Conoce todo acerca de los biocombustibles

Los biocombustibles son aquellos materiales derivados de materia vegetal o de residuos de origen animal que por medio de su procesamiento se pueden obtener diferentes tipos de energías. Estos pueden reponerse y son renovables, además de no causar problemas ambientales como es el caso de los combustibles fósiles como por ejemplo el petróleo, el gas natural y el carbón.

Para muchos países del mundo es una nueva forma de obtener energía de manera rentable, ya que mundialmente con los años el precio del petróleo ha ido en aumento de forma paulatina; lo cual lo convierte en una forma menos rentable. Además, este material causa importantes cambios medioambientales que pueden perjudicar inclusive a la población a largo plazo.

El calentamiento global es causado por la falta de responsabilidad en el manejo de muchos de los materiales de donde se saca energía de forma inescrupulosa de combustibles fósiles. Esto sucede durante los procesos de refinación. Además, esto suele conllevar a la eliminación de grandes extensiones de ecosistemas y áreas de tierra cultivable también.

Qué son los biocombustibles

Los biocombustibles son materiales naturales que pueden tener origen vegetal y orgánico. Estos pueden derivarse de algunos tipos de cultivos agrícolas, áreas forestales, productos de origen pesquero y desechos que se pueden recolectar de la industria alimentaria en general. Para realizar una selección más ordenada con respecto a su origen se dividen en dos tipos: primarios y secundarios. En el primer caso son como por ejemplo distintos tipos de madera como puede ser la leña y otros materiales con los que se fabrican los muy comunes pallets.  Los segundos, se obtienen por procedimientos especiales.

Los biocombustibles primarios son principalmente materiales orgánicos que se pueden obtener sin la necesidad de pasar por un procesamiento complicado tanto para su generación como obtención, son en general productos renovables y naturales. Comúnmente se utilizan para obtener calefacción y con ellos se pueden realizar procesos como la cocción de alimentos además de utilizarlos para tener electricidad.

En el caso de los combustibles secundarios, son aquellos materiales de origen natural que deben pasar por un complejo procesamiento para su obtención y los más comunes son el etanol y el biodísel. Estos materiales suelen utilizarse en la industria automotor y en procesos industriales también. La biomasa se utiliza en hogares de todo el mundo en un aproximado de un 85 por ciento y en la industria automotor ha estado en aumento constante dado que las empresas siguen buscando innovar.

Significado de biocombustible

Los biocombustibles son combustibles que producen bioenergía obtenida por medio de biomasa. Básicamente; la biomasa es material orgánico que está compuesto tanto por material vegetal como también de desechos de origen animal. Podemos mencionar de ejemplo el carbón vegetal, leña y el estiércol. Estos materiales son la principal fuente de energía en algunas poblaciones del mundo en vías de desarrollo; donde se han decidido buscar formas más amigables con el medio ambiente para obtener energía constante y rentable. Se utilizan principalmente para calefacción y para diversos procesos alimentarios.

En los países más desarrollados se han implementado de forma más masiva diversas tecnologías que ayudan a procesar estos materiales de forma más rápida y óptima. Son avanzados y eficientes en su trabajo procesando materiales como madera, cultivos y materiales de desecho; en cualquier estado en el que se encuentren sólidos, líquidos o en estado gaseoso.

TE PUEDE INTERESAR...

significado de los biocombustibles

Biocombustibles renovables

Los biocombustibles se consideran una de las mejores formas de obtener energía en todo el mundo; dado que son naturales y su procesamiento no causa estragos medioambientales. Son renovables, dado que pueden ser remplazados fácilmente ya que se obtienen de cultivos vegetales y de desechos alimentarios que siempre están produciéndose.

El etanol, al mezclarse con gasolina, se puede utilizar como combustible para automóviles. Proviene igualmente de fuentes renovables como las gramíneas que se cultivan durante todo el año y en cualquier lugar. Se utilizan también trigo, maíz, caña de azúcar y sajo por ejemplo, son renovables y no es probable que se agoten pronto. Tienen menos emisiones de carbono en comparación con los combustibles fósiles ayudando a reducir los gases de efecto invernadero en gran medida al emitir menos contaminación.

Son la mejor opción dado que los combustibles fósiles cuando se queman, producen una gran cantidad de gases de efecto invernadero, es decir, dióxido de carbono en la atmósfera. En cambio estos combustibles biològicos liberan niveles más bajos de dióxido de carbono y otras emisiones cuando se queman.

Del procesamiento de cultivos de azúcar se obtiene etanol y del procesamiento de semillas oleaginosas se obtiene biodiesel.  La mayor parte de la materia vegetal se compone de celulosa, hemicelulosa y lignina, por ello se utilizan procesos capaces de convertir estos componentes en combustibles líquidos.

Principalmente, se utilizan diversos procesos que ayudan a la fermentación de estos productos; pero también se utilizan otros más complejos que necesitan la ayuda de tecnologías que han sido desarrolladas específicamente para este propósito que han tenido mayor demanda por su efectividad.

Por ejemplo, los gasificadores son la mejor forma de calentar la biomasa dentro de ambientes que se caracterizan por tener poca cantidad de oxígeno como las calderas que se combinan con turbinas de gas para la obtención de electricidad.

Energía de biocombustibles

Se puede obtener la energía una manera mucho más fácil que en comparación con los combustibles fósiles que requieren de grandes maquinarias y de complejos procesos. La madera para producir calor es el mejor ejemplo ya que con sólo quemarla se está utilizando directamente. Además estos pueden ser procesos compuestos donde además se pueden hacer funcionar generadores de plantas de energía eléctrica.

El alcohol etílico conocido simplemente como etanol es el biocombustible liquido con más demanda. Se obtiene a través de la fermentación de azúcar así como de almidón o de granos de maíz, tiene su origen en países como Brasil y Estados Unidos principalmente. El resultado que se exporta y comercializa es un líquido que tiene la mezcla de etanol en un 85 por ciento con gasolina. El etanol de segunda generación en cambio tiene su origen en productos ricos en celulosa como la madera y los residuos de algunos tipos de cultivos.

En Europa tiene mucha aceptación y usos el biodisel el cual se origina a partir de plantas vegetales aceitosas como la saja o la palma. Este se mezcla con diversos productos del petróleo en diversos porcentajes dependiendo del uso que vaya a tener. Muchos países que tienen cercanía al mar se han animado a encontrar nuevas fuentes de este tipo de combustible como pueden ser las algas marinas  y las cianobacterias pero esta es una idea que sigue en desarrollo.

El gas metano y el biogás también han experimentado buenos registros de demandas. Pueden derivarse de la descomposición de la biomasa en ausencia de oxígeno. También el metanol, butanol y dimetil éter. Estos son adaptables a los diseños actuales de motores y funcionan muy bien en la mayoría de condiciones. Esto mantiene el motor en funcionamiento durante más tiempo, requiere menos mantenimiento y reduce los costos generales.

En general, el uso de biocombustibles es la mejor forma de mejorar la economía local y la de un país entero. Los países en vía de desarrollo deben dejar de depender del petróleo, además representa un gasto excesivo ya que el precio del petróleo fluctuar diariamente. Su uso hace que se utilice materia producida localmente sea además renovables y que están en constante uso.

La única desventaja es que puede generar costos de producción que para algunas naciones que aún tienen una economía inestable sea poco rentable. Para ello, se debe desarrollar un plan que implique una gran inversión pensando en las garantías a largo plazo. La tecnología es bastante cara dado que es necesario importar de otros países la maquinaria que hace que el proceso sea más rápido. Sin embargo, la inversión de capital en este tipo de energía es sin duda la mejor opción.

Por otra parte; la producción del mismo tipo de cultivo en una misma área de tierra constantemente puede ocasionar que esta fracción se agote de nutrientes que son necesarios para esa producción. El exceso de los procesos de cultivos también ocasiona problemas en el ecosistema local. Es por ello que se vuelve necesario el uso de fertilizantes, que por otra parte también son un importante factor negativo para el medio ambiente, principalmente en el agua.

Si bien la materia prima son cultivos alimenticios, la producción de estos para la producción de biocombustibles puede ocasionar escasez de alimentos. Una mala gestión puede propiciar que solo se invierta en cultivos con fines energéticos sin pensar en fines alimenticios y para la salud de la población local.

Por otra parte también hay que considerar que harán un mayor aumento del uso del agua para regar los cultivos. De esta manera, también habrá un impacto en las reservas que usualmente se usaban para otros fines. Se sabe que las grandes industrias pueden causar pequeñas emisiones de contaminantes en el agua.

Categorías Geología

Deja un comentario