Las sales minerales: funciones, tipos y homeostasis

Las sales minerales son compuestos inorgánicos, necesarias para los seres vivos ya sea de forma precipitada, sólida o bien disuelta. Por lo tanto podemos decir que son compuestos necesarios para desarrollo del cuerpo humano y para su salud. Saber que funciones tiene, que tipos de sales existe y cómo se regulan, os lo explicamos en Las Sales minerales: funciones, tipos y homeostasis.

Como hemos dicho, las sales minerales son elementos inorgánicos necesarios para el desarrollo de los seres vivos. Los seres humanos no podemos sintetizar las sales minerales por nosotros mismo, motivo por el cual se las considera un nutriente esencial para la vida.

Las sales minerales, como su nombre indica son minerales que se encuentran, de forma natural, en la tierra. Éstas son absorbidas por las raíces de las plantas a través del suelo y los animales a través del alimento, incluida el agua.

Otra forma de obtener sales minerales es a partir de suplementos nutricionales, si existiese algún tipo de déficit de este mineral.

Tipos de sales minerales según sus funciones

Las sales minerales se presentan en estado sólido o precipitadas, en disolución o también asociadas a otro tipo de moléculas. Atendiendo a las necesidades corporales, la clasificación será la siguiente:

Según la Cantidad Demandada

  • Macroelementos o Macrominerales: Son las sales minerales más demandadas por el cuerpo y por lo tanto, las que se necesita en mayor cantidad. La cantidad necesaria diaria de Macrominerales es de 100 mg, a este grupo pertenecen:
    • Sodio
    • Calcio
    • Cloro
    • Potasio
    • Fósforo
    • Magnesio
    • Azufre

TE PUEDE INTERESAR...
  • Microelementos o Microminerales: Son las sales minerales que el cuerpo necesita en menor medida, es decir, menos de 100 mg/día. A este grupo pertenecen:
    • Hierro
    • Cobre
    • Flúor
    • Yodo
    • Manganeso
    • Cobalto
    • Zinc

  • Oligoelementos o Elementos Traza: Este tipo de sales mienerales sólo son necesarias en muy pequeñas cantidades. A este grupo pertenecen:
    • Silicio
    • Níquel
    • Cromo
    • Litio
    • Molibdeno
    • Selenio

Según la Función Nutricional

Cada sal actúa sobre el organismo de una forma determinada y por lo tanto su aportación nutricional dependerá del tipo de sal ingerido. Así:

  • El Calcio

El calcio es el mineral que en mayor concentración se encuentra en el cuerpo, imprescindible para la formación del esqueleto y de los dientes, la falta de calcio provoca la osteoporosis y en consecuencia, la rotura de los huesosos. El calcio sólo es asimilado por el cuerpo si éste tiene suficiente vitamina D.

También es importante para:

    • La función muscular
    • El estímulo nervioso
    • La actividad hormonal y enzimática
    • Para el transporte de oxígeno
    • Para regular los latidos cardiacos
    • Mejora la coagulación sanguínea
    • Es importante para la digestión tanto de los lípidos como de las proteínas

  • Hierro:  Es una sal fundamental ya que es parte de la hemoglobina y es el principal responsable de que ésta sea roja. La carencia de hierro provoca la anemia. El intestino absorbe una parte muy pequeña del hierro que tomamos, otra parte se almacena en el hígado, en la médula de los huesos, en el bazo.
    • Transporta el oxígeno hasta las células
    • Estimula es sistema inmunitario
    • Aporta energía al cuerpo
  • Potasio: Es imprescindible para:
    • La regulación de los latidos cardiacos
    • Favorece la eliminación de toxinas
    • Las contracciones musculares

  • Yodo: Es un componente esencial de la hormona de la glándula tiroides. Se recomienda a las personas que no habitan en zonas costeras, ingerir como sal de mesa, Sal Yodada.
    • Importante para la regulación del metabolismo
    • Durante la infancia, influye en el crecimiento tanto físico como mental
  • Magnesio: Importante junto con el calcio para la formación del esqueleto.
    • Sintetizar las proteínas
    • La contracción de los músculos, incluido el corazón
    • La transmisión de influjo nervioso
  • Fósforo: Es junto con el calcio, uno de los responsables de la consistencia del esqueleto y de los dientes.
    • Refuerza las uñas y el pelo
    • Combate la fatiga
    • Regula la temperatura del cuerpo
    • Interviene en el crecimiento y la reconstrucción de los tejidos del cuerpo
  • Zinc: Es esencial ya que forma parte de muchas enzimas de nuestro metabolismo, La mayoría de zinc se concentra en el esqueleto, en la piel y el pelo, además de otros tejidos y órganos, tales como la próstata.

Según la Solubilidad

  • Sales Precipitadas: Son las sales que no se pueden disolver en agua, es decir, son insolubles y cristalinas. Sus funciones principales son:
    • Carbonato Cálcico:
      • Son las sales responsables del exoesqueleto de los artrópodos
      • Forman la estructura del coral, de las conchas e incluso de las púas de los erizos.
      • Sirven para endurecer tanto los huesos como los dientes de los vertebrados.
    • Fosfato Cálcico:
      • En unión con el carbonato de calcio, lo encontramos en la matriz ósea de los vertebrados
    • Silicatos:
      • Base de las gramíneas
      • Forman los caparazones de las diatomeas (algas unicelulares)
      • Endurecimiento de las células vegetales en organismo fotosintéticos. Participa en la formación de la pared celular
  • Sales Disueltas: También conocidas como sales ionizadas, son sales que aparecen en un medio acuoso, por lo tanto solubles. Sus funciones principales son:
    • Sostener los niveles de sal y la homeostasis, es decir el equilibrio interno de los seres vivos
    • Controla además de regular la presión osmótica, el volumen de las células
    • Regula las acciones enzimáticas
    • Controla el pH

Según la Asociación Molecular

Los iones que se encuentran en las sales minerales pueden unirse a moléculas, así desempeñan funciones que no podrían hacerse de otra manera si ambos actuaran por separado.

  • Fosfoproteínas
  • Fosfolípidos

Homeostasis

La homeostasis es el conjunto de sistemas que se activan para la autorregulación del organismo, impidiendo la alteración en la composición y las propiedades del medio interno del mismo. La homeostasis consigue mediante la autorregulación, que el organismo mantenga una relativa constancia en su propia composición.

Un ejemplo mucho más claro es cómo el organismo es capaz de movilizar los distintos sistemas, sistemas de autorregulación, como pueden ser el sistema circulatorio, respiratorio, excretor, etc. para mantener constante y estable las condiciones de vida.

Regulación de la presión osmótica

La ósmosis o presión osmótica, se define como la presión que que hay que aplicara a una solución para evitar el flujo neto de disolvente a través de una membrana semipermeable. Todo esto quiere decir que la presión osmótica tiene un punto de equilibrio capaz de regular las sustancias y líquidos en los seres vivos, sena cual sea el medio en el que viven, terrestre o acuático.

Todos los seres vivos realizan este proceso, para realizarlo utilizan los medios tanto hipotónico o hipertónico por medio de mecanismos físicos o químicos según las características de la membrana semipermeable que la componga, así se evitan los cambios y las probables consecuencia en la presión osmótica dentro del organismo.

Dependiendo de la presión osmótica, la célula se mantendrá hidratada o deshidratadas. Tener una vida saludable depende en gran medida del equilibrio de la osmoregulación. Este equilibrio entre el soluto y el medio acuoso que depende de la presión osmótica, recibe el nombre de homeostasis.

También puede interesarte:

 

Categorías Biología

Deja un comentario