Conoce la biografía de Carlota de México

Su nombre fue Marie Charlotte Amélie Augustine Victoire Clémentine Léopoldine de Saxe-Coburg-Gotha, la única hija de Leopold I, rey de los belgas, con su segunda esposa, Louise de Orléans. Nació en Bélgica el 7 de junio del año 1840, justamente en el castillo de Laeken. Se llamó así en honor a quien habría sido la primera esposa del padre, La princesa Charlotte de Gales, quien murió en trabajo de parto en el año 1817 y no pudo dejar descendencia.

Charlotte tenía tres hermanos: Louis-Philippe, quien murió en la infancia, Leopoldo, quien se convirtiò en Leopoldo II de Bèlgica cuando se murió su padre, y Philippe, nombrado conde de Flandes. Era prima prima de la reina Victoria y de su esposo, el príncipe Alberto, así como de Fernando II de Portugal. Perteneció a la casa de Sajonia-Coburgo y Gotha.

María Amalia de las Dos Sicilias era su abuela preferida, era la reina de Francia, quien además fue la esposa de Louis-Philippe de Francia y de una sobrina de María Antonieta. Esta era una amiga muy intima de Charlotte. Se intercambiaban cartas con frecuencia, cuando Charlotte se encontraba en México.

La madre de Charlotte murió de tuberculosis cuando ella tenía 10 años, por ello fue entregada a la condesa de Hulste, quien era una buena amiga de la familia. Siendo aún muy joven, la princesa Charlotte ya tenía casa propia, pero en poco tiempo, se quedó en el exilio junto en Claremont.

Matrimonio con Maximiliano de Habsburgo

En su juventud, Charlotte se parecía a su madre, y se observó que era una belleza con rasgos delicados. Combinada con su condición de hija única del rey Leopoldo, era una novia deseable.

El 27 de julio del año 1.857 en Bruselas, Charlotte contrajo nupcias con su primo segundo, el archiduque Maximiliano de Austria, el hermano menor e idealista del emperador Francisco José I de Austria. Como obsequio de bodas, Napoleón III le regaló a Charlotte y a su esposo Maximiliano un hermoso busto de Charlotte. En la corte de Viena, fue muy apreciada por su suegra, la princesa Sophie, quien vio en ella el ejemplo perfecto de una esposa para un archiduque austríaco. Esto contribuyó a la tensa relación entre Charlotte y la emperatriz Elisabeth de Austria, esposa de Franz Joseph, a quien Sophie trató con crueldad. Se dice que a Charlotte no le gustaba la conexión profunda que existía entre Elisabeth y Maximilian, quienes eran confidentes y compartían los mismos gustos para muchas cosas, especialmente porque su cuñada era admirada universalmente por su belleza y encanto.

En Italia, Charlotte pasó varios años de relativa felicidad como la esposa de Maximiliano, mientras que el archiduque fue el gobernador de las provincias austriacas de Lombardía y Venecia. La posición era puramente nominal, ya que el poder descansaba en manos del Emperador y sus oficiales. Mientras vivían en Italia, ella era muy cercana a Maximiliano. Debido a que el gobierno de las provincias de Lombardo y Venecia se hacía por mandato directo de su padre, no tenían tantas obligaciones.

Maximiliano y Charlotte

Siendo Maximiliano gobernador de Lombardía y Venecia, sufrió un ataque del Piamonte que, apoyado militarmente por el Segundo Imeperio francés, le arrebató Lombardía, iniciando así la reunificación de Italia en 1.859. Esto llevó a Maximiliano al retiro, dedicándose a otras actividades alejadas de la política.

Maximiliano y Charlotte viaja al nuevo mundo

Fue hasta el año 1.863 cuando Maximiliano recibe una propuesta, apoyado por Napoleón III, para convertirse en emperador de México. Napoleón III ya había iniciado su intervención en México exigiendo el pago de las deudas contraídas por el gobierno de Benito Juárez en 1.861. Así que utilizó su influencia en la asamblea de notables conservadores que lo apoyaban haciendo que México le ofreciera la corona del país a Austria, representada por Maximiliano.

Y fue así como Maximiliano se convirtió en el emperador de México, con el apoyo de su esposa Charlotte. Entonces hicieron todos los arreglos y se embarcaron rumbo al nuevo continente custodiados por el ejército francés. Esto ocurrió en el año 1.864.

Charlotte y Maximiliano llegaron al puerto de Veracruz el 28 de mayo de 1.864, en la fragata Novara. Una vez que llegaron a tierras mexicanas, Maximiliano y Charlotte se establecieron en la capital, en el castillo de Chapultepec. Ambos fueron coronados como emperador y emperatriz de México en la Catedral de la ciudad de México ese mismo año, para inaugurar lo que sería el Segundo Imperio Méxicano.

Charlotte como emperatriz

Durante las ausencias frecuentes de Maximiliano, Charlotte asumió la regencia del imperio. Se le conoció como “La Roja” por sus posturas radicales y por sus ideas liberales. Entre otras cuestiones del imperio, ella promulgó la abolición de los castigos corporales, y limitó de manera justa las terribles jornadas laborales acostumbradas en esa época. Tuvo un impacto profundo en la tecnificación del imperio. De manera decidida impulsó la entrada de los ferrocarriles y de los transportes a vapor. Es responsable de la remodelación del Zócalo de la capital. También creó empresas de beneficencia para los más necesitados, y fundó un conservatorio de música y una academia de pintura entre otros logros importantes.

La política aplicada por Maximiliano y Charlotte en México era primordialmente liberal, lo que afectó de manera directa los intereses de los conservadores, que fueron quienes los patrocinaron como emperadores. Decretos tales como la nacionalización de bienes eclesiásticos y el de libertad de cultos, fue una ratificación de las Reformas Juaristas. Esto contribuyó a que perdieran el apoyo económico y militar que Francia les daba, aunque habían otras razones de fondo también.

En el año 1.866 Francia cede ante la presión ejercida por Prusia (Alemania) y por Estados Unidos y retiran gran parte de sus ejércitos del territorio mexicano. La salida del ejército francés del territorio mexicano le permite a Benito Juarez y su ejército ganar terreno a lo largo y ancho del país. Esto complica la situación para los emperadores, que se ven obligados a pedir auxilio en Europa ese mismo año.

A sus 26 años Charlotte viaja a París y se entrevista con Napoleón III, quien le negó la ayuda solicitada. Su periplo continuó a Viena y luego a Roma sin obtener éxito. Estando en Roma, en la Santa Sede, empieza a mostrar síntomas claros de desequilibrio mental. Sentía que la querían envenenar, a tal punto, que sólo tomaba agua de las fuentes públicas de Roma y del Vaticano. El Papa Pío IX evaluó la situación y decidió darle albergue temporal en la santa sede. Esto convirtió a la emperatriz Charlotte de México en la primera y única mujer en la historia en dormir en la Santa Sede.

Demencia y muerte de Charlotte

Demencia y muerte de Charlotte

Estando en Europa, abrumada por la situación de falta de auxilio para su esposo, se entera de la captura y fusilamiento de Maximiliano, hecho ocurrido el 19 de junio del año 1.867 en Cerro de Campanas. Esto agravó aún más la situación de Charlotte, quien terminó siendo declarada ese mismo año médicamente demente.

Con tan sólo 27 años, y una larga vida por delante, Charlotte pasó el resto de su vida en reclusión. Inicialmente en el Castillo Miramar. Luego, en el Castillo de Tervuren. Y finalmente, en el Castillo de Bouchout, en Bélgica, donde muere un 19 de enero del año 1.927 a causa de neumonía.

Mucho se especula sobre las causas reales de la locura de Charlotte. La historia dice que la locura sobrevino por las constantes negativas de ayuda recibidas en su viaje a Europa. Sin embargo, existe otra teoría que no tiene relación con este evento. Y tal teoría inicia con la imposibilidad de Charlotte de concebir. Estando en México, pide ayuda a una yerbera para concebir, y esta le suministra un tipo de hongo conocido como Teyhuinti, también llamado “la carne de dios”. Se conoce sobre este hongo que debe suministrarse en proporciones altamente diluídas ya que es muy potente, pudiendo ocasionar demencia permanente. Se especula que, aunque Charlotte trató de mantener su identidad en secreto, fue reconocida por la yerbera, quien era partidaria de los liberales, y quien habría suministrado el hongo intencionalmente.

Deja un comentario