Cómo entender la competencia monopolística

Hablemos sobre evolución y desarrollo de la economía, partiendo del comportamiento que se da en los fabricantes de determinados productos que incursionan en el mercado y que adquieren gran notoriedad y preferencia en la población, al igual que otros productos de iguales características, pero de otras marcas, que también tienen igual relevancia y aceptación.

La historia del desarrollo del mercado ha estado marcada por dos formas o modelos que son los que imponen su dinámica interna: el primero, en donde confluyen gran cantidad de productores y consumidores que se orientan hacia la oferta de precios; el segundo, la posición dominante y única que adopta una sola empresa fabricante, en la que se apodera del mercado como la única opción de compra y, por lo tanto, le otorga la posibilidad de establecer los precios.

Aunque no lo parezca, la gran mayoría de consumidores somos conscientes de nuestra participación en los procesos económicos, acciones que se reflejan en la preferencia hacia ciertos productos, por una razón u otra, pero al fin de cuentas lo que prevalece es el impacto que tiene la sumatoria total de compras de cierto producto, en comparación a otro.

Si se le consulta a varias personas la marca que prefiere comprar cuando desea consumir mayonesa, por ejemplo, estas lo más seguro es que den una respuesta muy precisa porque este producto es de consumo masivo y, se uso recurrente; solo un bajo porcentaje respondería de forma imprecisa o indiferente; si se preguntara a las misma personas, su marca favorita de maquinas de coser, un mínimo porcentaje, respondería de forma ajustada a alguna de las que se encuentran disponibles en el mercado, porque una máquina de costura es un producto que es utilizado solo por un sector de la población.

Así funciona la economía, así funciona el mercado; toda  compra parte de una necesidad y, como seres que procuramos hacer lo que esté en nuestro alcance para satisfacerla, sin darnos cuenta, de un momento a otro formamos parte del entramado que se teje a partir de las mejores y más audaces técnicas de publicidad y mercadeo, para crearnos nuevas necesidades que refuerzan nuestra permanencia en el mercado; así, por alguna razón, terminamos comprando una máquina de coser, que no satisface una necesidad, si no que crea otra, aprender a utilizarla.

En economía, todo parte de una meta u objetivo y, de una decisión, bien sea individual o colectiva, personal o empresarial, pero siempre pensando en el costo, el beneficio o ganancia, bien sea si es quien compra a quien vende; la economía de mercado es el sistema que permite que esto funcione de esta manera, paralelamente a la idea que administrar correctamente los recursos, sean escasos o no, siempre será la mejor manera de participar en este entramado o juego, que nos presenta la dinámica mercantilista.

Ahora bien, este sistema económico tiene como una de sus principales características el libre mercado o “libre competencia”, lo que significa, que los actores económicos, productores- vendedores, colocan a disposición de las personas, bienes y servicios, en toda la amplitud del mercado, a la vez que, consumidores-compradores, pueden elegir cuál o cuántos productos que se encuentran disponibles adquirirán en función de su capacidad financiera.  Esta libertad, solamente es determinada por el precio ofertado, en base a la calidad del producto, lo que logra el posicionamiento de un producto o empresa, en relación a los demás ofertantes y, es aquí donde se establece la competencia, la cual puede ser: perfecta, monopolística, oligopolio y monopsonio.

Qué es la competencia monopolística

Se trata de un modelo o estructura propia de la economía de mercado, bastante parecida a la competencia perfecta, que consiste en la libre participación de gran cantidad de empresas en un mercado definido, en el cual, dentro de la relación indirecta de las empresas, un producto fabricado por una, no sustituye el productos fabricado por otra, porque existe una o varias características que lo diferencia, siendo ventajoso para las pequeñas empresas, que tienen la oportunidad de entrar en el mercado y experimentar un crecimiento del negocio.

Son varios los autores que han escrito sobre este tipo de competencia, siendo el precursor de este estudio el economista Edward Hastings Chamberlin, así como también, Gregory Mankiw,  Samuelson y Nordhaus, Kotler, Arsmtrong, Cámara y Cruz, entre otros.

competencia monopolística ejemplos

 Aspectos característicos de la competencia monopolística

Partiendo de la anterior definición, se puede establecer la siguiente caracterización de la competencia monopolística:

  1. Los productos que son ofertados por varias empresas, presentan bastante similitud pero no son iguales.  Existe una diferenciación del producto, que tiene variaciones que les otorga el mismo productor o fabricante, que le da un aspecto particular que lo diferencia del resto y lo diferencia de las demás empresas.

Siendo así, los patrones de competencia no los establece el precio, si es más alto o más bajo, sino otros elementos variables que son aplicables al producto, que quedan a juicio del fabricante para mejorar su calidad, su presentación, su localización, entre otros.

Por lo tanto, este elemento diferenciador del producto, es el que permite que exista cierta libertad para que su precio pueda subir o bajar, según lo considere el vendedor. La diferencia que existe con el sistema de competencia perfecta, es que los precios son tomados por los vendedores.

  1. Otro aspecto que caracteriza este tipo de competencia, es que el productor que desee incursionar en la industria de fabricación y comercialización de determinado producto, puede hacerlo sin mayores complicaciones, ya que puede entrar o salir, según su conveniencia.

En este sentido, competir no significa tomar un gran riesgo, ya que no se necesita, mucho capital financiero para  invertir, ni tener una gran músculo empresarial; todo depende del elemento diferenciador que logre captar mayor atención de los consumidores y le permita un lugar con los demás competidores.

Para ejemplificar cómo se da este tipo de competencia, podríamos referirnos a la fabricación de galletas. Los productores de galletas, utilizan los mismos ingredientes para la elaboración de la masa o pasta, pero eso no quiere decir, que todas las galletas sean iguales; cada fabricante le aportará un elemento extra o de diferenciación, que puede ser un ingrediente, el empaque, la cantidad, lo que lo diferenciará de los demás competidores en el mercado de las galletas, por ser de mejor calidad o por tener una estrategia de mercadeo más agresiva.

Aca insistimos, que esta particularidad le permite al fabricante influir en la colocación del precio de su producto. Siguiendo con el ejemplo anterior, un paquete de galletas que contengan chocolate, o maní, o dulce de leche, no tendrá el mismo precio que uno que no lo contenga; pero ambos productos siguen siendo galletas y, un tipo de galleta no sustituirá a la otra.

  1. Debido a que los productos tienen diferenciaciones, a pesar de también tener muchos rasgos similares, el consumidor entiende que el precio no será igual y, estará dispuesto a pagar más, dependiendo de la calidad que presente. Es aquí donde juega un papel fundamental las estrategias publicitarias, para dar a conocer la marca y todo lo concerniente a las composición del producto que está siendo colocado en el mercado.
  2. La competencia monopolista contiene elementos o características de los demás tipos de competencia:  de la competencia perfecta se asemeja en la participación de gran número de compradores y vendedores, que el mercado ofrece facilidad para entrar y salir, además, existen precios referenciales que son tomados productores; se diferencia, porque los productos son idénticos, sin variaciones.

Elementos claves que inciden en la competencia monopolística

La incursión de una empresa en este tipo de competencia es beneficiosa, en la medida en que la adaptación sea exitosa y  genere resultados positivos que sean obtenidos en periodos de mediano y largo plazo.

La idea de este tipo de competencia, es que el comprador no tenga necesidad de adquirir un producto sustituto, si no que se dirija directamente al que le ofrece la diferencia que es la que le llama su atención; pero cómo obtenerlo:

competencia monopolística caracteristicas

  • La empresa debe apostar por la innovación, para obtener beneficios reales, desarrollando productos continuamente. Mientras más variaciones, existen menos posibilidades de que la competencia copie o imite la última versión; se trata de crear ventajas competitivas, bien sea en uno o varios productos. Lo importante es que la empresa se mantenga en constante dinamismo con las exigencias de los consumidores.
  • Es necesario posicionar la marca que promociona el producto, ya que los consumidores sienten mayor confianza cuando lo que compran, proviene de una empresa sólida, con trayectoria reconocida que garantiza buena calidad, lo que a la vez, estimula al empresario a mantenerse en altos estándares de fabricación y, por si solo, se distinguirá de los demás.
  • El elemento diferenciador del producto, así sea algo no muy prominente, ya marca la diferencia con el resto de competidores. Recordemos que no se trata de sustituir un producto por otro, que solo tenga una diferenciación; se trata de marcar un punto variable que conceda un beneficio adicional para que el consumidor interesado en adquirir ese producto se incline hacia ese producto y descarte a los demás.
  • El productor debe pensar en todo, hasta en la facilidad y comodidad que pueda tener el consumidor para adquirir  el artículo o bien. Lo fundamental es que este agente económico perciba, que lo que ofrece esa marca es un elemento único, que difícilmente encontrará en otra parte.
  • La inversión en publicidad es indiscutible. Un producto difícilmente se vende por sí solo. Pero lo importante de la pauta publicitaria en este tipo de competencia, es que se logre resaltar ese elemento diferenciador, aún cuando no se trate de algo realmente significativo

Cuál es la consideración negativa que tiene este tipo de competencia

El hecho de que el productor quiera marcar una diferencia de sus competidores y, le agregue esa ventaja competitiva al producto le puede generar un incremento de los costos de producción. Por lo tanto, debe aumentar el precio y por ende, la demanda disminuirá. Igualmente, la cantidad de productos fabricados será menor.

En este escenario el consumidor buscará un producto sustituto, que sea similar, que satisfaga su necesidad, pero a un precio menor.

Deja un comentario