Ejercicios para dislexia y algunas prácticas

La dislexia sigue siendo una de los trastornos del aprendizaje que más se diagnostican en todo el mundo, sobre todo en población de edad infantil. Esta condición se caracteriza por afectar al cerebro, de manera que los afectados presentan dificultades para procesar el lenguaje tanto escrito como hablado.

Los niños y personas adultas que lo padecen pueden, a través de algunos ejercicios y diversas técnicas, ayudar a aminorar los efectos ya que no tiene cura.

Los problemas para poder escribir y leer adecuadamente pueden durar toda la vida; y por ello muchos recomiendan poner en práctica diversas técnicas que, hasta ahora, han tenido resultados positivos en la mayoría de las personas que los practican. Por ello; en este artículo hablaremos de este tema, especificaremos las características de este trastorno, indicaremos cuales son las prácticas que ayudan a contrarrestar los síntomas y se indicarán algunos consejos útiles.

Ejercicios dislexia para imprimir

La dislexia, para la mayoría de las personas que no están familiarizadas con el término, o con esta condición, solamente la conocen como un tipo de condición médica que es una discapacidad para la lectura. Sin embargo, es más que eso… ya que incluso algunas personas afectadas pueden tener problemas al hablar o seguir instrucciones sencillas cómo continuar hacia una dirección. Hay distintas formas con las cuales se puede manifestar dicha condición, pero por igual quienes la padecen tendrán más difícil emprender el camino del aprendizaje de un idioma así como en otros temas propios del aprendizaje.

Muchos casos son diagnósticas por medio de la realización de test escritos, por ello algunas de las técnicas utilizadas para tratar dicha condición parten de la idea de realizar prácticas sobre el papel. Por ello, hay disponibilidad de encontrar en diversas páginas especializadas en el tema que incluyen la posibilidad de descargar e imprimir una serie de lecciones recomendadas. Son ejercicios simples pensados para personas con dislexia que se pueden hacer desde la comodidad del hogar.

Ejercicios para detectar dislexia

Al principio, el proceso de aprender a leer y a escribir es difícil y requiere concentración, pero con el tiempo se vuelve automático con las personas que no tienen dislexia. Sin embargo, las personas con dislexia tienen problema con el procesamiento de la información en sus cerebros, lo cual les impide hacer asociaciones entre letras con las palabras. No existe una cura para la dislexia, por ello poner en práctica terapias y estrategias específicas pueden ayudar a los niños y también a los adultos a mejorar su lectura. Sobre todo lo más importante es que las personas descubren diferentes maneras que les ayuden a aprender más fácilmente.

Lo más efectivo para diagnosticar la dislexia es la aplicación de lecciones de comprensión lectora. Después de dejar que el niño o adulto realice una lectura se procede a hacer una serie de preguntas relacionadas con lo leído. Se puede empezar a observar si presentan problemas con la lectura desde el momento en que se pregunta cuál era el tema, si terminó de leerlo por completo o al indicar que explique brevemente la idea principal.

Las personas disléxicas presentan problemas para tener una lectura fluida, así como también para realizar asociaciones entre letras y palabras. Además, suelen presentar problemas de memoria por ello no retienen información tan fácilmente. Por ejemplo, pueden confundir el orden en que aparecen tanto letras como números. Por ello, este problema al no ser tratado adecuadamente se traslada no sólo al lenguaje sino también en la comprensión numérica y matemática. Se puede observar que cuentan sus dedos de las manos o tardan mucho en resolver una operación numérica de corta extensión.

Un niño con problemas de procesamiento puede tener dificultades para seguir instrucciones. Los ejercicios basados en seguir instrucciones explícitas pueden ser útiles. Los problemas de procesamiento del lenguaje a menudo dificultan la comprensión del lenguaje abstracto y la estructura compleja de las oraciones, por lo que las instrucciones deben incluir pasos concretos escritos en frases simples.

Ejercicios para la dislexia en adultos

Usualmente, cuando se aprende a leer a menudo las personas confían en estrategias de decodificación fonética aplicadas a todas las palabras, es un proceso centrado en el lóbulo temporal medio del hemisferio izquierdo. Así es como cada letra está conectada en conjunto a  las palabras. Este es un proceso particularmente difícil para la mayoría de las personas  disléxicas.

Realizar ejercicios de lectura especialmente elaborados para los disléxicos, ayudan a entrenar tanto a los ojos como al cerebro. Están diseñados para desarrollar el sistema de reconocimiento visual que las personas suelen adquirir naturalmente. Por ello, se suele indicar que el uso de fonemas anula el propósito de los ejercicios. El problema con la adición de fonemas es que evita que el cerebro aprenda a reconocer las letras y relacionarlas casi instantáneamente con una palabra conocida. Por ello los niños disléxicos que aprenden a leer por medio de técnicas de lectura que fomentan la práctica de la fonética después tienen dificultad para tener una lectura fluida.

Los ejercicios para la dislexia más efectivos son aquellos que aplican estrategias para entrenar al cerebro a reconocer visualmente las letras de izquierda a derecha y a retener esta información manteniendo la secuencia correcta. Se busca crear una conexión mental que vincule la forma en que suena una palabra con lo que significa asó como con como se ve.

Las personas con dislexia se ven beneficiadas con la práctica de ejercicios de lectura, que a su vez se combinan de técnicas que tienen un enfoque multi sensorial. Hay otras formas con las cuales se puede aprender de manera visual, por ello no hay que olvidar utilizar la audición y el tacto. La fonética es la capacidad de dividir las palabras en sonidos, se asocia cada sonido con letras o combinaciones de ellas en específico. Por ello; la lectura oral ayuda a retener información, fomenta el desarrollo de un vocabulario lo cual resulta en una clara mejora en la comprensión lectora.

Hay ejercicios que están enfocados en tratar directamente con los músculos oculares que pueden ser muy beneficiosos para las personas disléxicas. Algunos presentan dificultad para el seguimiento de texto a causa de un impedimento ocular. Por ello, aplicar ciertos métodos en relación a la velocidad en la que se lee aporta beneficios al momento de leer haciendo que a largo plazo se tenga una sensación más cómoda. En ocasione,s puede resultar agotador, algunos ejercicios son rápidos, pero fáciles de hacer para cualquiera.

ejemplos de ejercicios de dislexia

Ejercicios de dislexia para primaria

Durante el periodo de la primaria resulta primordial prestar especial atención a los niños que están presentando dificultad para aprender. Por ello, la realización de algunos ejercicios que se muestran a continuación resulta muy útil a la que vez que sirven de ayuda para quienes ya han sido diagnosticados. Poner en práctica estos ejercicios es muy sencillo y cada uno de ellos presenta una serie de instrucción de complejidad baja a media, son aptos para niños de cualquier edad. Se ha comprobado que estos ejercicios ayudan a mejorar las habilidades relacionadas con la lectura y el aprendizaje:

1. Practicar las sílabas y fonemas

Este tipo de ejercicio resulta muy útil al momento de estar aprendiendo a identificar cuántas sílabas hay en una palabra o en frase. Hay que prestar mucha atención así como es necesario mantener la concentración. El niño debe indicar cuántas sílabas tiene una palabra, las instrucciones incluyen que se debe repetir cada sílaba a la vez que se cuentan con números también.

Es importante escuchar, repetir y aprender la forma correcta en que se hace este ejercicio. Lo siguiente que hay que hacer es poner en práctica la segmentación del fonema. Para ayudar al alumno se puede leer en voz de manera que pueda identificar cuántos sonidos hay en una sílaba o en una palabra.

2. Encontrar e identificar las sílabas

Identificar las sílabas de una palabra puede ser muy fácil, pero para las personas disléxicas es un total desafío. Este ejercicio consiste en omitir una sílaba adrede de una palabra. El niño debe identificar cuál es la sílaba faltante, por ello hay que tener paciencia y fomentar que se mantenga concentrado.

3. Sustitución de sílabas

Los ejercicios para disléxicos deben fomentar la articulación y fonología. Sustituir sílabas es fácil, se le indica al estudiante que debe reemplazar una sílaba determinada de cualquier palabra con otra. De esta manera debe aprender a reconocer las palabras que están correctas y cuáles han sido cambiadas. Otra alternativa es identificar qué sílaba se repite en dos o más palabras que son distintas. De esta manera también aprende a memorizar palabras que poseen similitudes al realizar asociaciones.

Es muy importante entender que la mejor manera de tratar la dislexia es sin duda la detección temprana de la condición ya que de esta manera es posible tratar los síntomas de una manera más eficaz. Además, se puede evitar otros problemas que a largo plazo serán más difíciles de tratar. Algunos niños suelen tener problemas para aprobar sus cursos debido a esta condición y además al no aprender al mismo ritmo que sus compañeros puede encerrar en un problema psicológico e incluso social por ello.

Las personas afectadas puede que requieran de educación especial que se adapte a esta condición. Los niños que tienen dislexia deben de entender que su condición no les impedirá seguir el camino que elijan y que al realizar diversos ejercicios y técnicas indicados para la dislexia verán resultados positivos.

Deja un comentario