Cuáles son los tipos de IVA que existen y funcionan en España

España al ajustar los niveles de sus tipos de IVA (Impuestos al Valor Agregado), toma en cuenta algunas reglas generales que se han establecido en toda la Unión Europea. Por regla general los países que la integran deben tener una tasa estándar que sea superior al 15%. La utilidad que tienen estas tasas es que los proveedores de cualquier tipo de servicios y de productos los utilicen para garantizar que están sujetos a los impuestos.

Entender cómo funciona la aplicación de IVA según el sistema español, garantiza que se puedan tomar decisiones acertadas en relación a inversiones, transacciones y cualquier tipo de negocio. El sistema tributario español es muy estricto en relación a la aplicación de sanciones y multas a quienes no cumplen con la ley establecida.

La idea de aplicar un Impuesto al Valor Agregado a productos y servicios, se debe a que de esta forma se puede garantizar que se están pagando los impuestos. Para las importaciones, es el momento de la importación. Para los bienes, se considera como el punto de transferencia de título. Cualquier IVA adeudado debe ser declarado en la declaración de IVA subsiguiente. El punto impositivo para los servicios en español es cuando se realiza, o sobre una base devengada como algo que se disfruta.

Tipos de Iva en España

El registro en la oficina de impuestos es obligatorio para las empresas o individuos que venden productos o servicios que están dentro del alcance de este impuesto. Es importante señalar que, a diferencia de algunos otros países pertenecientes a la Unión Europea, las empresas que suministran bienes o servicios sujetos al IVA deben registrarse desde el inicio del comercio. Algunas regiones, como Canarias, Ceuta y Melilla, están fuera del área del IVA. Sus ciudadanos y empresas no pagan IVA.

En el caso de las personas particulares; el impuesto se aplica cuando se tienen ingresos en relación a las siguientes fuentes: empleo, activos corrientes, alquiler de propiedades, actividades económicas empresariales, ganancias de capital e ingresos derivados de determinados activos. En la actualidad, los residentes están gravados con un impuesto de hasta el 20% sobre ciertos tipos de ingresos, como los ingresos por ahorros y las ganancias de capital. En las fuentes de ingresos restantes, la tasa impositiva mínima es del 20% y la máxima del 49%.

Las ganancias gravables generadas por las empresas están sujetas al impuesto de sociedades. La tasa estándar para 2014 fue del 30%, reducida al 28% para 2015. Tenga en cuenta que este impuesto se puede reducir para las empresas que cumplan ciertos objetivos, como aumentar o mantener el número de empleados. Es posible que se requieran pagos a cuenta y el total del cargo del impuesto de sociedades se debe realizar dentro de los seis meses y 25 días posteriores al final del año financiero.

Los impuestos aplicados a sucesiones o donaciones aplican cuando se recibe alguna herencia. El impuesto a pagar depende de la riqueza del receptor y del valor de la transferencia. El impacto de este impuesto es considerablemente menor en los ciudadanos en calidad de residentes.

Existe un impuesto municipal sobre la propiedad urbana que se calcula sobre el valor ratificable de la propiedad (valor catastral) y las tasas oscilan entre el 0,4% y el 1,3%. El impuesto local también surge cuando la propiedad se vende, este cargo considera el aumento del valor ratificable durante el período de propiedad.

Para que no existan problemas ante la ley, se le recomienda a las personas, establecimientos, sociedades o empresas que se encargan de ofrecer servicios que emitan facturas como prueba donde se describe los detalles. Estas pueden ser del tipo electrónico con firmas propias de autenticidad como se acuerde con el cliente. Además, se debe mantener registros de las cuentas hasta por un tiempo no menor de 10 años.

En caso de ser necesario, se puede realizar correcciones a las facturas emitidas a los clientes por bienes o servicios pero apegándose a las reglas descritas en las normas de IVA que se encuentren vigentes para el momento. Solo se pueden utilizar las tasas de cambio que estén aprobadas por ley.

En España; actualmente hay cuatro tipos de tarifas aplicadas al cumplimiento del IVA. A continuación se enumeran y explican:

IVA General (21%)

Es el valor estándar que se aplica a todos los bienes y servicios gravables. Es el que se paga de manera recurrente y establecimientos. De hecho, la mayor parte de la población suele entender el IVA como un impuesto del doce por ciento por los productos que se compran.

IVA Reducido (10%)

Es el valor reducido que se aplica solamente a algunos productos alimenticios; así como también a algunos suministros farmacéuticos. Por ejemplo, la mayoría de los suministros de agua llevan este valor. Por otra parte la mayoría de los equipos médicos básicos que están destinados a ser utilizados por personas con discapacidades así como medios de transporte se incluyen

A esta tipología se añaden los servicios destinados al transporte de tanto internacional como interno o intracomunitario. Se toman en cuenta los que están destinados al traslado de pasajeros y también el traslado de bienes y productos, estos pueden realizarse tanto por carreteras, navegación por mar o por ferrocarril. También aplica a bienes raíces sea como parte de servicios relacionados a viviendas privadas como vivienda del tipo social. Por otra parte aplica en caso de realizar reparaciones o trabajos de construcción.

Se toma en cuenta en los servicios de carácter agrícola. También aplica en servicios relacionados a la atención en restaurantes hoteles, bares, clubes, cafés y cualquier establecimiento que ofrezca alimentos o bebidas. Se incluyen los servicios de recogida de residuos domésticos.

Otros servicios que pagan solo el 10% son los siguientes: la producción de alimentos así como la preparación de comidas. La venta y cultivo de plantas ornamentales. Los suministros de mantenimiento de edificios y condominios como el tratamiento de aguas residuales y de residuos. Los trabajos de construcción de cualquier tipo. El ofrecimiento de actividades de entretenimiento como eventos deportivos o como también las entradas para los cines.

IVA del 10 porciento

IVA Superreducido (4%)

Es el valor reducido que se aplica a algunos tipos de alimentos y productos farmacéuticos. Se incluyen equipos médicos. Por otra parte se añaden libros, publicaciones periódicas como los periódicos. También se incluyen algunos tipos de construcciones como viviendas sociales y servicios relacionados en cuanto al mantenimiento o construcción.

Actividades exentas de IVA

No se aplica en relación a bienes como lingotes o barras de metales preciosos como el oro. También se incluye el transporte intracomunitario e internacional por aire y mar. Las tarifas comerciales también se pueden pagar a las autoridades locales. Sin embargo, en la actualidad, las pequeñas y medianas empresas están exentas de este impuesto.

¿Cómo funcionan los tipos de IVA?

Este es un tipo de impuesto al consumo que se impone a los productos o servicios en diferentes etapas de fabricación y en la venta final. Este es un proceso multipunto de recaudación de impuestos sobre el valor agregado que se recauda en diferentes etapas de la venta con una provisión por compensación. Por lo tanto, el IVA es un impuesto que debe pagarse en cada etapa de la transacción de Compra y Venta.

Si observa desde el punto de un comprador, el IVA es el impuesto sobre el precio de compra. No obstante, si se observa el punto de un vendedor, este es el impuesto sobre el valor agregado a un producto. El fabricante remite al gobierno la diferencia entre estos dos montos y se queda con el resto para compensar los impuestos que habían pagado previamente sobre los insumos.

El valor agregado a cualquier producto puede calcularse como el precio de venta menos el costo de suministro y los otros artículos sujetos a impuestos. El IVA que se cobra en la compra de los bienes al proveedor por parte del fabricante se denomina Impuesto a las entradas y el IVA con cargo a la venta de los bienes al cliente se conoce como Impuesto a la producción.

El Impuesto al Valor Agregado es el impuesto al consumo en toda la Unión Europea, que se aplica a casi todo lo que se vende en la UE. En el caso de los impuestos digitales en la UE establecen que no importa dónde se encuentre, sino dónde se encuentren sus clientes. La ubicación de su cliente determina el IVA que cobra. Cada miembro de la UE tiene su propia tarifa, por lo que debe conocer la tasa de IVA local exacta para cada uno de los 28 países.

Si tu negocio está fuera de Europa, también debe registrarse en un MOSS (Mini One-Stop Shop) para obtener un número de IVA y para que pueda vender fácilmente sus productos digitales en cualquier otro estado miembro. Esencialmente se recaudan los impuestos al agregar el IVA al total de cada venta. Cuando el cliente paga por un producto o servicio ya está siendo recolectado.

Las declaraciones de IVA de la UE se deben realizar  trimestralmente al final de cada período durante un lapso de 20 días para presentar y pagar. Reúna todos sus registros de facturas de IVA. Luego, vaya al portal de MOSS en línea del país donde se registró y siga sus instrucciones. Como regla general, el IVA debe ser autoevaluado y los formularios de devolución del IVA deben presentarse ante la oficina de impuestos local para cada período trimestral que comienza el primer día de enero, abril, julio y octubre de cada año calendario. Las empresas deben presentar sus declaraciones de IVA trimestrales en el formulario 303 en español.

Deja un comentario