Equivalencia de notas entre Francia y España

En tiempos recientes, se ha despertado un auge de intercambio académico entre españoles y galos. ¿A qué obedece esto? Las razones son muchas y además un tanto obvias. Son dos naciones vecinas, que comparten mucho del flujo comercial en el Mediterráneo y con el norte de Europa. Igualmente, conforman el importante bloque de la comunidad europea. Por ello, se ha notado cierto interés en incrementar los intercambios en lo tocante a asuntos administrativos, gerenciales y económicos. No obstante, siguen existiendo muchos estudiantes españoles interesados en cursar estudios en otros aspectos en suelo francés.

 

 

Para estudiar en Francia, se necesita hacer una equivalencia de notas. Los buenos estudiantes son los que suelen ser admitidos en dicho país. Por ende, es necesario tener parámetros de comparación entre el sistema educativo español y el francés. Asimismo, acontece que los españoles que estudian en universidades de Francia suelen retornar a su país de origen. Al hacerlo, deben convalidar los estudios realizados y nuevamente es obligatorio traducir las  notas obtenidas en la educación francesa a los esquemas españoles.

Lo antes dicho es mucho más importante si se trata de estudiantes suscritos al programa Erasmus. Hay que recordar que en este programa los alumnos cursan al menos un año de estudio en España.

Luego, pueden viajar a Francia (o a cualquier otro país de Europa suscrito al Erasmus) y culminar parte sus estudios. Para que esto se concrete, es necesario trazar equivalencias de notas, programas académicos y fórmulas de evaluación entre los dos países.

Para hacer estas labores de equivalencia se requiere comprender bien ciertos detalles. Primero que nada, saber cómo es el sistema de calificaciones aplicado a los estudiantes franceses. Luego, compararlo con el sistema español para inferir analogías y disidencias. En dado caso, hay suficientes filiaciones entre las modalidades evaluativas de ambas naciones como para que un estudiante logre corresponder las notas obtenidas en uno y otro país.

En los párrafos subsiguientes mostramos toda una gama de informaciones sobre este tema. Se trata de una manera sucinta de exponer las consonancias entre las academias de ambos países, de una manera práctica y de rápida comprensión. Vale decir que no solo mostramos los tipos de equivalencias, sino también las maneras de tramitarlas y cumplir con las normas de los respectivos reglamentos aplicados en estos casos.

TE PUEDE INTERESAR...

¿Cómo es el sistema de calificación en Francia?

Sucede que en Francia el sistema de educación y sus calificaciones tienen una relación que va desde el cero (0) hasta el veinte (20). No se usa ningún tipo de decimales.

Es inválido que una persona obtenga una nota de 11,5; 13,5 o cualquier otro dígito entero secundado de una fracción. ¿Cómo se aprueba una materia? En este caso, se hace una correlación donde lo mínimo para probar es el 50% de la calificación. Es decir que para aprobar se necesita sacar al menos diez puntos (10) de los veinte que se pueden obtener.

Lo antes dicho se traduce en que la nota mínima aprobatoria es 10/20.  No obstante, hay ciertos criterios de compensación de notas. Teniendo en cuenta el rendimiento del alumno, se puede subir cierta cantidad de puntaje. Por ejemplo, aquellos que obtienen ocho puntos (8) suelen tener la buena pro para ser aprobados. Por supuesto que esto pasa por ciertos aspectos, como tener en consideración su asistencia a clases, entrega de asignaciones y actitud hacia las asignaturas.

Hay que indicar que en los niveles superiores se suele subir la escala de aprobación. Igualmente, en niveles medios o bajos se pueden hacer medias o ser condescendientes con los alumnos. En dado caso, sucede que los españoles suelen viajar a Francia para cursar máster o doctorado. ¿Qué significa esto? Pues, que arriba a una condición académica donde el sistema de calificaciones es el más exigente. Por ende, deben estar preparados y dispuestos a cumplir con todos los requisitos académicos para lograr aprobar sin inconvenientes.

Para deja en claro los “niveles” del sistema educativo francés, mostramos a continuación un listado sucinto con el listado de los mismos:

  • El ciclo de aprendizaje temprano (Cycle des apprentissages premiers) que aplica a edades entre los 2 y los 5 años.
  • El Ciclo de aprendizaje básico (Cycle des apprentissages premiers), también para la etapa infantil, corresponde a alumnos entre los 5 y los 8 años.
  • Luego viene el Ciclo de fundamental de aprendizaje adicional (llamado approfondissements), para un rango entre los 8 y los 11 años.

Lo antes dicho suele tener algunas variantes, pero en general se aplica del modo antes descrito. En dado caso, lo que sigue es la fase de educación secundaria. Esta se divide en Colegio (college) que dura hasta 4 años y en la fase del Liceo (lycée).

Una vez culminada la etapa del Liceo, se entra a las instancias de formación profesional. En estas últimas es que suelen haber estudiantes de intercambio. Para entrar a esta fase universitaria, se necesita revalidar las notas previas, las cuales se deben equiparar a lo antes descrito en el sistema francés.  Luego, es necesario que los métodos evaluativos de las universidades foráneas se cotejen con los de Francia. Como ya hemos dicho antes, esto último tiene especial interés en el caso del programa Erasmus, el cual es de amplia divulgación en las palestras europeas y muy particularmente en España.

Diferencias con el sistema Español

¿Qué diferencia se aprecian entre el sistema calificaciones francés y el sistema de calificaciones español? Esta es una pregunta por parte de los españoles que anhelan viajar a Francia para estudiar. Por ese motivo, vamos tomarnos algunas líneas de este texto para pormenorizar este importante asunto.

En primer lugar, lo que en Francia se llama “Ciclo de aprendizaje temprano” (Cycle des apprentissages premiers) se traduce en España a un total de tres niveles: Jardín de Infancia (2 a 3 años), Centro de Párvulos (4-6 años) y Educación Primaria (5-6 años).

En segundo término, sucede que aquello que en Francia se cataloga como “Ciclo de aprendizaje básico” (Cycle des apprentissages premiers) en España atañe a tres niveles de educación de primaria: entre 6-7 años, entre 7-8 años y entre 8-9 años.

Luego, sucede que aquello que en Francia es el “Ciclo fundamental de aprendizaje adicional” (approfondissements), es en España lo equivalente en España a la última fase de educación primera, junto con el 1º ESO, 2º ESO y el 3º ESO.  Estos últimos también se solapan con el denominado Lycée francés.

¿Cómo hacer la equivalencia de notas?

Las comparaciones antes dichas hay que tenerlas en cuenta a la hora de hacer equivalencias. Como es de suponerse, las notas que un alumno español obtiene en España deben ser equiparadas a las del correspondiente nivel en Francia. Por ejemplo, las calificaciones de un estudiante español en los escalafones del 1º ESO, 2º ESO y hasta el 3º ESO solo se pueden cotejar con las del rango del “Ciclo fundamental de aprendizaje adicional” en territorio galo.

En dado caso, lo ahora corresponde es hablar de la definitiva equivalencia entre los rangos de notas. ¿Qué significa esto? Pues, que corresponde en este post centrarse en la relación entre las notas, saber qué nivel calificativo le toca a un español cuando presenta sus notas en el sistema francés.

  • La calificación más alta que puede tener un estudiante en España es de 10 puntos (Sobresaliente), lo cual en Francia equivale a un rango entre 18 y 20 (Excellent).
  • En España una nota entre 9,5 / 9 (destacado) equivale en Francia a una calificación de 17 (Trés bien).
  • Los alumnos españoles que logran una calificación de 8 puntos (notable) se equiparan a una nota en Francia de 15 puntos (bien).
  • En el sistema español una nota de 7,5 (notable) se concierta en Francia con 14, 5 (bien).
  • Importante tener en cuenta que en España una nota de 7  (notable) se correlaciona en el sistema francés con 14 puntos (bien).
  • Si en España se logra una calificación de 6,5 (aprobado), en Francia se equipara a 13 puntos (bastante bien).
  • Un caso similar es devengar una nota de 6 en el sistema español, pues en el criterio francés se correlaciona con 12 puntos (bastante bien).
  • En lo referente a una nota de 5,5 en el sistema educativo de España (aprobado), es transcrita a los criterios académicos galos como 11 puntos (medio).
  • Las calificaciones de 5 puntos en España (aprobado), no son bienvenidas en los estatutos de evaluación franceses, ya que se consideran como un 10, pero reciben el calificativo de Insuffisant (es decir, Insuficiente).
  • Finalmente, sucede que si un estudiante consigue una nota de menor a los 5 puntos (suspenso), entonces igualmente considero como Insuffisant (insuficiente con los criterios franceses).

Como se puede apreciar, hay que tener muy claro tanto los contrastes como las afinidades entre las maneras de evaluar entre España y Francia. Hay varias diferencias, pero también se detectan puntos en común. Estos últimos son los que se usan para tender puentes académicos entre ambas naciones.

Otro aspecto importante es que los estudiantes son los principales responsables de tener su documentación al día y presentarla de manera adecuada. Por eso, hemos escrito este post con la intención de dar la mayor información y ayuda a cada uno de los lectores.

Para cursos estudios superiores en Francia, es necesario presentar toda la información referente a los niveles educativos previos. Es decir, los referentes a los escalafones franceses de “ciclo de aprendizaje temprano” (Cycle des apprentissages premiers), el denominado “Ciclo de aprendizaje básico” (Cycle des apprentissages premiers), el “Ciclo de fundamental de aprendizaje adicional” (Cycle des apprentissages approfondissement); así como lo tocante a las etapas del en Colegio (college) y la del Liceo (lycée).

No hay que olvidar que, en caso de máster o doctorado, hay que mostrar las notas obtenidas en el ciclo universitario. Este es más complejo de equiparar, pues requiere cotejar los programas de las carreras cursadas, así como las materias de cada caso. En dado caso, es una labor que se realiza frecuentemente y con ayuda de las academias de educación superior de ambos países.