Corticoide ¿Qué son y sus tipos?

Los corticoides son un tipo de hormonas que se producen en las glándulas suprarrenales. El término tiene su origen etimológico en el latín de la palabra “córtex”. Dicho vocablo quiere decir “Corteza”. Esto claramente hace referencia al hecho de que los corticoides se producen en la corteza de las glándulas. Además, pertenecen al grupo de los esteroides, lo cual quiere decir que pueden ser sintetizadas artificialmente.

Los corticoides tienen varias aplicaciones terapéuticas ya que ayudan al catabolismo de proteínas. Usualmente, se venden prescripciones médicas de cremas con corticoides con el fin de tratar inflamaciones. Esto sucede porque pueden intervenir en el metabolismo de hidratos de carbono. Igualmente, poseen propiedades que benefician al sistema inmunitario.

Los fármacos elaborados a base de corticoides vienen en diversas presentaciones, siendo los más comunes los tópicos vendidos en formas de cremas y geles. No obstante, también los hay orales, inyectables e inhalados.

Debido a que son de uso delicado, lo mejor es seguir las instrucciones del médico tratante. Por ello, en este artículo hemos incluido información complementaria que te ayudará a comprender mejor el funcionamiento de estas hormonas, y cuál es su uso adecuado. ¡Presta atención a lo que tenemos que decirte!

Qué son los corticoides

Los corticoides se producen naturalmente en el organismo. Fisiológicamente, reaccionan ayudando a atenuar la respuesta inmunitaria a procesos inflamatorios. Por ello, sirven para controlar el estrés y la fagocitosis. Sin embargo, se recomienda un uso controlado de fármacos con corticoides; ya que su uso indiscriminado puede generar complicaciones en la salud del paciente. Sea el fármaco se aplican de forma exógena, o bien pueden repercutir en la producción endógena.

Para qué sirven los corticoides

Los corticoides tienen propiedades anti inflamatorias, por ello se suelen recomendar su uso para tratar enfermedades reumatológicas y también se incluyen enfermedades autoinmunes. Tienen o un alto valor terapéutico, pero presentan algunos efectos adversos. Generalmente, para la mayoría de los pacientes lo mejor es utilizar bajas dosis por un período de tiempo moderado

Los fármacos a base de corticoides son suministrados usualmente para tratar eccemas y erupciones de la piel. Incluso, también se han utilizado con la finalidad de evitar rechazo de órganos recién trasplantados. Igualmente, tienen efectos beneficiosos en personas que sufren de asma; así como en quienes padecen procesos alérgicos graves en el sistema respiratorio. También, sirven para paliar los síntomas ocasionados por los tratamientos de quimioterapia debido a su efecto terapéutico

TE PUEDE INTERESAR...

El uso de estos fármacos es reciente, A mediados del siglo pasado, se empezó a comercializar solamente con venta con prescripción médica. Actualmente, sigue siendo así. ¿A qué se debe esto? Pues, debido a que se trata de un medicamento que solo debe ser administrado bajo la más estricta vigilancia médica. Así como tiene efectos beneficiosos, ocurre que también un uso no apropiado puede ocasionar graves efectos secundarios.

corticoides efectos secundarios

Tipos de corticoides

Los corticoides pueden ser administrados de diversas formas, sea por vía intravenosa, vía oral, vía rectal o por acción local. Debido a que hay una gran cantidad de afecciones que ocasionan inflamación, cada una de las diferentes presentaciones de corticoides se adapta a cada uno de estos casos. En tal sentido, damos algunos datos sobre cómo se aplican estos medicamentos.

Corticoides orales

Los corticoides orales suelen administrarse para tratar la rinosinusitis crónica. Esta condición ocasiona la inflamación de la nariz y de los senos paranasales, siendo estos órganos situados detrás de la nariz y de los ojos.

La obstrucción nasal va acompañada de secreciones de fluidos así como dolor y presión sobre la zona. Los casos más graves pueden presentar disminución en el sentido del olfato. Para estos casos, la administración de corticoides orales funcionan para controlar los síntomas.

Corticoides inhalados

Debido a que los corticoides tienen efecto antiinflamatorio son ideales para tratar el efecto del estrés. Incluso, pueden ayudar a mejorar las defensas. La versión de los corticoides para inhalar sirve principalmente para tratar los efectos del asma, pero también de las alergias que ocasionan la inflamación del tracto respiratorio.

Estos medicamentos deben de ser inhalados por la boca y las dosis dependen de cuando el paciente empieza a manifestar síntomas de alguna alergia en particular. Generalmente, se trata de alergias a los alimentos pero también hay de otros tipos que ocasionan la inflamación de las vías respiratorias

Corticoides inyectables

Los corticoides inyectables suelen ser administrados en caso de padecer inflamaciones graves en ciertas partes del cuerpo. Por ejemplo, la inflamación de la zona lumbar suele ser tratado de esta forma.

Igualmente, se usan para otras condiciones clínicas que ocasionan extremo dolor en las articulaciones entre las que se incluyen la osteoartritis. Dependiendo de la dosis administrada, el efecto de los corticoides varía, aunque también depende de la gravedad de los síntomas. En ocasiones se administra cada vez que aparece la sensación de dolor.

Alivia el dolor de las articulaciones ya que reduce la inflamación. Estos síntomas se suelen afectar las rodillas, columna, manos y cadera. Incluso, puede ser un fármaco complementario para tratamientos como la tendinitis, gota, artritis reumatoide e incluso el túnel carpiano.

Corticoides tópicos

Las presentaciones de corticoides en cremas o fumadas suelen ser recetadas con el fin de tratar procesos inflamatorios en determinadas área de la piel. Solamente son indicados en caso de que no sean ocasionados por infecciones. Por ejemplo, a los niños se les suele administrar en caso de presentar dermatitis por contacto o dermatitis atópica. Incluso a causa por picaduras de insectos.

La potencia de estas cremas es muy variable, en caso de que sean administradas en un niño; lo mejor es utilizar una crema que entre sus componentes haya una dosis no muy alta de corticoides. Se estima que tienen mayor potencia los ungüentos, en orden seguirían las pomadas y los que tienen menor potencia son las cremas. El período de uso debe de ser corto, se recomienda que la dosis sean cada 48 horas en capas finas sobre la piel.

Corticoides efectos secundarios

El efecto secundario más común a causa del uso de corticoides es la hinchazón. Esto se presenta en todo el cuerpo, aunque también en algunos casos es posible que sólo se hinche las extremidades o el rostro.

Sobre todo es común en caso de estar utilizando cremas con alto porcentaje de corticoides. Es peligroso cuando la zona hinchada es en la parte central del tronco. En algunos casos, se llega  observar pérdida de grasa corporal en brazos y piernas. ¡Hay que estar atentos a este tipo de reacciones inesperadas!

Mantener un tratamiento prolongado a base de corticoides por ingesta puede ocasionar la aparición de la enfermedad conocida como Addison, la cual ocasiona insuficiencia suprarrenal. Otros síntomas son la irritabilidad intestinal, debilidad y más importante hipocinética en el órgano del corazón

Se han reportado casos de efectos secundarios como el aumento de la acumulación de grasa corporal, daños en la piel, gastritis, dificultar para almacenar calcio en los huesos. En la piel se puede observar la aparición de estrías, así como también de arañas vasculares. Estas también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como en la cara y el cuello e incluso en los ojos.

Se han reportado casos donde el uso de corticoides para tratar infecciones durante un prolongado periodo de tiempo puede ocasionar el padecimiento de enfermedades graves. Una de estas enfermedades es el síndrome de Cushing, el cual es consecuencia del aumento de la hormona del cortisol.

Los pacientes afectados empiezan a mostrar síntomas como amenorrea (en mujeres), impotencia  (en los hombres) y también hipertensión además de dolores de espalda y de cabeza. El aumento de la debilidad muscular es preocupante al punto de que la persona empieza a mostrarse irritable. Se identifica a estas personas con el rostro inflamado con una coloración en la piel rojiza.

Dependiendo del tipo de corticoides administrado, es posible expulsar la sustancia en períodos de pocas horas o por más tiempo incluso meses. Por ello, el médico tratante debe especificar las dosis que se deben administrada al paciente. Mientras más largos sea el período mayores probabilidades hay de padecer a alguno de los efectos secundarios.

que son los corticoides

Síntomas al dejar los corticoides

La mayoría de los textos médicos indican que es posible suspender el uso del fármaco un con corticoides después de tres semanas de emplearlo, sin que haya riesgo de sufrir una crisis suprarrenal. Sin embargo, dependiendo de la dosis y duración del tratamiento se puede establecer cuál es el riesgo real para cada paciente.

Es importante esperar a las indicaciones del médico, ya que al superar el tiempo estimado de tres semanas, suspender abruptamente la administración de los corticoides puede presentar riesgo de una supresión en el eje hipotálamo-hipofisiario-adrenal (HHA).

Sin embargo, las indicaciones anteriormente mencionadas solo aplican en caso de que el paciente sea una persona adulta. Con los niños; es más delicado si la dosis fue administrada por un tiempo aproximado de tres semanas. En tales casos, no debe de retirarse el consumo del medicamento, lo mejor es la dosis de forma gradual.

Corticoides en el embarazo

En caso de que un paciente con estado de embarazo avanzado requiera la administración de corticoides, sólo se debe de hacer en caso de extrema urgencia. La prescripción médica es necesaria. La absorción de este medicamento en la piel es relativamente baja. Por ello, entre todas las opciones quizás la más segura en un caso de este tipo son los corticoides en presentación de crema. La utilización de este producto debe de hacerse en cortos períodos de tiempo.

Categorías Medicina

Deja un comentario