Piedras preciosas. Los tipos y sus nombres

Las piedras preciosas son minerales que son adjetivados de esta forma debido a su hermosa apariencia. Son muy valorados por la industria de la joyería, dado a que dan la posibilidad de crear una gran cantidad de modelos de joyas. Además, a estas piedras se les ha asignado poderes sobrenaturales donde cada una ellas tiene un significado único.

Es cierto que poseen una belleza, única pero también poseen un enorme valor geológico, dado que la creación de estos elementos es un proceso que lleva millones de años y poseen propiedades singulares.

Las piedras preciosas, al igual que otros tipos de minerales, son el resultado de la exacta combinación de temperatura, presión y del tiempo suficiente para su formación. Se añade que resulta muy importante que la unión de ciertos tipos de elementos químicos ayude a crear la composición de la piedra.

Esto sucede dentro de la tierra, en una profundidad que va desde los 5 a los 60 kilómetros. Aunque, en el caso de los diamantes, la profundidad es mayor, con 130 kilómetros. Los átomos de estos elementos se encuentran en una masa fundida desde donde se origina la roca.

Hay una gran variedad de tipos de piedras preciosas La mayoría de estas piedras son clasificadas de acuerdo a sus colores, pero en otros también se clasifican tomando en consideración sus propiedades geológicas. A continuación; definiremos que son las piedras preciosas, y además describiremos cuáles son sus propiedades y el origen de sus nombres. Se trata de una información que hemos compilado para dar la mejor información al respecto a nuestros lectores.

Tipos de piedras preciosas

Una de las características particulares que poseen las piedras preciosas, y que las hacen destacar, son sus variados colores. Esta propiedad física está definida por el comportamiento que tiene cada una de ellas cuando tienen contacto con la radiación electromagnética. Esto quiere decir que cada una de ellas reacciona de una forma diferente a un rango de la radiación visible. Esta es la razón por la cual algunas tienen mayor transparencia, refracción, color, dispersión y, en general, a la vista muestran efectos ópticos únicos según el tipo de piedra.

En el mundo de las piedras preciosas lo que denominamos como colores no es otra cosa que la capacidad que tiene un espécimen piedra de absorber radiación de luz. ¿Qué significa esto? Pues, que la reacción de los electrones que se encuentran en la capa externa en los átomos orbitales que tienen más cantidad de energía influye en la coloración ígnea.

Hay que recordar que los minerales, en general, pueden tener como característica tener un color natural propio a causa de que los iones reaccionan; por ejemplo la malaquita con Cu2(OH)2CO3.

Por otra parte, también están los minerales que por naturaleza son incoloros en su estado más puro, lo cual se considera poco común. Adquieren algo de color cuando se suma una impureza en la red cristalina. Estas piedras pasan a denominarse como apocromáticas. Algunos ejemplos al respecto son la turmalina o el berilo. En este caso, cuando esta piedra se mezcla con hierro da como resultado la aguamarina. En cambio, cuando se mezcla con cromo pasa a ser una esmeralda.

Es necesario aclarar que es difícil cuantificar la cantidad de color de un mineral, esto quiere decir que la clasificación de las piedras preciosas por colores no es una tarea fácil. Cuando se aprecian destellos o tonalidades de diferentes colores, al que se considera que tiene mayor relevancia en una gema, puede causar que la pieza fluctúa en su valor.

Lo antes mencionado es muy común en piedras como los diamantes, los cuales en la industria son muy codiciados si tienen características únicas o raras en relación a los colores que puedan refractar. Las escalas de colores que más se emplean son las conocidas como CIBJO, GIA y otra de Escandinavia.

Ocurre que en la mayoría de los casos, estas piedras provienen por igual del berilo, que al sufrir una alteración química de su composición, así como un cambio de la estructura, se obtienen otras piedras muy conocidas. Los diamantes son más conocidos como piedras de mucho brillo, que en la mayoría de los casos muestran un color blanco brillante. Sin embargo, también los hay en un amplio espectro de colores. Por ejemplo, uno de los diamantes más cotizados era de color azul conocido con el nombre de Diamante Hope.

A continuación, se muestra una lista de algunas piedras que han sido clasificadas de acuerdo a los colores más comunes, y de los que hay mayor cantidad de variedad de tonalidades. Estos son los azules, verdes y de colores oscuros como el negro. Las diferencia  su opacidad o transparencia, así otra cualidad importante como la dureza.

tipos de piedras preciosas

Piedras preciosas azules

Las piedras preciosas de color azul se diferencian por la intensidad del color o tonalidad. El zafiro muestra un tono de azul muy intenso, lo cual la convierte de una de las piedras preciosas más codiciadas por los joyeros; ya que suele realizar joyas combinando este color con el brillo que brindan los diamantes.

Es un clásico de la alta joyería mezclar estas variedades, y hay una gran cantidad de joyas como coronas, anillos y collares con estas piedras incrustadas, mismas que pertenecen a colecciones importantes de la realeza europea, así como piezas de museo en muchas partes del mundo.

Otras piedras que muestran esta misma intensidad de color, pero con menos brillo, son la cianita, benitoita y espinela. Estas últimas piedras no son muy comunes. Ahora, también en esta categoría se incluyen a las piedras que tienen una tonalidad azul casi parecida al violeta. Estas piedras, igualmente, no son muy frecuentes; por lo cual conseguir piezas de joyería elaboradas con ellas hace que su valor aumente. Por ejemplo, la tanzanita la cual es una rareza por su escasa cantidad disponible en el mercado, también otra piedra es la cordierita.

Todas estas piedras tienen este color debido al hierro, magnesio y aluminio. Ocurre que es una piedra muy apreciada, sobre todo en el antiguo Egipto. En el caso del Lapislázuli su color es el resultado de la presencia de azurita junto a otros minerales en su composición.

Las piedras azules que parecen casi verdes son la fluorita y el apatito. Otros ejemplo es la turmalina de Paraiba, siendo esta una roca que en ocasiones su tonalidad se acerca a un azul casi violeta. Las piedras que tienen una tonalidad más clara de azul son la aguamarina, el topacio azul, circón y el cuarzo azul.

Piedras preciosas verdes

Las piedras preciosas de colores verdes son de las más codiciadas debido a que son muy empleadas para realizar sobretodo joyería, como zarcillos y pulseras. Las más reconocidas son las esmeraldas, ya que poseen una atractiva tonalidad de verde casi oscuro; el cual aumenta su hermosa estafeta debido al brillo que tiene la piedra naturalmente.

También, hay otra piedra de color verde llamada granate tsavorita la cual tiene una tonalidad más clara y más transparente. La piedra llamada turmalina verde se caracteriza por tener unas vetas en diferentes tonalidades del color verde, las cuales le otorgan mayor riqueza visual.

Pero la piedra que tiene mayor intensidad de color, aunque la tonalidad es casi la de un verde olivo, es la piedra cromodiópsido. El peridoto es una piedra cuya tonalidad de verde es mucho menos intenso, incluso posee tonalidades casi amarillentas. Es muy común encontrar que el valor del precio de esta piedra, el cual es mucho más asequible en comparación con otras.

Finalmente, está la gema llamada hiddenita, la cual es una variedad de la esmeralda pero con una tonalidad de verde menos intensa, curiosamente los bloques de estas piedras son mucho más grandes permitiendo tener mayor libertad y diversidad al momento de diseñar algún tipo de joya o de accesorio.

Piedras preciosas negras

Las piedras preciosas de color negro no siempre han tenido mucha demanda debido a su asociación al luto. Por ello, lo más usual a lo largo de la historia de la joyería es siempre dar mayor atención a las joyas con mucho colorido y brillo. Sin embargo, en las últimas décadas las tendencias de la moda han permitido revalorizar estas piedras de color oscuro siendo parte de prensar no solo de joyería sino también como parte de accesorios como carteras y zapatos.

El ónice es un tipo de piedra que se compone de sílice cuya fórmula química es SiO2 y su grado de dureza es del número 7. Este tipo de piedra es considerado como un tipo de ágata, por lo tanto también es posible encontrarlos en otros colores. La turmalina negra es una piedra que se caracteriza por tener una serie de líneas o hendiduras de líneas rectas y es semi brillante.

De esta clasificación las piedras preciosas más codiciadas, son los diamantes negros, también llamados carbonados, los que se caracterizan por tener un mayor grado de dureza en comparación con otros tipos de colores de diamantes. Ello se debe a que se compone de diamante, grafito y carbono amorfo. El diópsido negro estrella, por su parte, se caracteriza por tener unas marcas blancas que destacan por sobre el fondo negro, por ello el nombre de estrella. La obsidiana se compone de silicatos alumínicos y de óxidos silícicos, se caracteriza por ser opaca.

En la industria de la joyería, es común utilizar este tipo de piedras no solo por su hermosa estética, sino también debido a su durabilidad y pureza. No pueden ser comprados con piezas de imitación elaboradas con materiales como el plástico u otros derivados. Estos minerales naturales son únicos y presentan una coloración especial. En algunos casos excepcionales, la combinación de colores así como la forma en que se formaron las pueden convertir en piezas más codiciadas que otras.

tipos de piedras preciosas

Nombres de piedras preciosas

Los nombres de las piedras vienen dado por diversos factores, en los que se toma en cuenta su origen, color, lugar de procedencia, forma o simplemente porque se les brinda algún tipos de conexión. Los nombres pueden ser utilizados a causa de razones históricas, mitológicas o por donde se ubican en las zonas de yacimientos donde se encuentran estas piedras en particular.

En algunos casos, el nombre de estas piedras se debe a que deriva de idiomas donde palabras específicas describen a la piedra misma. Un buen ejemplo es el caso de la esmeralda la cual se relaciona con el término de origen griego “Smaragdos” que significa “piedra verde”. En el caso del nombre rubí, este deriva del vocablo latín “ruber” para referirse al color rojo.

El nombre de diamante, por ejemplo, significa “inalterable o invencible” haciendo referencia al alto grado de dureza del mineral. Específicamente, es el término griego “adamas” de donde proviene. Se considera el tipo de forma de carbono con más estabilidad. No sólo se utiliza como pieza de joyería o para uso ornamental, sino que también utilizado para elaborar herramientas quirúrgicas en medicina, o para cortar y pulir durante procesos de fabricación.

El nombre topacio proviene del nombre de la isla ubicada en el mar rojo  a la cual los griegos se referían como «Tópicos». El crisoberilo deriva su nombre del griego «krysós» que significa oro. La malaquita es un nombre que se toma a partir del griego «malachos» que literalmente significa color verde, claramente haciendo referencia al igual que otros nombres a su color natural. El circonio es un nombre de inspiración persa que significa color oro, el término utilizado era «zargún«. Hay una gran variedad de nombres los cuales incluso solamente son utilizados en ciertas regiones, que para otros son desconocidos.

Las piedras preciosas se diferencian de las piedras semipreciosas en que las primeras debido a varios factores entre los que destaca el económico. El valor de las piedras preciosas puede ser mucho más del esperado de acuerdo al uso que se haga de la pieza, aumentan mucho más si estos están engarzados en piezas de joyería de diseño exclusivo.

Pero lo que realmente hace la diferencia es el tamaño, color y la calidad de la pieza en relación a como se ve y su dureza. Si una pieza posee características únicas que la hagan ver muy hermosa sin dudas su valor aumenta. No hay un criterio que estrictamente haga la diferencia entre unos y otros.

Categorías Geología

Deja un comentario