Enfermedades del aparato circulatorio

El sistema circulatorio del cuerpo humano está constituido principalmente por el órgano del corazón, el cual a su vez se conecta a una compleja estructura conformada por venas y arterias donde se transporta la sangre.

Igualmente, ocurre que se suman los vasos linfáticos y también la linfa, siendo que ambos también forman parte del sistema linfático. En general, sucede que  la principal función que cumple este aparato es la de transportar junto con la sangre los nutrientes y otros componentes importantes para diversas funciones propias del organismo humano.

Para que funcionen correctamente los órganos del sistema circulatorio, es necesario no sólo nutrientes, sino también aportar oxígeno. No obstante, igualmente durante este proceso se va recogiendo otros tipos de residuos, tales como los desechos eliminados por el metabolismo, los cuales deben de ser expulsados al exhalar. Por ende, se trata de un sistema que cumple con una amplia gama de funciones importantes en el cuerpo humano.

Los vasos sanguíneos se comparan a los conductos por donde se transporta la sangre. Estos se encuentran de forma intramuscular, partiendo desde el corazón hasta recorrer todo el cuerpo de manera que se convierten en un sistema donde la sangre que sale vuelve de nuevo al corazón.

Las arterias, por su parte, son los vasos sanguíneos que cumplen la función de sacar la sangre desde el corazón. En cambio, ocurre que las venas ayudan a este proceso no sólo transportando la sangre, sino haciendo también que la sangre vuelva de nuevo al corazón. En general, podemos aseverar que se trata de un proceso continuo caracterizado por el ciclo de bombeo.

El corazón es uno de los principales órganos del cuerpo. Se caracteriza por bombear a una velocidad promedio entre 60 a 80 pulsaciones por segundo. Esta velocidad puede aumentar en relación a la actividad física; así como también por consecuencia de algunas enfermedades circulatorias. Cuando la sangre entra por la aurícula, posteriormente pasa por la válvula tricúspide al ventrículo. Hay una gran variedad de movimientos musculares de acción mecánica que permiten realizar el bombeo necesario de la sangre. Tales movimientos son conocidos con los nombres de sístole y diástole.

Hay una gran diversidad de enfermedades que están asociadas con el sistema circulatorio. Estas enfermedades suelen estar asociadas principalmente a problemas relacionados con el órgano del corazón.  Igualmente, son padecimientos imbricados a otros órganos que tengan graves e irreparables problemas fisiológicos. Sin embargo, es necesario acotar que no siempre están relacionadas con el músculo cardíaco como el punto de origen.

Tener en cuenta estos padecimientos con posibles diagnósticos, permite dar significado a algunos síntomas. Tale síntomas sirven para alertar en caso de ser necesario realizar alguna reforma, referida en cuanto a mejorar o cambiar algunos aspectos como la alimentación, práctica de ejercicios o simplemente llevar una vida más sana. Por ello, en este artículo explicaremos cuáles son las características, tratamientos y aquellos hábitos más sanos que pueden ayudar a manejar alguna enfermedad relacionada con el sistema circulatorio

TE PUEDE INTERESAR...

Cuáles son las enfermedades del aparato circulatorio

El gremio médico especializado en el estudio del sistema circulatorio del cuerpo humano, hasta ahora ha podido identificar diversos padecimientos están directamente relacionados al sistema circulatorio. Tales trastornos de salud pueden ser prevenidos si se toman algunas acciones, tales como la mejora de la dieta alimenticia y comenzar a tener hábitos más saludables. Cualquier enfermedad que afecta al sistema circulatorio se considera que posee una severidad importante; ya que en algunos casos el alcance del problema puede no ser detectado a tiempo, ocasionando que las probabilidades de un diagnóstico positivo se reduzcan.

Una de las principales enfermedades circulatorias es el aneurisma. Se trata de una condición que se caracteriza por presentar una pequeña cavidad en una de las arterias del cuerpo. Surge de forma espontánea y puede aparecer no solo en el órgano del corazón, sino también en los pulmones y en el cerebro. El riesgo de que se reviente esta masa glucosa aumenta en relación al tamaño que éste poseía.

Uno de los riesgos de un aneurisma es la de sufrir hemorragias considerablemente graves; lo cual tendría que ser atendido por medio de una intervención quirúrgica lo más rápido posible. Algunos síntomas en los pacientes que comúnmente se presentan es la pérdida del equilibrio, lentitud en el habla, problemas en la percepción visual, así como visión doble. Entre los principales causantes de esta condición se encuentra la hipertensión, además de la obesidad y la diabetes.

La arteriosclerosis es una enfermedad del aparato circulatorio, la cual se caracteriza por presentar depósitos de grasa que se alojan en las paredes interiores de los vasos sanguíneos. Estos ocasionan que se disminuya el calibre de la arteria, por lo tanto la misma empieza a engrosar se en la sección muscular y presenta también múltiples inflamaciones. Por consecuencia, empiezan a aparecer úlceras o en otros casos se rompen dando lugar a los conocidos trombos, los cuales bloquean los vasos impidiendo que circule libremente la sangre. Es una condición que se considera mortal ya que si la sangre no irriga todas las arterias cardíacas, y órganos tan importantes como el cerebro, puede ocasionar que estos no puedan funcionar correctamente.

Es importante mencionar que esta condición no presenta un cuadro clínico que pueda ser previamente detectado y por ello quienes lo padecen lo toman por sorpresa. Para poder evitarlo, se recomienda mantener hábitos alimenticios saludables; además de un régimen de actividad física constante. El factor de riesgo es mayor en caso de hombres de mayor edad que ya poseen antecedentes familiares.

Los accidentes cerebrovasculares también son conocidos con el nombre de ictus. Hay de diferentes tipos: el ictus isquémico, o también llamado infarto cerebral, sucede de forma súbita ya que dejara de irritar la sangre hacia el cerebro. El ictus hemorrágico, también conocido como derrame cerebral, sucede cuando un vaso sanguíneo dentro del cerebro se rompe; lo cual ocasiona que empiece una hemorragia encefálica la cual debe de ser atendida rápidamente.

Ambas condiciones son principalmente diagnosticadas en personas de la tercera edad, aunque también aquellas que ya superan los 40 años se han convertido en posibles candidatos. Las personas que poseen una presión arterial muy elevada también son propensas; así como también aquellas que no suelen practicar algún tipo de deporte. Algunos de los síntomas de estas condiciones que son muy comunes es observar debilidad muscular en las extremidades, así como también problemas para poder expresarse hablando, pérdida del equilibrio y falta de coordinación; y finalmente problemas de la visión relacionados con los mareos.

enfermedades del aparato circulatorio

Enfermedades más comunes del aparato circulatorio

Algunas enfermedades del aparato circulatorio se han vuelto más comunes que otras. Principalmente, están las causadas por el aumento de la población que lleva una vida poco saludable en relación a su dieta y hábitos diarios. Primordialmente, el aumento de casos de estrés crónico también ha hecho que casos de estas condiciones aumentan considerablemente en la población mundial.

Un ejemplo de ello son las arritmias, las cuales se caracterizan por un cambio en el ritmo habitual en los movimientos realizados por el corazón. Es decir, que las contracciones y las expansiones que ocurren en las cavidades cardíacas en cada pulsación cambia su ritmo. Si bien algunas arritmias se consideran que no son graves, ocurren que sí representan un problema para los pacientes; ya que puede ser un síntoma de tener predisposición a sufrir un infarto agudo del miocardio. 

Los ataques del corazón son a menudo la causa principal de la parada total del funcionamiento del corazón. Suele ocurrir en personas que ya presentaron previamente algún tipo de problema en las arterias coronarias. Igualmente,  también son frecuentes en casos de hipertensión o altos niveles de colesterol. Esta enfermedad debe ser atendida rápidamente, ya que la obstrucción del corazón dará por consecuencia que el flujo vascular disminuya haciendo que el tejido cardíaco muera.

La insuficiencia cardíaca está también relacionada con la hipertensión. La hipertensión, como su nombre lo indica, es el aumento de la presión normal. La insuficiencia cardíaca se relaciona con la  incapacidad que tiene el corazón de abastecer la suficiente cantidad de oxígeno para el funcionamiento de los demás órganos del cuerpo humano. Por ello, las personas que lo padecen tienen síntomas como fatiga.

La hipertensión arterial puede ser ocasionada por diversos factores. Entre ellos, el estrechamiento o también conocido como vasoconstricción de las arterias. Es decir, ocurre que el espacio requerido para que pueda circular la sangre se hace mucho menor y por consecuencia la presión sanguínea Deberá aumentar.

Igualmente, ocurre que la circulación del volumen de sangre es mayor. La hipertensión afecta directamente no sólo al corazón, sino también a los riñones y al cerebro. Se ha observado que pacientes diagnosticados con hipertensión, tienen un corazón que ha aumentado su tamaño debido a que éste debe de hacer un mayor esfuerzo para tratar de bombear la sangre.

Hábitos saludables para prevenir enfermedades del aparato circulatorio

En general, se considera que en la mayoría de los casos los pacientes que presentan alguna enfermedad del sistema circulatorio, es una consecuencia de llevar una vida caracterizada por practicar malos hábitos que perjudican gravemente la salud. Algunos de estos factores son el tabaco, así como también la ingesta excesiva de alcohol.

Si una persona regularmente fuma, tiene un factor de seis veces más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco. Pero no solamente esto puede suceder en caso de aquellas personas que exceden al fumar.  También, está presente en el consumo de bebidas alcohólicas, ya que estas bebidas funcionan como vasodilatadores. ¿Qué significa esto? Pues, que pueden ocasionar que los músculos y las arterias se relajen más de lo habitual, convirtiéndose en tejidos flácidos, lo que puede en consecuencia ocasionar estrés adicional al trabajo realizado por el corazón.

Una alimentación mal balanceada, lo cual quiere decir que no complementa todos los nutrientes y vitaminas requeridos por un organismo para poder mantenerse sano. Una dieta que esté basada principalmente en alimentos con alto contenido de colesterol, ocasiona que la sangre se espese entre otras consecuencias. Este ácido graso es pernicioso en términos generales. Sin embargo, también hay que considerar que una parte de colesterol se considera bueno.

Conocido con las iniciales HDL, el llamado colesterol bueno se relaciona con el mantenimiento y la reparación de algunas membranas arteriales. En cambio, el colesterol considerado como malo― cuyas iniciales son LDL ―se relaciona con la creación de masas dentro de las paredes arteriales, las cuales evitan que circule libremente el torrente sanguíneo. Es uno de los principales responsables de los trombos, que son considerablemente graves para la salud

Hábitos saludables

Otros alimentos que se consideran que no son aptos para ser consumidos por personas que ya han sido diagnosticadas con posible padecimiento de alguna enfermedad circulatoria, son los cafés y los refrescos. Por su parte, la cafeína tiene efectos directos sobre la tensión arterial, ocasionando que esta presión aumenta. Por otra parte, ocurre que los refrescos tienen un alto contenido tanto de diversos ingredientes que químicamente reaccionan ocasionando la hipertensión. 

La carencia de nutrientes, minerales y de vitaminas esenciales puede afectar gravemente a largo plazo el sistema circulatorio. Por ejemplo; cuando hay deficiencia de elementos como el magnesio o como el calcio, puede ocasionar que los ritmos cardíacos se vuelvan anómalos. Esto suele ocurrir de manera especial con la arteriosclerosis; así como también con la hipertensión. Por otra parte, sucede que un bajo nivel del potasio ocasionar que los músculos cardíacos se debiliten y por lo tanto no haya un ritmo normal.

El sedentarismo es otra de las principales causas de ser propensos a padecer enfermedades del aparato circulatorio. La obesidad es uno de los factores más graves, ya que la acumulación de grasas en grandes cantidades es algo nocivo. Esto ocurre sobre todo en las masas de lípidos, las cuales no se comparan con las grasas blancas ya que estas últimas ayudan a acumular y ya liberar energía. Por lo tanto, se trata de masas que son muy complejas de eliminar del organismo.

La práctica de cualquier tipo de ejercicio, en general, se considera una buena forma de acostumbrar al cuerpo a que realice esfuerzos físicos. La falta de tonificación del sistema circulatorio, puede ocasionar que esté no trabaje de forma correcta. Hay que recordar que es un sistema constituido principalmente por músculos, los cuales deben de entrenarse.

Se ha observado en pacientes que padecen enfermedades circulatorias, intensos dolores difusos en las venas; así como en los brazos. Está claro que padecen insuficiencia del corazón ya que este no trabaja correctamente. Además, constantemente hay una sensación de fatiga. Mientras más se prolongue el inicio de la práctica de un régimen de ejercicios, mayor daño podrán sufrir los nervios cardíacos a largo plazo; ya que los periodos de recuperación repercuten directamente sobre el corazón, mostrando problemas en las pulsaciones normales.

Categorías Medicina

Deja un comentario