¿Qué es el Ceteris Paribus? Ejemplos y utilidad

Durante mucho tiempo, el latín fue uno de los idiomas más conocidos a nivel mundial, asimismo fue también el más hablado, puesto que era el utilizado por los sacerdotes y clérigos católicos de forma que era el único que podía utilizarse en los servicios religiosos; también era usado por los intelectuales de la época porque no se podía estar en ninguno de los círculos conocidos si no se sabía hablar esta lengua. El latín era la lengua por excelencia y muchos de los términos que hoy en día conocemos son sacados de esta.

Sin embargo, con los años diversos idiomas o lenguajes fueron reemplazados por los que conocemos a día de hoy, mientras que las lenguas menos conocidas, como el latín, arameo e incluso el hebreo antiguo vieron sus decaídas y sus posteriores muertes en favor de las lenguas modernas. Estas lenguas recibieron el apelativo de “lenguas muertas”, y hoy en día su aprendizaje es opcional y tomado únicamente por los intelectuales, antropólogos, arqueólogos e historiadores.

No obstante, muchos de los más conocidos términos que a día de hoy expresan ideas muy importantes y filosóficas son mencionados en latín, como lo es el famoso caso del Carpe diem. Aquí encontrarás el significado de una palabra en latín como lo es el Ceteris Paribus.

Ceteris paribus, como se ha mencionado con anterioridad, es una frase en latín que suele ser utilizada en los temas de ciencias, como lo son la física, la matemática y química. Y además de esto puede utilizarse en diferentes medios de la economía y las finanzas.

Su utilidad es, en cada caso distinta, dependiendo de la actividad que estés empleando ya que, como sucede en muchas palabras en lenguas muertas, pueden darse diversos significados a una misma frase.

En lo que se refiere a las matemáticas, y más aún las que están enfocadas a las finanzas implican que es posible poder analizar un factor que incide en una de las variables que intervienen en la ecuación, siempre y cuando el resto de las mismas se mantengan constantes.

Además de esto cabe mencionar que esta frase, si bien se utiliza en varios casos del conocimiento, se emplea mayormente en métodos de análisis, por lo que los resultados que se obtengan con este método pueden ser capaces de diferir de la definición de la realidad.  

Ceteris Paribus: Definición

Como tal, esta terminación significa, o puede traducirse como, “Todo lo demás constante”, y es por esto que esta traducción puede utilizarse principalmente en lo que se refiera a las áreas de las matemáticas y finanzas ya que en estas pueden darse definiciones distintas del término constante, y al utilizar esta frases en los diversos análisis puede ser perfectamente aplicada.

El método de estudios del Ceteris Paribus emplea un supuesto económico en el cual es capaz de estudiar una variable específica en relación con las demás, con el objetivo de encontrar o de entender un determinado fenómeno económico.

Ceteris Paribus

Origen del término

Este tipo de frases se utilizan mayormente en la aplicación de los diversos estudios de mercado con los que se entrevé no se estudian la oferta y la demanda. Si bien los primeros avances sobre el tema fueron acuñados por el francés Antoine Cournot, no fue hasta que llegó el economista inglés Alfred Marshall que el término fue tomando mayor popularidad.

Fue a finales del siglo XIX en que Marshall publicó sus trabajos, en los cuales se incluían términos que serían muy importantes, como pueden ser el trabajo, valor, capital y producción, que cabe destacar que se han convertido hoy en día en la base de la economía moderna.

En su segundo trabajo Marshall estableció la conocida “hipótesis del equilibrio parcial” que se conoce también como “teoría del equilibrio”. Esta teoría consiste en analizar concienzudamente una variable que puede afectar un proceso económico. Este mismo planteamiento parte además de que todos los demás valores deben permanecer constantes.

El concepto de ceteris paribus surge de estas teorías como un medio para el análisis de datos matemáticos con el fin de trabajar con diversos y diferentes modelos económicos. Todo esto fue implementado a finales del siglo XIX y a día de hoy comprende una de las bases fundamentales de los fenómenos económicos.

Significado

La frase en particular tiene un origen del latín, que era una lengua que se utilizaba mucho en la aplicación de conocimientos científicos, que no solo eran religiosos o literarios, sino que también se utilizaban como una manera de determinar las ciencias con la misma intención.

Su significado en un principio se comprendía como “siendo las demás cosas iguales”: no obstante con el tiempo se cambió esta interpretación, pasando a ser ahora “todo lo demás permanece constante”. Este cambio ha permitido una interpretación más clara y ha permitido que se aplique con mayor utilidad a un ente financiero.

Esta teoría en sí se apoya en el planteamiento de que es posible analizar una variable en específico en un problema matemático o económico, con el fin de contrarrestarla con el resto de los factores que se mantienen iguales; en otras palabras, que se mantienen constantes.

Algunos aspectos de importancia

Existen aspectos importantes conforme a este término que se ampliarán un poco más para una mayor comprensión del mismo.

  • Este análisis permite el estudio de ciertos fenómenos de una forma que resulte simple y eficiente para quien los estudia, pues a través de este se pueden definir y estudiar situaciones más complejas.
  • Este concepto sigue implementandose, hoy por hoy en la economía moderna, pero también ha aumentado su nicho hasta encontrarse en algunas ramas de la matemática, la química y la física.
  • Esta metodología permite a los estudiosos de la materia ahondar en variables de forma individual, de una forma más profunda, y puede utilizarse en cualquier modelo económico.
  • Según ciertos especialistas, este método es uno que permite únicamente el realizar análisis estáticos, lo que impide la implementación de situaciones que puedan alterar la situación que se está analizando.
  • Este principio puede utilizarse tanto en situaciones hipotéticas y supuestas, como un planteamiento de las mismas. Esto puede ofrecer un panorama significativo y, en muchos casos, representativo para poder realizar los estudios correspondientes.
  • Se estima que gracias a este tipo de métodos es posible comprender mejor tanto la oferta como la demanda, no únicamente en los tiempos de Marshall sino también en la economía moderna, lo que causa que este sea un concepto que puede ser reutilizable y no pierde notoriedad o relevancia con el tiempo.

Ceteris Paribus

Algunos ejemplos de su utilización

Con el fin de explicar de la mejor manera el concepto pueden darse algunos ejemplos que ayuden en la explicación y utilización correcta del mismo. Algunos de estos ejemplos son válidos en todas las formas, pero el más útil para utilizar el término es este:

“Si se aprieta el gatillo de una pistola, que se halla cargada con polvora y dentro de la cual se encuentra una bala, esta se disparará en el momento”

El ceteris patribus corresponde a cuando se sabe que todos los factores que están implicados en este caso se cumplen sin problemas; es decir, que no hay alteraciones en las variables y se mantienen, por lo tanto, constantes.

Su utilidad en la economía

En el aspecto económico también existen algunos ejemplos que pueden usarse con el fin de determinar una mejor comprensión de lo que implica el término.

Al momento de llevar a cabo un análisis correspondiente a las ganancias de una empresa de venta de zapatos, el ceteris patribus puede aplicarse en este caso en la variable que implica el precio de los zapatos, con el fin de analizarla al asumir con anterioridad que todas las demás variables permanecen constantes

También, siguiendo el ejemplo anterior se pueden analizar otras eventualidades más profundas que refieren también a la demanda que puede haber en los zapatos y en su efecto. Aquí se emplea un enfoque más profundo al analizar variables que pueden afectar la demanda de los zapatos, como puede ser el precio de marcas en zapatos rivales o de competencia, los descuentos y promociones de lanzamiento del producto, la renta, los gustos con que cuenta el público y las expectativas que pueda despertar el producto en la población.

En estos casos el investigador puede apoyarse también en gráficas que permitan definir y proyectar los posibles escenarios que puedan surgir según los factores previamente nombrados. De esta manera se podrá definir de forma eficiente cuáles serán las medidas a tomar en función del objetivo que la empresa se ha establecido. Sin embargo hay que tomar en cuenta que al momento de llevar a cabo el proceso se deben de recordar los factores sociales que existen alrededor, por lo cual el resultado podría no resultar tan preciso en sus resultados, aunque si puede resultar indeciblemente útil.

Deja un comentario