Todo sobre la vesícula acodada. Definición y síntomas

Una de las condiciones médicas más dolorosas que el dolor de vesícula biliar, también conocido como vesícula acodada. La característica que presenta la vesícula biliar cuando se tiene este padecimiento es que presenta una forma fuera de lo normal. La importancia que tiene este órgano es que en ella se reserva la bilis, siendo esta el resultado de producción hepática necesario para la digestión de las grasas para poder crear el bolo alimenticio.

Es una condición poco frecuente. Es por ello que en muchos casos pasa desapercibida; hasta que el paciente empieza a presentar dolor. Durante los exámenes de rutina el médico es capaz de percatarse de que la vesícula ha cambiado su forma, y no se tiene con certeza una explicación de por qué sucede esta condición. A decir verdad, son muchos los que creen que es ocasionado por culpa de otras enfermedades, e incluso por causas genéticas.

Vesícula acodada síntomas

Los síntomas que presenta varían en cada persona, pero usualmente se dan cuenta cuando presentan un fuerte dolor abdominal. También, esta presencia de síntomas depende de la edad del paciente. Es por ello que, en el caso de los niños, primero se procede a realizar un tratamiento administrando diferentes tipos de medicamentos; mientras que para los adultos se puede proceder a realizar intervenciones quirúrgicas. La severidad de los síntomas es lo que realmente determina si el médico decide intervenir quirúrgicamente.

Es una enfermedad muy poco común y es por eso que mundialmente se considera que sólo el 4% de la población lo padece. Inclusive, esta enfermedad se suele diagnosticar casi por casualidad; cuando un médico está haciendo un examen de rutina en el área abdominal. Es por ello que se dice que no es una enfermedad que presenten síntomas fijos. Algunos pacientes pueden remitir ocasionalmente que presentan un dolor que puede variar su intensidad.

Cuando la enfermedad ya está avanzada, suele presentarse como principal síntoma dolor relacionado con la acumulación de cálculos en la vesícula biliar. Estos dolores suelen estar localizados en la parte superior derecha del área del estómago. Puede ser un dolor ligero o intenso; aunque la mayoría las veces se considera que es un dolor medianamente tolerable. Lo curioso es que tales episodios de dolor tienen una duración prolongada de varios minutos. En cambio, en los casos más graves se puede extender hasta por horas; afectando así la vida diaria de la persona de manera significativa.

Otro de los síntomas habituales de la vesícula acodada es que el paciente empieza a presentar problemas digestivos. La vesícula es esencial para los procesos digestivos y cualquier alteración en la misma logra provocar episodios de indigestión prolongados. Puede presentarse la obstrucción o la inflamación de todos los conductos del área de los intestinos, haciendo que el abdomen tenga una apariencia hinchada más de lo habitual después de comer. También, en los pacientes se pueden presentar episodios de gases continuos; que no pueden controlar. Asimismo, incómodos eructos y flatulencias que ocurren cuando la digestión se vuelve más lenta.

tratamientos para la vesícula acodada

Otros síntomas habituales son la falta de apetito, la cual está acompañada con náuseas y vómitos. La presencia de cálculos renales en los conductos biliares hace que haya una sensación constante depresión en el estómago. Es por ello que la persona decide dejar de comer por largos periodos de tiempo. Se suele pensar que cuando se llega a este punto. la enfermedad se puede considerar como crónica. Otro síntoma es la ictericia que se puede apreciar con los cambios de color a una tonalidad amarilla tanto de la piel como de la esclerótica los ojos.

Acodamiento vesicular

Dado que aún no se sabe las causas de esta enfermedad, es difícil determinar quiénes son las personas más propensas a padecerlo. Siempre se pensó que esta condición solo se presentaba en adultos, pero también se han presentado casos con niños, aunque esto es estadísticamente poco común.

Diversos estudios relacionados han determinado que es posible que haya un factor congénito que hace que haya una malformación en la vesícula; lo cual es la única forma de explicar por qué hay niños que presenten esta condición. También, se piensa que puede ser ocasionada por algunos tipos de infecciones que generan procesos inflamatorios en la vesícula dando como resultado la malformación

Enfermedades crónicas relacionadas con los procesos hepáticos suelen relacionarse como los causantes de esta enfermedad. Cualquier infección inflamatoria que pueda hacer que cambien la forma del cuello cuerpo y fondo de la forma anatómica de la vesícula biliar. En el caso de la vesícula acodada, se habla de una enfermedad en donde la parte del fondo se ve afectada cambiando su forma. Usualmente, el cambio se ve cuando se observa un pliegue en el cuerpo del fondo. Se aprecia entonces un doblés casi en forma de brazo y es por ello que tiene el nombre de “acodadura”.

Curiosamente; estadísticamente se ha comprobado que el crecimiento de esta vesícula parece ser más común en el caso de las mujeres jóvenes en edades comprendidas entre los 20 a los 35 años. Sin embargo, no se considera que esta enfermedad sea restrictiva en cuanto a la edad y género de los pacientes. En años anteriores, se pensaba que sólo ocurría en personas adultas a causa de problemas relacionados con la vejez. Se pensaba que simplemente la vesícula empezaba a presentar este problema a causa de una dieta alimentaria deficiente de muchos años.

Vesícula acodada alitiásica

Cuando se habla de vesícula crónica alitiásica se está refiriendo a un tipo de inflamación que ocurre en la vesícula que, sin embargo, no es ocasionada por la presencia de cálculos en su interior. Este tipo de enfermedad se relaciona con la vesícula acodada en algunos casos. Estudios realizados en fechas recientes han demostrado que hay una estrecha relación al respecto, siendo que esta  vesícula puede ser el detonante de la colecistitis aguda. Esto se puede deber a que a los cambios anatómicos hagan que en la vesícula se pueda retener con mayor facilidad bacterias, así como también detritos celulares.

Estos casos son especialmente comunes cuando las personas llevan una vida alimentaria en donde se y ingiere gran cantidad de alimentos ricos en grasas. En algunas ocasiones los síntomas que se presentan se puede confundir con cálculos y tumores, es por ello que es necesario acudir a un médico especializado para que realice un examen abdominal con profundidad. También se puede aplicar otros estudios como tomografía axial, ultrasonografía, resonancia magnética y colecistografía.

Cuando se habla de intervenciones quirúrgicas se puede hablar de dos casos diferentes. En el primer caso se puede buscar de tratar de cambiar la anatomía de la vesícula si así se requiere. En los casos más graves, se puede planificar retirar la vesícula por completo a través de un procedimiento llamado colecistectomía; o también por medio de laparoscopia. Cualquiera de estas opciones será determinado por el médico tratante.

Ha habido casos en donde se presenta cuadros más complejos con la presencia de fiebre y signos significativos que indican la posible aparición de una infección ocasionando la inflamación. También, se toma en cuenta que en la colecistitis aguda puede haber síntomas de sepsis, cuyo tratamiento habitual es con antibióticos. También, se administran analgésicos y antiespasmódicos. En estos casos se trata que el paciente mejore su dieta bajando el consumo de alimentos altos en grasa.

La vesícula acodada duele

Hay que recordar que la función de la vesícula es esencial para poder realizar de forma correcta el proceso de digestión, sobre todo para poder procesar alimentos que tienen altos contenidos de grasa. Es aquí donde se almacena la bilis y es por ello que es necesario evitar cualquier complicación mayor en la vesícula.

Debido a lo rara que es esta enfermedad, aún no se ha llegado a una discusión certera en cuanto a cuál es la mejor forma de tratar este padecimiento. Se piensa que esta enfermedad no tiene una importancia clínica y los tratamientos se realizan solamente  en si el paciente los requiere. Usualmente; se aplican tratamientos basados en administración de diferentes tipos de medicamentos que buscan paliar el dolor principalmente. Los casos más graves, dependiendo de su severidad, suelen requerir de una intervención quirúrgica.

No hay una única forma de tratar esta enfermedad. Todo depende de los síntomas del paciente y de la edad del mismo. Se indica tratamiento con medicamentos procinéticos, antiespasmódicos y digestivos, acompañado de modificaciones dietéticas.

La colecistectomía es la forma la que se le llama el proceso en el que se extrae por completo la vesícula. Este proceso se puede hacer de dos formas, la primera se considera más tradicional y es por medio de la realización de una incisión en el costado derecho del abdomen. En el segundo caso que es la forma más habitual en la actualidad de realizar este procedimiento, es por medio de la laparoscópica. Este procedimiento consiste en introducir material quirúrgico por medio de una pequeña incisión menos invasiva.  Vale decirse que la extracción de la vesícula es un caso extremo, que implica modificaciones en los hábitos alimenticios del paciente.

Categorías Medicina

1 comentario en “Todo sobre la vesícula acodada. Definición y síntomas”

  1. Gracias por aportarme tan importante explicación para mí,hace unos días me diagnosticaron vesícula acodada,luego de hacerme una ecografía abdominal,pero yo siento el dolor en la altura de colon,lado izquierdo…y aveces mí panza es una pelota,muchas náuseas y dolor en todo mí abdomen.
    Gracias mil.

Deja un comentario