Importancia de la literalidad en la historia, el arte y el derecho. (Significado)

La literalidad es considerada una cualidad relacionada con lo real. Se considera que apunta a un tipo de expresión que representa con plena fidelidad algo que sucede en el mundo. Se diferencia de la abstracción o de la invención. No implica creatividad en la creación del mensaje, sino en la manera como este mensaje se transmite y se explica.

Mucho se ha especulado y se ha dicho en torno a la cualidad de lo literal. Cuando se cita o se hace referencia un texto, la literalidad señala la fidelidad a las palabras del texto original, las cuales y replican o se mencionan en su sentido exacto y sin deformaciones. Se trata de una cualidad muy valorada en universos como el periodístico o la historia.

No obstante, es necesario indicar que lo literal se extiende a diferentes campos del conocimiento humano. Por ejemplo, es una condición muy estimada en el llamado derecho mercantil. Esto se debe a que en esta variante de la abogacía, la ley y sus consecuencias se rigen por aquello que está escrito en un documento; el cual debe ser interpretado de manera literal, para evitar posibles errores con  injusticias en la aplicación de la ley.

La importancia lenguaje en el tema de la literalidad

Para que algo sea aceptado como literal, se necesita que reúna una serie de condiciones. Una de ellas tiene que ver con el tipo de lenguaje utilizado al expresar el mensaje. En tal sentido, debemos aclarar que se considera que existen dos tipos de lenguaje. Estos son los que indicamos a continuación:

Lenguaje denotativo: es el lenguaje que se vale de recursos subjetivos y poéticos. Su finalidad es dotar de nuevos significados a las palabras empleadas. Suele ser muy empleado en el mundo literario, ya que se desean dar una cualidad estética y adicional a las palabras un mensaje.

Lenguaje connotativo: apuntados sentido real de las palabras. No da cabida ningún tipo de interpretación extra. Utiliza términos técnicos, precisos, objetivos y sumamente referenciales. No se le considera un lenguaje literario. No obstante, cada una de sus palabras puede ser consultada en un diccionario para obtener su significado auténtico de indiscutible.

Como es de suponerse, se exige que para que algo sea literal debe ser expresado en un lenguaje connotativo. Por ello, en la condición de literak se tiene mucha importancia al significado específico de las palabras.

La importancia del lenguaje en el tema de la literalidad

TE PUEDE INTERESAR...

Sobre la importancia de la literalidad

La necesidad de un lenguaje literal se plantea en aquellas situaciones donde se necesita una comunicación sin ambigüedades. Por ejemplo, ya hemos mencionado el caso del derecho mercantil. En este caso, las negociaciones de compra y venta, así como los acuerdos entre personas, deben estar claramente establecidos. No se pueden usar palabras que se presenten ambigüedades un doble sentido. Esto genera confusión y errores en el momento de pactar acuerdos comerciales.

Lo literal también es importante, por ejemplo, en el mundo de la traducción. Cuando un texto es traducido de un idioma a otro, se espera que sea lo más fiel al original. Por lo tanto, se necesita de un traductor que sepa dar una cualidad literal a la traducción.

También en necesaria en el mundo de los historiadores. Estos se encargan de utilizar documentos, los cuales deben citar. Al citar obras históricas, hay que mencionar su contenido. En dado caso, el autor puede dejar en claro que está haciendo una interpretación sobre el texto que está citando. No obstante, dicho texto original siempre debe ser citado plena y absolutamente literal. No es válido deformarlo con intenciones de fortalecer la interpretación dada por el historiador.

En el periodismo también se suele valorar mucho a la literalidad. Se supone que la noticia o historia que se transmite al público debe ser narrada lo más fielmente posible lo sucedido. Por lo tanto, ésta debe ser literal.

Como se puede apreciar, el tema de la literalidad tiene varias connotaciones. Vale decirse que no solo ocurre en el mundo del texto escrito. También hay criterios para jugar con esta en obras fotográficas, en pinturas, en imágenes, así como en otras expresiones usadas por el ser humano.

Las artes y la literalidad

Es una cualidad que muchas veces el arte desdeña. En el siglo XX, por ejemplo, se ha valorado mucho el arte abstracto. Desde el punto de vista de la pintura y escultura, se trata de un arte que no trata de representar con fidelidad el mundo que nos rodea. Por el contrario, apuesta mucho y valora la invención del autor para crear un nuevo universo. Es decir, preponderancia idea de que la expresión artística no debe ser literal.

Quienes apuestan por un arte no literal, consideran que el artista debe tomar sólo como referencia el mundo real, pero a partir del mismo hacer una concepción propia. Es por ello que son utilizados diversos procedimientos para deformar la realidad y obtener algo nuevo partir de ella. Estos sido muy común en el mundo de la literatura, sobre todo en los ámbitos de la policía. Hay que recordar que en esta última preponderante lenguaje denotativo.

Algunos recursos literarios usados para partir de lo hacía los extractos, así como nuevos modos de creación, son los siguientes:

  • Polisemia: consiste en un salto del amplio conjunto de significados que tiene una palabra. Para ello, la misma se presente en el texto de manera ambigua. Suele ser usada para dar elegancia o cierto ámbito de misterio los textos.
  • Metonimia: consiste en el cambio de significado de una palabra al unirse a otra.
  • Comparación: se usa para su expresar semejanza o similitud entre dos palabras. No obstante, también puede servir para poner entre dudas al significado de una determinada palabra
  • Metáfora: sirve para dar una cualidad imaginaria a una determinada palabra, por lo cual pone entre paréntesis su significado original.
  • Epíteto: consiste en colocar un adjetivo una determinada palabra, con lo cual se exagera o se cambia el significado de la misma.
  • Hiperbatón: es un recurso que consiste en exagerar las cualidades de una palabra, con lo cual su significado se termina deformando y llegando a niveles que no son los originales de la misma.

Estos son algunos ejemplos de los recursos usados para crear un lenguaje denotativo. Como es de suponerse, en el mundo de lo literal tales recursos no tienen aceptación. De hecho, cuando se analiza un texto y se encuentran los recursos antes indicados se considera que el mismo tiene poca literalidad.

literalidad y como comunicarse

La literalidad en el derecho

El mundo de las leyes se debe ser muy cuidadoso  con lo referente al tema de la literalidad. Por ejemplo, está el caso de un testamento. Este debe ser entendido de manera literal, no de forma tácita o subjetiva. La idea es que la voluntad de la persona fallecida se cumpla al pie de la letra. Esto, también tiene una serie de consecuencias y premisas que se deben atender.

Todo texto relativo a la aplicación de las leyes, debe ser escrito con un lenguaje connotativo. Debe ser preciso y técnico. No puedo usar palabras o frases que se presten a una doble intención o entendimiento. Tampoco es válido que un mismo documento mercantil o laboral, pueda tener una doble interpretación. En el caso del derecho, se parte de la premisa de que todo documento tiene una única interpretación y mensaje que transmite.

Por lo antes dicho, ocurre que los abogados son entrenados para una correcta redacción de este tipo de textos. Por otra parte, se debe tener en cuenta que se redactan ciertos tipos de documentos. Estos son muy particulares y deben ser bastante literales en su contenido. Algunos ejemplos al respecto son: los títulos de valores, las letras de cambio, las acciones de una empresa, los cheques, los inventarios en depósitos, los pagarés, etc.

Además, se añade que desde el punto de vista legal solamente es válido aquello que está expresamente indicado en el texto. Es decir, no entra ningún tipo de suposición a la hora de hacer valer la ley. Estas son premisas importantes, mismas que deben hacerse cumplir en el ámbito del derecho.

Hay que dejar algo muy en claro: desde el punto de vista legal no son válidos los acuerdos verbales ni los apretones de mano. Lo único válido es lo que este escrito, lo cual debe ser presentado en un lenguaje que exprese total literalidad.

La redacción de textos legales y la literalidad

Los especialistas de redacción legal insisten en que lo literal de un texto se logra en dos fases. La primera, atañe la redacción del escrito en base a lo estipulado en las leyes. Luego, hay otro nivel. Este segundo nivel implica dejar en claro las acciones que debe tomar la persona que va recibir el beneficio del título valor o de la ley.

No cabe duda que redactar un texto de forma literal lleva algo de trabajo. Para ello y profesionales entrenados en la abogacía, cuya misión es que precisamente estos documentos queden perfectamente esclarecidos y sin inconvenientes.

Deja un comentario