Qué es un Neumatocele y cómo se trata

Se trata de una patología pulmonar. El nombre de neumatocele deriva del vocablo griego pneumon, que puede ser traducido como “pulmón”. Por otra parte, se combina con la palabra helénica kele¸ que puede ser entendida como tumor. Por lo tanto, este término  quiere decir tumor en el pulmón, bolsa en el pulmón, un bulto o formación extraña que aparece en este órgano del cuerpo.

Neumatocele definición

Para dar una definición más estricta, hay que dejar en claro que se trata de una formación patológica. Se aprecia con el aspecto de una cavidad dentro del parénquima pulmonar. Esta cavidad se suele llenar de aire, e incluso de líquido en ciertas ocasiones. Igualmente, uno de sus rasgos más relevantes es que presenta paredes muy finas.

Ocurre que el neumatocele a veces se confunde con las bulas. No obstante, estas últimas no son transitorias. En cambio, este sí lo es. Vale decirse que se trata de un absceso pulmonar. Incluso, con el paso del tiempo el vocablo neumatocele se ha ido flexibilizando y ganando mayores significaciones.

Se considera que cualquier tumor que tiene aire en su interior es un neumatocele. Por lo tanto, no necesariamente está atado a patologías pulmonares. Puede parecer en el cerebro, en los intestinos y de hecho hay casos donde esta formación aparece en la epidermis de las personas.

Qué es un neumatocele

Como ya dijimos antes, se considera una cavidad que tiene aire en su interior. Por eso, se le suele llamar tumor de aire o tumor aéreo. Insistimos, en que lo más frecuentes es que aparezcan en la zona pulmonar. Por ello, en el presente texto queremos hablar de su aparición en los órganos usados por el organismo humano para la respiración.

Ocurre que sus principales síntomas suelen estar relacionados con lo respiratorio. Empero, el gran detalle es que muchas veces son estructuras asintomáticas. Hay que dejar en claro que las secuelas y padecimientos dependen del tamaño de estos curiosos tumores. Por lo general, suelen generar mayores inconvenientes cuando su diámetro es bastante amplio y por lo tanto desplazan estructuras en su derredor.

Cuando lo antes dicho sucede, este suele alterar el intercambio gaseoso que necesita el sistema respiratorio de las personas. Dicho en otras palabras, obstruye la entrada y salida de aire; así como la distribución del mismo dentro del cuerpo. Algunas manifestaciones de la aparición de estos tumores de aire son las que indicamos a continuación:

  • Disnea: esta dificultad respiratoria es uno de los síntomas más característicos. Se aprecia un aumento en la frecuencia de la respiración. Las personas suelen necesitar mayor fuerza para hacer la inspiración, así como utilizar músculos intercostales para llevar a cabo esta labor. Igualmente, no pueden faltar situaciones como la mayor apertura de fosas nasales y abundante jadeo.
  • Alteraciones en la respiración: esto suele suceder cuando afecta la unión entre los alvéolos. Igualmente, suele estorbar en la circulación sanguínea de los vasos pulmonares. Esto hace que haya una menor cantidad de oxígeno en la sangre. Esto, irremediablemente, viene acompañado de una elevación en las cantidades de dióxido de carbono.

que es la neumatocele

TE PUEDE INTERESAR...

Lo antes dicho desencadena una cianosis distal y también peribucal. Es frecuente apreciar a los pacientes que la punta de sus dedos y el derredor de sus labios toman un color azulado. Todo esto demuestra que el cuerpo tiene serios problemas para la oxigenación.

  • Molestias y dolor: esto suele ocurrir cuando el tumor de aire se emplaza en la periferia de los pulmones. Sobre todo cuando se ubica muy cerca de la pleura. Hay que tener en cuenta que esta última estructura anatómica tiene gran cantidad de nervios sensitivos. Por ello, si este la presiona, se generan sensaciones de dolor que llegan a ser bastante incómodas para el paciente
  • Problemas cardiovasculares: en ocasiones, puede estar cerca el mediastino. Hay que recordar que el corazón se encuentra cerca del pulmón izquierdo. Por ello, si el tumor de aire se ubica en este pulmón izquierdo es capaz de crear un bulto que estorba en el funcionamiento del principal órgano de bombeo cardíaco.

Si bien no se considera que genera problemas cardíacos demasiado graves, si es posible que el neumatocele genere arritmias o cierto nivel de cianosis. A esto se añade que se pueden desencadenar ciertos problemas en el pericardio. Esto último si es de cierta gravedad, ya que se puede alterar el corazón si no se trata tiempo.

Queda en evidencia que la gama de síntomas es bastante amplia. También, que las consecuencias de no atender este problema también pueden complicarse. Vale decirse que son distintas las razones por las cuales puede aparecer. Algunas son las que indicamos a continuación:

  • Infecciones: la comunidad médica tiene cierto consenso en que las infecciones son la principal causa de su aparición. En el caso de los adultos, es frecuente que aparezcan pacientes inmunodeficientes así como en aquellos que tienen trastornos de tuberculosis.
  • Traumatismos torácicos: éstos generan complicaciones relacionadas con una laceración en el pulmón. El aire queda retenido en esta lesión. Luego, al generarse la cicatrización el aire queda atrapado dentro un tejido vivo. Es así como se genera este peculiar absceso pulmonar .
  • Pacientes con respiración mecánica: los pacientes que por diversos motivos necesitan respiración asistida, son un grupo de riesgo para la aparición de este tipo de tumor. Esto se debe a que las estructuras y mecanismos usados para este procedimiento pueden generar laceraciones en las cuales se forman los quistes llenos de aire.
  • Infarto pulmonar: los infartos pulmonares crean cicatrizaciones que generan este tipo de inconvenientes. Un paciente que haya tenido un infarto de este tipo, debe ser revisado periódicamente para constatar que no haya aparecido un quiste gaseoso.
  • La aspiración de hidrocarburos cáusticos: éstos generan un alto nivel de irritación en el sistema pulmonar. Por ello, suelen causar estragos en los tejidos. Estas inflamaciones y deterioros dan lugar a posibles cicatrizaciones donde se acumula aire en su interior.

Existen otros factores de riesgo, tales como la aparición de un cáncer pulmonar. En dado caso, las circunstancias antes descritas son las que en mayor medida generan la aparición de este tipo de quistes. Resta ahora decir que es necesario eliminarlo alguna manera. Para ello, se presenta una serie de alternativas; las cuales son indicadas y discutidas con los pacientes al momento de aplicarlas.

cual es el tratamiento para la neumatocele

Neumatocele tratamiento

Un dato importante: el tratamiento depende de la causa de su origen. Como es de suponerse, si la razón es un tipo de infección particular; entonces debe usarse un antibiótico que combate el agente infeccioso. Lo más común es valerse de antimicrobianos, ya que los estafilococos son los principales causantes de estos quistes de aire.

Muchos profesionales de la salud refieren valerse de un tratamiento más conservador. Parten de la premisa de que un tumor de aire originado por infección puede ceder espontáneamente. Esto se hace cuando los síntomas son leves, siendo el descubrimiento de estos curiosos tumores un hallazgo más bien accidental.

En cambio, se recomienda la cirugía cuando la causa es una fístula interna. Mientras está laceración esté presente, no se puede generar su curación. Igualmente, es necesario optar por esta medida cuando los síntomas respiratorios son demasiado agudos. Entonces, se considera que está en riesgo la salud e incluso la vida del paciente. Por ello, se debe actuar con celeridad y eliminarlo.

Todo cirujano sabe que debe remover el quiste, y reparar todos los daños que éste haya generado en su derredor. Esta es una labor delicada, para la cual se debe hacer un estudio radiográfico bastante esmerado. Esto permite conocer los alcances del quiste formado, así como las posibles estructuras que se hayan visto comprometidas con su aparición. Sobre el tema radiográfico, indicamos algunos detalles a continuación.

Neumatocele radiografía

En las radiografías, aparece con una cavidad de aire. Es decir, como un espacio en negro, vacío. En ocasiones, este quiste se ve perfectamente rodeado por los tejidos que impiden la salida del aire. Hay que agregar que con ayuda de la radiografía se puede ubicar perfectamente dónde se encuentra esta lesión. Además, se puede planificar la intervención quirúrgica necesaria en caso de que se decida removerlo.

Igualmente, con ayuda de la radiografía, se puede detectar la posible causa de la aparición del quiste. Cuando ocurre por infección, se notan problemas por la aparición de algún agente infeccioso en sus cercanías. No obstante, es mucho más evidente cuando este surge por una lesión. Esto se debe a que el traumatismo resulta apreciable a través del estudio radiográfico.

Hay que tener en cuenta que la radiografía puede arrojar  la aparición de un quiste de este tipo, de manera casual. Es decir, se realiza el estudio radiográfico por otro motivo y aparece este peculiar quiste aéreo. Usualmente, los de aparición casual suelen no implicará mayores peligros y tienden a desaparecer espontáneamente.

No obstante, este tumor altera la función de respiración de la persona debe ser retirado quirúrgicamente. Antes de hacer la operación, lo mejor es valerse de una radiografía para ubicar donde se ubica este tumor y cómo debe ser abordado en el momento de la operación.

Categorías Medicina

Deja un comentario