Normocitosis y normocromía. Significados y características

Cuando se habla de normocitosis y normocromía se hace referencia a los estudios de la sangre, es decir, lo que se conoce con el nombre de hematología. Esta última disciplina es de gran importancia para el análisis clínico. Buena parte de los trastornos de salud de las personas tienen un impacto en la composición y cualidad sanguínea. Es por eso que ante cualquier problema o enfermedad, los médicos suelen pedir un análisis de sangre para descartar posibles patologías.

Se trata de términos utilizados dentro de la hematología para estudiar específicamente los glóbulos rojos. La normocitosis tiene un origen bastante peculiar. En primer lugar, está configurada por un prefijo: normo. Dicho prefijo proviene del idioma latín y significa “norma” o lo que está “dentro de la regla”, aquello que cuadra con el canon establecido.

Este prefijo, curiosamente, se usa inicialmente en la construcción. De hecho, deriva de una escuadra usada por albañiles y constructores destinada a medir que los ángulos entre paredes, muros y techos se mantengan dentro de la norma o cualidad solicitada. Cuando estos elementos de la edificación tenían un ángulo recto, entonces estaban dentro de la norma, también se suele decir que estaban cuadradas.

Si aplicamos este prefijo al asunto que estamos abordando en este texto; nos damos cuenta que hace referencia a medir las cualidades de los glóbulos rojos. En este caso, se presta atención especial tanto al tamaño de los mismos como a su coloración.

Qué es la normocitosis

La palabra normocitosis hace referencia a glóbulos rojos (también llamados eritrocitos) que son de tamaño normal. Su diámetro es de unas 7 micras en promedio, aunque puede variar de acuerdo la edad del paciente y ciertos rasgos genéticos del mismo.

Respecto al tamaño y forma de glóbulos rojos, existe una categorización para mencionar sus cualidades formales cuando estas no son normales.

  • Si tienen el tamaño adecuado se les denomina normocitos.
  • Si tienen un aspecto más grande de lo debido se les califica como un macrocitos.
  • Si son muy pequeños, entonces se llaman microcitos.

Las variaciones en el tamaño de los glóbulos rojos indican diversas patologías. Por ello es importante identificar y asociar los del resto de los síntomas que puede tener una persona.

que significa normocitica normocromica

Qué es la normocromía

Por su parte, el vocablo normocromía implica la presencia de eritrocitos de coloración normal. Los glóbulos rojos tienen su color típico gracias a la presencia de una sustancia llamada hemoglobina en su interior. Esta última es una proteína que transporta oxígeno y que además tiene la cualidad de servir como pigmento, siendo la responsable de darle color rojizo a los glóbulos que estamos describiendo en el presente texto.

En base a lo antes dicho, se puede inferir que la coloración de un eritrocito depende en buena medida de la cantidad de hemoglobina que posee. Es decir, si hay una escasa cantidad de hemoglobina entonces estos glóbulos tendrán como rara una marcada hipocromía. ¿Qué significa esto? Pues, que el glóbulo rojo tiene un aspecto pálido.

También puede suceder lo contrario: es un fenómeno llamado hipercromía. Cuando esto sucede, implica un acceso de hemoglobina que incluso puede hacer que los glóbulos rojos tengan más bien una apariencia de color violeta.

Diferencias entre normocitosis y normocrómica

Cuando se usa la expresión normocitosis normocrómica quiere decir que los glóbulos rojos tienen el tamaño adecuado y una coloración considerada normal. No obstante, puede haber una escasa cantidad de los mismos. Es decir, que se trata de un problema de cantidad de glóbulos rojos… no de la cualidad de dichos glóbulos rojos.

Se trata de una categorización importante desde el punto de vista médico y clínico. ¿A qué obedece esto? Pues, a que se presentan diversos tipos de problemas de salud donde es importante saber si los glóbulos rojos tienen problemas en su conformación (forma y color) o en la cantidad de los mismos presentes por unidad de volumen en la sangre. Al respecto, vamos a dar un ejemplo al respecto a ciertos tipos de anemia en donde se presenta la curiosa situación de glóbulos rojos normales, pero en escasa cantidad.

Qué es la normocítica normocrómica

Con esto se hace referencia cierto tipo de anemia. Se dice que hay una gran línea normocítica normocrómica cuando hay eritrocitos de color y de tamaño normal. El problema está en la cantidad de los mismos en la sangre de las personas. Por lo tanto, se trata de una anemia cuyo rasgo más importante es la disminución de la cantidad de glóbulos rojos. Son varias las causas de este tipo de anemia. Algunas son:

  • Padecimientos en la médula ósea: se trata de una enfermedad llamada anemia aplásica. Ocurre cuando la médula ósea cuenta con muy escasas células en su interior, teniendo entonces muy poca capacidad para producir glóbulos rojos. Esta enfermedad ocasiona fatiga, hematomas frecuentes, mareos, taquicardias y dolores de cabeza. Sus principales causas son las intoxicaciones, las enfermedades autoinmunes, suele suceder durante el embarazo y por problemas idiopáticos.
  • Insuficiencia renal: este padecimiento ocasiona una disminución de la eritropoyetina. Esta última es una hormona que estimula la médula ósea. Por lo tanto, la médula tiene menos capacidad para producir eritrocitos. Los pocos glóbulos rojos producidos tienen aspecto normal, pero como ya hemos dicho se presentan en muy poca cantidad.
  • Por una hemorragia masiva: cuando una persona sufre de un sangrado masivo, entonces se produce la anemia de tipo normocitica normocrómica. Esto sucede porque la médula ósea no tiene capacidad para reponer la cantidad suficiente de eritrocitos el cuerpo necesita. Por lo tanto, estos se presentan en muy escasa cantidad.
  • Hemolisis: ciertas enfermedades autoinmunes generan que el cuerpo tengo una destrucción masiva de los glóbulos rojos. También es una reacción frecuente ante ciertas intoxicaciones. Nuevamente sucede que la médula ósea no tiene la capacidad para reponer la masa de eritrocitos. Por ende, se presenta una insuficiencia de los mismos.

Junto a todo lo antes dicho, existen otras enfermedades que pueden desencadenar una anemia normocitica normocrómica. Algunas que podemos indicar son: la insuficiencia hepática crónica, la tuberculosis, la osteomielitis, la endocarditis, la pielonefritis, los linfomas, los síndromes mielodisplásicos, las endocrinopatías, la artritis y ciertas enfermedades reumáticas.

Causas de la anemia microcítica normocrómica

Otro caso es el de la anemia llamada microcítica normocrómica. Esta consiste en que los glóbulos blancos tienen un tamaño más pequeño que el habitual, pero mantienen una coloración correcta.

El pequeño tamaño de los eritrocitos obedece a una escasa producción de hemoglobina. Hay que recordar que esta última es el principal componente de los glóbulos rojos. Entre las posibles causas de este tipo de anemia tenemos: falta de hemoglobina (talasemia), escasa cantidad de hierro en la sangre, defectos en la síntesis del hierro por parte del metabolismo.

Como se puede apreciar, este es un tipo de anemia diferente. Se trata de un problema en la cualidad de los glóbulos rojos, no de su cantidad. Además, queda en claro que puede deberse a inconvenientes con la producción de hemoglobina o con la asimilación de hierro. En ciertos casos, se corrige con una dieta donde este mineral está presente tanto en cantidad como en un formato que el cuerpo logra asimilar con rapidez.

Como se puede apreciar, el diagnóstico de las anemias depende en buena medida de un análisis de la normocitosis y de la normocromía. Por ello, son términos que se usan con regularidad en el universo de la medicina. Por otra parte, los tratamientos que se aplican dependen del tipo de resultados que se obtienen en estos análisis. Todo esto hace que la tasación de los glóbulos rojos sea un factor determinante en la clínica y laboratorio.

causas de anemia microcitica normocromica

Tratamiento para la anemia normocítica normocrómica

El tratamiento es variable. Depende de la causa subyacente en la anemia. Por ejemplo, si el problema es una hemorragia masiva entonces esta hemorragia debe detenerse. Luego, se puede dar al paciente suplementos o medicamentos para que la médula ósea se active y pueda recuperar los eritrocitos perdidos durante la hemorragia.

Más complicado es el caso de un insuficiencia renal como causa de la anemia normocítica normocrónica. En estos casos, es muy posible que no se pueda eliminar esta insuficiencia. Por ende, solo resta dar al paciente dosis de la hormona eritropoyetina para estimular a la médula ósea a generar eritrocitos. Se trata de una situación complicada que posiblemente altera la salud del paciente más allá del tema de la insuficiencia en los riñones.

En el caso de las enfermedades autoinmunes y de problemas de la médula ósea, los tratamientos son mucho más complicados. En tiempos recientes se ha tratado de implementar el trasplante de médula ósea en casos graves. No obstante, se trata de una situación donde el propio organismo causa el problema de una baja cantidad de glóbulos rojos.

Qué es la Normocitosis hipocromía

Ahora nos toca hablar de otro tipo de padecimiento. En este caso, sucede que los glóbulos rojos lucen muy opacos, sin el color rojo que los caracteriza. Esto suele suceder cuando no hay suficiente cantidad de hierro en el cuerpo. En primera instancia, ocurre que a las personas se les ordena consumir suplementos y una dieta con hierro.

No obstante, en ciertos casos sucede que el organismo no logra asimilar el hierro dentro de su metabolismo. Se trata de un problema más complicado, que amerita una supervisión médica más incisiva.

Qué son los Hematíes normocrómicos

Finalmente, tenemos el caso de los hematíes normocrómicos. Estos presentan una coloración rosada (también llamada eosinófila). Por otra parte, sucede que tal coloración se nota más intensa en la periferia que en el centro. Esto puede deberse a varias causas, pero no son enfermedades consideradas de peligro.

Categorías Medicina

Deja un comentario