Diminutivo y aumentativo. Definición, ejemplos y ejercicios

Como sus mismos nombres los indican, los aumentativos son para aumentar o para indicar que algo es más grande; en cambio los diminutivos son para indicar que algo es más pequeño. Para poderlo explicar de mejor manera en este artículo por medio de explicaciones, análisis y ejemplos entenderemos de mejor forma cómo funcionan y como se deben de utilizar correctamente.

Aumentativos y diminutivos en primaria

En el idioma español es común encontrar palabras que están sujetas a cambios morfológicos con el fin de expresar la disminución o aumento del tamaño de aquello que la palaba designa. Se puede tomar de ejemplo la palabra taza, ésta es modificada añadiendo “ón” al final cuyo resultado es “tazón” que designa a una taza de tamaño más grande. Ejemplos:

Marta está tomando café desde una taza

Marta está tomando café desde un tazón

El uso de los aumentativos así, como de los diminutivos, se hace necesario dado a simplifica la referencia a algún objeto por su tamaño. Retomando el ejemplo anterior; si no se añadiese el sufijo que modifica a la palabra al final de ella, entonces se tendría que hacer de la siguiente forma:

Marta está tomando café desde una taza grande

Marta está tomando café desde una taza de gran tamaño

Los aumentativos como en el caso de “on”, exceptuando si se refieren a persona, suelen ser del género masculino aunque éstos deriven de una palabra femenina. A continuación unos ejemplos:

La silla > el sillón

La pizarra > el pizarrón

La noticia > el notición

La camisa > el camisón

No hay reglas fijas en cuanto al uso correcto de los aumentativos o de diminutivos. Es posible darse cuenta de que la forma en que se utiliza o se añade un sufijo aumentativo o diminutivo a una palabra, determina la idea que se busca da a entender. Esto se logra variando la terminación de la palabra, positivo para el aumentativo y lo contrario para el diminutivo, de hecho este último se añade a la estructura de la palabra ya en positivo.

Los diminutivos son aquellas palabras formadas con la adición de un sufijo que ayuda a indicar que aquello a lo que se refieren es de tamaño más pequeño. Por ejemplo, la palabra “pollo” pasa a reestructurar con la suma del sufijo “-uelo” y el resultado es “polluelo”. A continuación, una lista con los sufijos diminutivos más utilizados:

-ito, -ita, -ecito, -ecita

-illo, -illa, -ecillo, -ecilla

-ico, -ica, -ecico, -ecica

-ete, -eta

-ín, ina

-ejo, -eja

-uelo, -uela

aumentativos y diminutivos en primaria

En general, la terminación es del género y corresponde a la palabra a la que es añadida: -ita para el femenino e -ito para el masculino:

la casa, la casita

el libro, el librito

el jefe, el jefecito

Por otro lado los nombres femeninos terminados en “o” y los nombres masculinos terminados en “a”, tienen la misma la terminación de la palabra:

“la foto, la fotito

la mano, la manito (en América)

el planeta, el planetita

el esquema, el esquemita

el diploma, el diplomita”

Usualmente, los diminutivos se forman más fácilmente de palabras en singular, dado a que el plural estos pueden sufrir deformaciones impropias. Por ejemplo, la palabra pueblo si se le añade el sufijo “ito” el resultado es “pueblecito”. Sin embargo, al pasarlo a plural se presta a confusión puesto que hay personas que utilizan la palabra “pueblecitos” o también “pueblitos”. La palabra “pie” pasa a la forma “piecitos” o también “piececitos”.

En ocasiones, las palabras monosílabas pueden formar tetrasílabas o hasta palabras de cuatro sílabas al añadir los sufijos o modificarlas. Usualmente se puede observar el mayor uso del sufijo “ecito”. En cambio las palabras que son bisílabas pueden ser modificadas con los sufijos “ito”, “cito” y “ecito”. La formación de palabras trisílabas ocurre cuando terminan en vocal átona como la “a” y la “o”. También, se pueden formar palabras tetrasílabas cuando terminan en consonante o en vocal “e”.

A continuación algunos ejemplos:

Pan – Panecito

Cama – camita

Reloj – relojito

Traje – trajecito

En ninguno de los casos, tanto aumentativos como diminutivos, no se cambia el significado original de la palabra que está siendo modificada. La función que cumplen estos sufijos es la de enfatizar el tamaño que ahora poseen éstos mismos. En algunas palabras por otra parte de busca enfatizar la importancia sea desde un punto de vista afectivo o por aprecio dentro del contexto en que se utilice.

En diferentes países, donde se habla el español, la aplicación y uso de estas reglas puede variar debido a las diversas variantes dialectales. Se puede utilizar de ejemplo, hay palabras que al añadirles los sufijos diminutivos son diferentes en países de américa y con España. La mano en América es la “manito” en cambio en España es la “manita”. Otro ejemplo, es la palabra “paquete”, en países de américa del sur y centro, pasa a ser el “paquetico”; en cambio en España e incluso en México pasa a ser el “paquetito”.

En ocasiones; por razones fonéticas, las palabras sufren un cambio drástico en su estructura ya que al sumar el sufijo puede que se haga necesario sustituir su terminación original por otra. Las palabras que terminan con “ao” ó en “ado” así como los que terminan en “s” son a las que se les aplica esta regla.

El importante acotar que de los aumentativos, así como de los definitivos, se da como resultado palabras derivadas. Esto quiere decir que no es posible crear un diminutivo a partir de un aumentativo y viceversa. En parte se debe a que de por sí ya tienen significados opuestos.

Ambos tipos de sufijos pueden ser aplicados a palabras que designan objetos, lugares, profesiones, nombres y actividades. Exceptuando algunas palabras que no admiten formas en diminutivo ya que pueden no ser recurrentes o requieren usualmente pasar por este proceso de modificación.

diminutivo y aumentativo

Ejercicios

Los aumentativos se forman de igual modo que los diminutivos, simplemente se añade a la estructura de la palabra original un modificante al final de la misma. A continuación, se muestra una lista con las terminaciones que se añaden al final de cada palabra:

-ón, -achón, -errón, -ejón, -erón, -etón, -atón

-azo, -ote

La puerta se cerró debido a un ventarrón

A ese ricachón no le hace falta dinero y hasta le sobra

Al igual que los diminutivos, puede tener el interfijo -(e)c-, que adopta la forma -(e)z- si le sigue “a” u “o”. A continuación un ejemplo:

Por la carretera pasó un camión con carga de naranjas

Por la carretera pasó un camionzote con mucha carga de frutos diversos

Hay algunos ejemplos de sufijos a los que se les suma “on”, son sustantivos que proceden de un verbo. A continuación algunos ejemplos:

Apagar – apagón

Empujar – empujón

Apretar – apretón

También hay que considerar que algunas palabras se forman a partir de aumentativos irregulares. A continuación se demuestran algunos ejemplos:

 

Aumentativo Nombre
bonachón bueno
cazolón cazo
grandullón grande
guapetón guapo
hombrachón hombre
pañolón pañuelo
pedrón piedra
serpentón serpiente
sorbetón sorbo

 

Es de gran utilidad tener tablas con aumentativos y diminutivos, pues solo de esa manera se logra dominar plenamente su uso. Hay que tener en cuenta que es una de las facetas en idioma español más variable, misma que requiere de cierta práctica y conocimiento para entender.

Ejemplos

También los aumentativos como los diminutivos sirven para señalar no solamente objetos, sino también otros temas como ideas o sentimientos con la finalidad de indicar mayor o menor relevancia. A continuación unos ejemplos:

Carlos quiere mucho a su esposa, cuando la llama le dice amorzote

Ana llama a su yerno amorcito despectivamente, todos saben que no lo quiere

Como se puede observar en los ejemplos anteriores, los aumentativos como los diminutivos poseen usos variados dentro del lenguaje. Se suele emplear los diminutivos para resaltar algún aspecto negativo o despectivo de alguien como en los siguientes ejemplos:

Es tan vulgar ese mujercita

Él vive en una casucha   

Los aumentativos suelen presentar, en algunos casos, más matices expresivos que los diminutivos en comparación.

Hay muchos dichos y refranes que se emplean diariamente a los que se les añaden palabras que ya tienen aumentativos y diminutivos. Se busca brindar una connotación positiva o negativa a todo el enunciado en general. A continuación algunos ejemplos:

Que mañanita he tenido hoy

Se está añadiendo el diminutivo “ita” a “mañana” se está buscando dar a entender que no fue una parte del día que haya transcurrido sin problemas.

Ese perro está muy grandotote

Se está añadiendo el aumentativo “ote” a la palabra “grande” que a su vez está sufriendo de una modificación de su estructura original. Se busca dar a entender que el animal “el perro” tiene un tamaño que se aleja de lo que se considera “normal”, por ello tiene una connotación negativa.

En el caso de las palabras compuestas, las cuales se forman con la unión de dos palabras, el diminutivo se formaría a partir del segundo término. Por ejemplo, la palabra “sacapunta” el resultado sería “sacapuntita”, aunque esto no sería muy aceptado y sólo se permitiría su uso de forma muy coloquial.

Deja un comentario