Partes del fruto y sus clasificaciones

partes del fruto

La palabra fruto puede referirse por igual a las flores como a los frutos comestibles. Estas partes de las plantas en general consisten en un ovario que, al alcanzar su punto máximo de madurez, comienza a desarrollarse un proceso de marchitamiento, o bien comienza a aumentar su tamaño. No obstante, lo más importante es que en el interior otros ovarios fecundados comienzan a desarrollarse dando como resultado semillas. Estas últimas son esenciales para garantizar que una especie de planta pueda seguir perpetuándose al generarse de cada una de ellas un nuevo individuo. Se considera que los frutos tienen la principal función de proteger a las semillas y en algunos casos incluso ayuda a su dispersión o propagación.

Hay distintos tipos de frutos. Ocurre que cada uno de ellos posee una serie de características particulares que dependen al tipo de planta a la que pertenecen. A continuación; en este artículo hablaremos de este tema con mayor profundidad. De hecho, analizaremos cuáles son las partes de los frutos, sus funciones y las distintas variedades existentes. En cada caso, iremos explicando las distintas clasificaciones botánicas asignadas a cada una de ellas.

Pericarpio

Se define como fruto a la parte de la planta que funciona como órgano y que contiene en su interior las semillas. Es  por ello que un fruto pueda ser procedente también de una flor lo cual es lo más común en la mayoría de las especies. El fruto, como tal, representa ser una forma evolutiva que ha contribuido a la preservación de las especies botánicas tal y como las conocemos.

Su diseño hace no sólo que sea posible proteger en su interior a las semillas, sino que también llaman la atención de diversos tipos de animales que ayudan a su vez a dispersarlas de diversas maneras. Esa es una de las razones por la cual es por transporte al arrancarlos y llevarlas a otros sitios donde serán consumidas, también al llegar al tracto digestivo y ser expulsados estos frutos son siendo útiles para su germinación.  Es decir, se trata de una cápsula perfecta para mover las semillas de un lado a otro y permitir la difusión de un determinado organismo vegetal.

Las diferentes partes de las que se compone un fruto, cada una de ellas, cumple una función específica y que es necesaria para la conservación y el funcionamiento del mismo. El pericarpio es un término que hace referencia a las paredes del ovario, es decir el recubrimiento y que a su vez está constituida por tres capas que serán descritas a continuación.  Invitamos a nuestros lectores a repasar la información que damos respecto a esta parte del fruto que resulta tan relevante.

Epicarpio o exocarpio

El epicarpio o exocarpio, como su mismo nombre lo indica en el sufijo, hace referencia a la capa más externa del pericarpio. Se caracteriza por tener la apariencia de una fina película de textura lisa, siendo fácilmente de detectar en el caso de algunos frutos tan comunes como es el caso de la uva. Comúnmente, sucede que a esta capa se le hace referencia con el nombre de cáscara; y puede tener diferentes tipos de texturas, como por ejemplo lisa como es el caso de la manzana. También, sucede que puede ser granulada como en la naranja o espinosa como en el caso del cardo,  igualmente ocurre que puede tener una textura con más cuerpo o con fino pelo, como es el caso del melocotón, o bien una textura como cerosa en el caso de la ciruela.

Mesocarpio

El mesocarpio es la capa del medio de las tres de las que se compone el pericarpio. Dependiendo del tipo de fruto, esta capa puede presentar un grosor más fino o más grueso. Por ejemplo, cuando se está hablando de frutos que son muy carnosos, sucede que el grosor de la pulpa se corresponde como por ejemplo en el caso del durazno.

El mesocarpio se ubica en el mesófilo de la hoja carpelar. Esta capa es el resultado de las modificaciones que ocurren en la llamada parénquima. Aquí se encuentran almacenadas distintos tipos de sustancias de reserva las cuales principalmente cumplen la función de ayudar a que las semillas terminen el proceso de desarrollo por completo. En el caso de que un fruto aún no esté en la etapa de maduración, aquí se encuentran por ejemplo ácido cítrico y tartárico; además del málico. Esta es la razón por la cual los frutos en esta etapa tienen un sabor agrio. Una vez que ya el fruto esté maduro, entonces estas mismas sustancias forman azúcares y también almidón que le confiere un sabor dulce y agradable. Es decir, hay una explicación científica para entender el sabor amargo o dulce de un determinado fruto.

Endocarpio

El endocarpio es la capa más interna de las tres que conforman en conjunto al pericarpio. Es el resultado de las modificaciones que sufre con el desarrollo de la epidermis interna en la hoja carpelar. Al igual que con el mesocarpio, ocurre que esta capa puede variar su grosor dependiendo del tipo de fruto; aunque generalmente en caso de que uno de ellos sea mayor el otro siempre tendrá un menor tamaño.

Se sabe que en el llamado endocarpio se encuentran almacenadas sustancias de reserva las cuales sirven principalmente para ayudar a proteger a las semillas. Esta capa puede presentar una textura leñosa, como es el caso de las aceitunas. También, se puede apreciar pilosa en el caso del mango. Asimismo, es posible que sea membranoso en el caso de las manzanas; o en cambio puede ser como en el caso de las sandías en las cuales se puede observar que es difícil diferenciar el endocarpio del mesocarpio. Es decir, hay distintas presentaciones de esta singular parte del fruto.

partes del fruto

Clasificación de los frutos

Cuando se realiza una distinción entre las distintas variedades de las que se tiene conocimiento de frutos, se toma en consideración características únicas para cada caso como los son la consistencia, los carpelos y su cantidad además de la dehiscencia.

Generalmente, sucede que los frutos nacen a partir de una flor la cual tiene un sólo carpelo clasificándose estos casos como monocarpelares. Como ejemplos de estos se encuentran en el aguacate y en la aceituna. Si en cambio son más de un solo carpelo, entonces estos se denominan pluricarpelares, los cuales pueden estar unidos a partir de un solo ovario como es el caso de las manzanas. Si, en cambio, se encuentran separados entre sí ya que la flor de donde provienen posee varios ovarios se producen frutos como las moras o las frambuesas.

Secos

Llamamos frutos secos aquellos que poseen pericarpios que tienen un grosor significativamente delgado. Es  decir, en estos casos la formación del fruto se hace a partir de un eje de textura leñosa, alrededor del mismo se comienzan a distribuir las brácteas que contienen las semillas. El pericarpio está principalmente constituido por células muertas lo que les confiere un aspecto fácilmente reconocible el cual el rugoso al tacto.

Es importante indicar que los frutos secos, a su vez, se pueden clasificar en dos grupos, los primeros son los indehiscentes que tienen tegumentos en el óvulo, los cuales desaparecen o que se unen al pericarpio. Por su parte, los segundos son los dehiscentes, los cuales poseen una sola semilla generalmente o también varias.

A continuación, se muestra una breve lista con los frutos secos más conocidos en el consumo y mercantilización de los mismos:

  • Legumbres que son monocarpelares, los cuales tienen los lodos con múltiples nervios y que sólo se pueden abrir por una línea de sutura.
  • Las crucíferas que tienen dos carpelos, unos son alargados como la silicua o redondas. También hay con dos carpelos diferentes entre sí.
  • Frutos Indehiscentes Monospermos como las bellotas y las avellanas.
  • Las gramíneas que son cariópsides ya que están soldadas por el endocarpio.

La abundancia de nombres tan técnicos puede confundir al lector. Empero, es importante ir conociendo los nombres científicos si se desea tener un completo conocimiento del tema de los frutos y sus diversas características.

Carnosos

Se denominan frutos carnosos aquellos que poseen pericarpios significativamente más gruesos, lo cual les permite almacenar diversas sustancias. Los frutos carnosos denominados como indehiscentes son los que al llegar a la etapa máxima de maduración y se mantienen cerrados sin permitir que las semillas puedan salir.

Debido a que en su interior se encuentra una gran cantidad de sustancias alimenticias; esto hace que los animales se sientan atraídos a ellos principalmente por su olor. Una vez que son consumidos, y pasan al tracto digestivo y son eliminados por las heces, es cuando estos terminan de germinar en cualquier parte. También, sucede que están los frutos carnosos clasificados como dehiscentes. ¿En qué consisten? Pues, ocurre que son aquellos que si se abren al madurar y a la vez permitiendo que las semillas salgan al exterior. Esto ocurre cuando los carpelos se liberan.

A continuación, se enumeran algunos de los frutos carnosos más conocidos en el mercado. Vale decirse que algunos son bastante comunes internacional.

  • Drupa, la cual es un fruto que se caracteriza por tener una parte del pericarpio con textura carnosa mientras que el endocarpio tiene una textura leñosa. Ejemplos de estos los encontramos en el melocotón y en la almendra.
  • Baya,  la cual es un fruto que en su totalidad es carnoso como el caso del tomate.
  • Hesperidio es un fruto que se caracteriza por tener una pulpa la cual se encuentra separada de los lóculos de las semillas. Además, estos suelen tener gajos como en el caso de los cítricos.
  • Pepónide es un fruto carnoso que se caracteriza por tener las semillas pegadas hacia las paredes y por ello el centro del mismo se encuentra vacío. Ejemplos de estos son la sandía y todas las cucurbitáceas.

Nuevamente nos topamos con gran cantidad de nombres técnicos. Ocurre que tales denominaciones se suelen utilizar en las granjas y sitios de cultivo. Además, son referencias que permiten entender la manera cómo se comporta un determinado fruto.

Frutos Simples

Los denominados frutos simples son llamados de esta forma por la sencilla forma de su estructura. ¿Qué implica esto? Pues, quiere decir que estos frutos  se desarrollan a partir de una flor que tiene un solo pistilo. Esta parte del futuro puede ser una sola y llamada monocarpelar. O, en cambio con más de dos llamada pluricarpelar. Ocurre que en ambos casos estarían fusionados. Ejemplos de estos tipos de frutos los encontramos en las uvas, melones y en las naranjas.

Es importante indicar que también hay frutos simples indehiscentes clasificados de las más diversas maneras. Estos frutos, al madurar durante todo el proceso cuando no hay contacto con luz solar hacia las semillas, tienen características bastante especiales. Su origen procede de un ovario en cual posee una sola semilla principal. Sin embargo, ocurre que  hay casos donde hay más de un sólo óvulo.

Como se puede apreciar, los frutos simples son muy conocidos por las personas. Gran cantidad de frutos comestibles pertenecen a esta característica. En dado caso, uno de sus características esenciales que suelen suceder Sevilla plenamente definidas, y una forma simple, donde cada fruto suele ser individual.

partes del fruto

Frutos agregados, infrutescencias o sinantocarpios

Los frutos agregados son aquellos que se caracterizan por tener dispuesto el equenio en un receptáculo que es convexo y carnoso. Estos frutos se desarrollan a partir de una sola flor que es multicarpelar, es decir, que puede tener varios pistilos. Por ello,  estos frutos son llamados de esta forma; ya que cada uno de ellos nace a partir de un mismo origen, pero a la vez son independientes. A continuación, se mencionan algunos ejemplos de estas categorías de frutos:

  • Polifolículo, los cuales tienen un folículo en cada uno de los carpelos, se forma un conjunto de frutos polispermos y secos
  • Poliaquenio, mismos que poseen un carpelo que tiene un aquenio a partir del cual nace un conjunto de frutos monospermas y otros secos dispuestos en un receptáculo que se caracteriza por ser plano y cóncavo o ser convexo. Este es el caso de las fresas silvestres
  • Polidrupa, los cuales tienen un carpelo que tiene una drupa del cual nacen el conjunto de frutos monospermas y carnosos como es el caso de la zarza
  • Polisámara que poseen muchos frutos secos indehiscentes que se caracterizan por poseer  prolongaciones membranosas
  • Cinorrodón que son polinuez de las nueces que tiene los carpelos cerrados y un receptáculo que es cóncavo como es el caso del escaramujo

Llamamos  así infrutescencias o sinantocarpios a la fecundación de un óvulo en algunos tipos de flores apocárpica. Esto ocurre cuando los frutos están dispuestos en formación y uno de ellos adherido, siendo además contiguo a uno próximo; por lo cual todo el conjunto parece ser similar a un fruto. A pesar de esta apariencia, es posible notar que es una infrutescencia al analizar su estructura. Es decir, se trata de frutos compuestos que en realidad parecen ser un solo y sencillo. Estas características suele confundir las personas, siendo por ello estudiadas de manera correcta por los botánicos.

Frutos múltiples

Los frutos múltiples son llamados de esta forma ya que sus flores son parte del desarrollo de la estructura de la que se soporta y que le confiere la apariencia de ser un solo fruto de grandes dimensiones. Estas flores de una inflorescencia están unidas entre sí, incluso con la unión de otras partes como el eje de la principal de la inflorescencia. Por la complejidad de la estructura también suelen ser llamados frutos colectivos o complejos. Son bastante comunes. De hecho, gran cantidad de frutos comestibles suelen tener esta característica que acabamos de mencionar.

Sucede que los frutos múltiples son de dos tipos. Siendo los primeros aquellos llamados sorosis, los cuales se caracterizan por ser carnosos, y están constituidos por drupas o bayas. Estas se disponen en un receptáculo el cual es convexo. Ejemplos de estos los encontramos en la morera y en la piña.  Son frutos bastante particulares. Al ser carnosos, suelen ser predilecto para el consumo. Muy frecuentes en diversas gastronomía nivel mundial.

Por otra parte, tenemos los llamados siconos. Estos tipos de frutos múltiples son carnosos y además tienen flores que son unisexuales, ya que están en un receptáculo acopado con una apertura apical en su extremo. Las flores de género femenino tienen aquenios envueltos por el receptáculo, ejemplo de este fruto es la higuera.

Con todo lo que hemos descrito, esperamos que nuestros lectores tengan una mayor noción del universo frutal. Hemos partido de la concepción de describir las diversas partes que componen un fruto. No obstante, luego damos orientado el presente texto describir los diversos tipos de frutos que existen. Esto se hace debido a que cada tipo de frutos, suele tener partes diferentes. Por ello, es un información es necesario indicar y aclarar a nuestros lectores.

Categorías Biología

Deja un comentario