Cuadro comparativo. Qué es, definición y cómo hacerlo

cuadro comparativo

Al momento de organizar de forma gráfica nuestras ideas, un cuadro comparativo es una herramienta muy práctica para esta labor, ya que nos permite extraer por medio del análisis y la observación de dos o más elementos, sus ventajas, desventajas y características más relevantes a partir de los vínculos que las unen, no solo se pueden sacar las diferencias que existen entre ellas sino también sus similitudes para finalmente separar una o varias conclusiones en base a ese estudio previo.

Por lo tanto, es una herramienta que facilita la organización de la información mostrándola de una forma muy sencilla de interpretar, ya que se ubican sus elementos en distintas filas y columnas respectivamente según la necesidad del autor, además esta metodología es eficiente ya sea como alternativa de estudio, ya que facilita la comprensión y memorización de grandes cantidades de información, implementando dentro de un modelo de negocios para analizar los pros y los contras de dos o más productos y en general para cualquier variedad de temas en los cuales necesitemos ver de primera mano sus ventajas y desventajas.

¿Cuáles son sus características?

Podemos aplicar las diferentes ventajas que nos ofrecen los cuadros comparativos en los diferentes ámbitos de nuestra vida gracias a su forma ordenada de dar a conocer la información, mostrándonos las diferencias y similitudes entre dos o más temas sin que nos sature, ya sea desde determinar qué productos son los más acordes al momento de hacer nuestras compras, como herramienta fundamental que nos permita tomar la decisión financiera más adecuada o como una alternativa que nos permita entender un tema visto en clase y el cual tiene mucha información que a primera vista no podemos comprender y necesitamos comprimir de forma clara y sencilla.

Hacer un cuadro comparativo puede ser fácil, pero requiere práctica, concentración y compromiso, aunque existen una serie de características que los diferencian de otro tipo de gráficas y que debemos tener en cuenta al momento de su elaboración, a continuación nombraremos las más importantes:

  • Por su estructura basada en columnas, para poderlo interpretar hay que leerlo de forma vertical.
  • Se debe componer por un tema central o general y posteriormente se deriva de este varios subtemas que se ubicaran por debajo del mismo, cada uno con un parámetro que irá en la parte derecha de cada subtema los cuales se van a comparar entre si más adelante, (aunque la ubicación puede variar dependiendo del gusto del autor).
  • Facilita la identificación de los elementos que vamos a comparar, permitiéndonos ver cuáles son las diferencias y las semejanzas entre un tema y otro sin mucha dificultad.
  • Para su elaboración, debemos leer, identificar e interpretar los elementos o temas que vamos a comparar.
  • Se deben subrayar o señalar las ideas o características principales que vamos a comparar por cada tema a tratar.
  • Verificar que sea posible realizar una comparación entre los diferentes temas, para sacar posteriormente las afirmaciones más relevantes.
  • De acuerdo a los temas que se están trabajando en las filas y columnas, se deben ubicar adecuadamente los datos para que coincidan entre sí.

cuadro comparativo

Cómo describir un cuadro comparativo

Los cuadros comparativos siempre manejan una estructura de lectura vertical conformada por una serie de columnas, las cuales nos permitirán interpretar la información de una forma clara y resumida, pero está previamente debe pasar por una serie de filtros.

Antes de su elaboración, debemos seleccionar el tema principal y los subtemas que vamos a trabajar, leer detalladamente y sacar de cada uno las ideas más relevantes y en el caso de ser necesario, buscar el significado de conceptos que no entendamos.

A continuación procedemos a escoger cuáles serán los parámetros con los cuales haremos la confrontación de cada uno de los subtemas y posteriormente seleccionaremos cuales deberán ser las características y afirmaciones más importantes de cada uno de los elementos.

Es fundamental que el contenido de las tablas que vayamos a manejar no tenga grandes cantidades de información, ya que esta debe ser en lo posible resumida y básica, para que podamos usarla luego al extraer las diferencias y semejanzas que tiene un tema del otro.

Habrá categorías que contengan mayores volúmenes de información que otras, así que a medida que iremos elaborando nuestro cuadro comparativo, estos datos nos servirán como punto de referencia para entender mejor el tema que estamos tratando.

Una de las ventajas que tienen los cuadros comparativos, es que al ser herramientas de uso personalizado, el autor puede ordenar las categorías como mejor le parezca y al mismo tiempo, será de fácil interpretación para cualquier otra persona que la vea, además la información plasmada es clara ya que toma las ideas principales.

Pero esto a la vez se convierte en una desventaja si el usuario busca contenidos más completos, ya que se deja de lado mucha información que podría ser relevante para otras personas, por otro lado, el individuo que está leyendo los contenidos del cuadro debe estar en capacidad de sacar por sí mismo conclusiones en base a la información y los resultados de las comparaciones dadas ya que estas no se especifican en una sección por aparte.

Partes de un cuadro comparativo

Este recurso gráfico se compone de filas y columnas, cada una con las siguientes características:

  • Crear una cuadrícula que defina claramente las divisiones entre las filas y las columnas.
  • En la fila superior va el título con el tema central.
  • En la parte inferior de la columna que contiene el tema general se deben ubicar los elementos o subtemas que se van a comparar.
  • Ubicamos en la primera columna las características de los temas que vamos a confrontar, siempre resaltando los conceptos clave.

Aunque el contenido interno se mantenga, el autor es libre de cambiar el orden de las filas y columnas según su necesidad.

Categorías Consejos

Deja un comentario