El apalancamiento financiero: definición, interpretación y fórmula

Las ciencias económicas resultan un tanto complejas para quien no está relacionado a conceptos y teorías de esta rama de estudios. Parece que nos encontramos ante tal situación al escuchar por primera vez un término como apalancamiento financiero. Sin embargo, tras conocer su verdadero significado, nos damos cuenta que a veces la economía no es tan difícil de comprender como parece.

El apalancamiento financiero hace referencia al uso del endeudamiento como una estrategia para costear una operación, utilizando como forma de pago un crédito e ingresos propios.

Este término proviene del verbo apalancar, que significa mover o levantar algo con una palanca. Trasladando esta definición al ámbito económico, podría decirse que la finalidad del apalancamiento es usar mecanismos que permitan ‘’levantar’’ o incrementar las inversiones.

El mecanismo más común de esta índole es la deuda, pues la misma permite que se invierta una cantidad mayor del dinero que tenemos al disponer también de dinero prestado. De esta forma, hay posibilidades de obtener más pérdidas o beneficios que en el caso de haber invertido solo el capital propio. Así podemos inferir que apalancar una operación es mucho más rentable que el capital que invertimos.

Características

Puede tener tres particularidades:  ser positivo, negativo o neutro. Es positivo cuando el rendimiento económico que genera la empresa es mayor a los intereses que deben pagarse por el préstamo. Por el contrario, puede ser negativo cuando el rendimiento es improductivo, es decir, cuando los ingresos son menores a los intereses que deben cancelarse por el préstamo. Y, finalmente, puede ser neutro cuando la tasa de interés del préstamo obtenido es igual o equivalente a los activos de la compañía. En este sentido, suele decirse que se llega a un punto de indiferencia.

Ventajas y desventajas

Este le da una idea, a los acreedores, gerentes, analistas e inversionistas, de los riesgos que puede presentar una empresa. Por este motivo, es necesario conocer las ventajas y desventajas que puede traer utilizar este mecanismo.

Respecto a las ventajas, resulta necesario saber que esta estrategia nos abre una amplia gama de posibles mercados e inversiones, ya que algunas actividades no podrían realizarse de no ser por la financiación de terceras personas. Asimismo, incrementa la Tasa Interna de Rentabilidad (TIR) por lo que nuestros ingresos propios también lo hacen, pero esto no quiere decir que se obtiene más dinero en valor absoluto, suele ocurrir lo contrario. En este sentido, es necesario explanar que, cuando se habla de la Tasa Interna de Rentabilidad se está haciendo referencia a porcentajes. En tal escenario, es posible que esos porcentajes funcionen de forma positiva o en sentido negativo.

Por otra parte, resulta propicio cuando la tasa inflacionaria está por encima del costo, pues si estamos frente a una inversión con un apalancamiento positivo y sumado a ello la inflación es mayor, inmediatamente sucede un incremento del poder de adquisición del inversionista.

TE PUEDE INTERESAR...

En cuanto a las desventajas, es posible que las pérdidas se tripliquen si la rentabilidad de la operación está por debajo del costo de financiación, ya que esto generaría un apalancamiento en sentido negativo. De igual forma, cuando bajan los precios resulta un terrible negocio haber adquirido una deuda, pues la misma no se desvaloriza en tanto que los resultados y los activos se devalúan.

Fórmula e interpretación

Utilizar el ratio de este mecanismo resulta muy útil para conocer si es necesario o no acudir al financiamiento de terceros para incrementar la cantidad de dinero de una determinada inversión. Por esta razón, se considera pertinente explicar cómo es la fórmula, cuál son los valores ideales y, lo más importante, aprender a hacer la interpretación de los resultados que se obtendrán.

La fórmula se basa en lo siguiente:

Ratio de apalancamiento financiero= (Activo/ingresos propios) / (BAT/BAIT), en las que Activo hace referencia a la cantidad total de inversión, BAT a los beneficios antes de impuestos y BAIT a beneficios antes de impuestos e intereses.

Una vez explicados los componentes de esta fórmula matemática, se explana su significado para así poder realizar una interpretación. Si el ratio es mayor que 1, quiere decir que recurrir al financiamiento externo es una buena opción dada su rentabilidad. Si, por el contrario, el ratio es menor que 1 significa que el costo del dinero prestado hace que su capacidad de rentabilidad sea menor a la que se tendría si solo se invirtieran ingresos propios. De acuerdo a esto, el valor óptimo o ideal debe ser mayor que 1, pues el mismo demuestra la conveniencia de endeudarse.

formula del apalancamiento financiero

Ejemplos

En Miami, Florida se ha pensado en comprar un terreno que formará una zona industrial en un tiempo estimado de 10 meses. Comprar esa parcela tiene un precio de 90.000 dólares, pero, cuando esté culminada la zona industrial, se estima que podrá venderse por 105.000$. Se propone la alternativa de solicitar un préstamo por otros 90.000 dólares, con un 5% de interés anual para adquirir dos parcelas y vender ambas. Es en este punto donde es necesario plantearse la siguiente interrogante ¿es pertinente endeudarse?

Utilizando la fórmula de Ratio de apalancamiento financiero explicada con anterioridad podremos dar respuesta a esa inquietud. Para ello sustituiremos los valores:

Ratio de apalancamiento financiero= (Activo/ingresos propios) (BAT/BAIT)

(180.000/90.000) / (30.000/26.500) =1,76

Como puede observarse, el resultado de la operación es mayor que 1, por lo que si es conveniente para la industria optar por endeudarse para incrementar la cantidad de dinero que vale de por sí la inversión.

Ejemplo #2

Mariana, S.A es una empresa que vende maquinaria y ha decidido invertir sus excedentes en distintos productos financieros. Posee un capital de 150.000 dólares y una compañía especializada estará a cargo de la inversión que desea realizar. Con esto se busca que se reporte un rendimiento cercano al 4% por año.

Uno de los accionistas sugiere que puede prestar 150.000 dólares más para la inversión, pero, por ello, dicho socio cobrará anualmente 6.000 dólares en intereses. En esta situación, ¿resulta oportuno utilizar el apalancamiento? ¿Es una buena opción?

Volvemos a aplicar la fórmula: Ratio de apalancamiento financiero= (Activo/ ingresos propios) / (BAT/BAIT)

(300.000/ 150.000) / (8.000/2.000) =0,50

En el caso presentado, el ratio es menor que 1, por tanto, no conviene aceptar el préstamo del socio,

Caso real

Sin tener que recurrir en esta ocasión a los cálculos matemáticos, se menciona un caso en particular de una mala aplicación de apalancamiento. En el año 2007, 62.000 familias de españoles invirtieron en energías renovables, específicamente en las conocidas plantas de energía solar.

Lamentablemente, muchas personas se vieron afectadas al invertir y notar que el proyecto no tuvo la rentabilidad que se esperaba, de hecho, ocurrió todo lo contrario. Lo que sucedió con esta invención de la energía fue que las expectativas no fueron congruentes con las acciones tomadas por los inversionistas.

Gran parte de ellos decidió solicitar créditos bancarios para el financiamiento de las instalaciones, pero no pensaron que el rendimiento fuera tan bajo como para no poder cancelar siquiera las cuotas del préstamo. Actualmente, la situación de dicha inversión es realmente caótica.

En este ejemplo puede constatarse que el apalancamiento es un factor de múltiples ventajas, pero también de pérdidas, todo dependerá de la forma en la que se aplique este mecanismo.

ejemplos del apalancamiento financiero

Diferencias con el apalancamiento operativo

Este mecanismo difiere del apalancamiento financiero, pero muchas personas tienden a confundir ambos conceptos. Por ello, para disipar las dudas, se explicará brevemente cual es la premisa principal del apalancamiento operativo.

El apalancamiento operativo indica la combinación de costes variables y costes fijos en estructuras de este tipo de una compañía. Este mecanismo puede ser bajo o alto.

Apalancamiento operativo bajo

Una compañía con apalancamiento operativo bajo suele tener costos variables altos y costos fijos bajos. En empresas de esta índole incrementar las ventas no es una opción que mejorará radicalmente la rentabilidad, pues el aumento de los costes variables sucederá cuando se incrementen las ventas.

Apalancamiento operativo alto

Las empresas que utilizan este mecanismo tienen bajos costes variables y altos costos fijos. Por este motivo, su rentabilidad dependerá exclusivamente del volumen de ventas. En consecuencia, los ingresos generados de las ventas serán utilizados para pagar los altos costos fijos. En resumen, la empresa será más rentable mientras se incrementen las ventas.

Es importante destacar que industrias de este tipo deben procurar no poner precios tan bajos que no pueda conseguirse un margen de ganancias suficientes, pues deben cancelarse en su totalidad los costes fijos.

Costes variables y fijos

Haciendo referencia a los costos fijos, estos ocurren como factores independientes a las ventas pues, mientras se tenga una ganancia significativa por venta, y además se mantenga una cantidad óptima de ventas, los costes fijos se cancelarán y se generarán ganancias.

Por su parte, los costes variables ocurren tras realizar las ventas. La compañía en este caso obtendrá menor cantidad de ganancias por venta, pero esto tendrá como ventaja el hecho de que no necesitará un volumen exorbitante de ventas para saldar los costes fijos.

Una vez aclaradas estas definiciones, se espera que a partir de ahora puedas comprender y poner en práctica el apalancamiento financiero y operativo, ambos importantísimos en el mundo de los negocios.

Deja un comentario