo si se trata de un médico este debe presentar sus papeles en el Ministerios de salud o si se trata de un arquitecto debe ir al Ministerio de Vivienda y construcción. Además los rectores de las universidades tienen la potestad de decidir y realizar las homologaciones de los diplomas de máster o doctorados solamente.

En el caso de Francia el centro encargado de este proceso es el ENIC-NARIC. Este emite los certificados de reconocimiento o de comparabilidad de los estudios realizados en el extranjero. Se debe presentar el título original, un documento de identidad, un documento que detalle la información de las asignaturas cursadas. En este país son flexibles con las traducciones por lo cual no es necesario añadir una traducción oficial. Este proceso llevará varios meses según sea el caso.

Muchas universidades francesas participan en el programa ISEP (Programa de intercambio estudiantil internacional), que es un programa mundial de intercambio de estudiantes. Muchas universidades francesas también tienen acuerdos bilaterales de intercambio de estudiantes con otras universidades en otras partes del mundo.

Tenga en cuenta que las tasas de matrícula estándar se aplican en todas las universidades francesas; sin embargo, no se aplican en las «Grandes Écoles» (escuelas especializadas de pregrado o postgrado), en escuelas de comercio u otras instituciones privadas autorizadas para otorgar títulos o sus equivalentes.

Profesiones no reglamentadas en Francia

En el país se dividen las profesiones en dos tipos las que son reglamentadas y las no reglamentadas. Las primeras son aquellas reconocidas y respaldadas por reconocimientos académicos los cuales solo pueden ser ejercidos si se cuenta con un diploma que los acredite. Esta profesiones son profesores, médico, abogado, arquitecto y otras  más que se pueden estudiar tanto en universidades como institutos técnicos de educación superior.

En el caso de las profesiones no reguladas estas son aquellas que representan ser una actividad que no es comercial. Son aquellos oficios que se componen de una parte artesanal, industrial ni agrícola.  Son profesionales independientes que practican una actividad intelectual relacionada con una ciencia o un arte.

La mayoría no requieren ninguna autorización o diploma. Sin embargo algunas están sujetas a una licencia para ejercer o una declaración de actividad. Son aquellas que se relacionan con operadores de máquinas o instructores en el área de los deportes por ejemplo. Las profesiones reglamentadas están sujetas a un orden profesional y deben respetar reglas éticas específicas. Como excepción, los agentes de seguros generales, los administradores y los funcionarios judiciales son profesiones liberales reguladas pero no están adscritas a una orden profesional en particular; estas profesiones están, sin embargo, sujetas a los criterios específicos establecidos por la ley.

En estos casos la inversión necesaria para establecerse en capacitación, tiempo y dinero es muy baja; además de que los controles de la administración son casi inexistentes. Sin embargo, en general se considera que las ganancias promedio de los profesionales no reglamentados son mucho más bajas que las de las profesiones reguladas.

Recuerde que como europeo, no necesita una visa para estudiar ni en Francia ni en España. Sin embargo, a su llegada, debe solicitar un NIE o un DNI según sea el caso que representa un número de identificación del extranjero, que es obligatorio para cualquier estancia de más de tres meses. Este número de registro es el equivalente a su documento de identidad y lo necesitará tanto para abrir una cuenta bancaria o adquirir una suscripción en un servicio público.