¿Qué es la comunicación?

elementos de la comunicación

En el presente texto vamos hablar sobre el proceso de comunicación. Sobre todo, queremos hacer énfasis en cuáles son los elementos de la misma. Se trata de un tema de notable actualidad. Hay que entender que en nuestra época la comunicación ha variado de manera importante. Es muy frecuente que en nuestros días las personas utilizan el chat, las redes sociales en informática para interactuar. Por lo tanto, los elementos de la comunicación han cambiado, y es necesario saberlos detectar para estudiarlos.

En los párrafos del presente texto, queremos hacer hincapié en el tema antes mencionado. Por ello en primera instancia vamos a describir que es la comunicación. Luego, vamos a mencionar cuáles son los elementos de la comunicación. Asimismo, queremos hacer indicación sobre la importancia que tienen el ruido y la interferencia al momento de los procesos comunicativos.

Toda la información antes mencionada, es de gran utilidad para entender el fenómeno de la comunicación. Vivimos en un mundo globalizado, las comunicaciones son parte de nuestro día a día. Además, son comunicaciones a gran distancia. Vale decirse que la distancia y ha dejado de ser un obstáculo. Ahora, las personas pueden vivir en países estén continentes diferentes; sin embargo la comunicación se debe realizar en vivo y directo, en tiempo real.

1. Qué es la comunicación

La comunicación es un proceso dinámico que implica una serie de acciones y reacciones con miras a lograr un objetivo. ¿Cómo funciona? Piensa que estás conversando con tu amigo. Usted es un remitente o comunicador, usted formula (codifica) una idea o mensaje lo mejor que pueda, y transmita el mensaje a su amigo, quien, en la medida de lo posible, recibe o actúa sobre el mensaje (decodificación).

El amigo responde formulando su propio mensaje y se comunica con usted (retroalimentación). Si cree que su mensaje es entendido o bien recibido por su amigo, continúe con la siguiente idea que tiene en mente y la conversación sigue y sigue.

La comunicación es, por lo tanto, un proceso bidireccional, es decir, la capacidad de recibir es tan importante como la capacidad de enviar. Para una comunicación exitosa, la retroalimentación es crucial porque indica cómo se interpreta su mensaje. Puede hacer o romper el proceso de comunicación.

Hay que decir que nuestra época la comunicación ya no se realiza necesariamente por medio de la conversación. La conversación puede ser escrita, por ejemplo en redes sociales, en chats, a través de un correo electrónico por medio de otros artificios tecnológicos. Asimismo, puede ser la gran comunicación de masas: un político blando ante un enorme auditorio de miles de personas. En fin, que se trata de un proceso heterogénea que amerita ser estudiado desde diversas perspectivas, respetando así la variabilidad del mismo. Insistimos en que la comunicación más algo monolítico. Tiene variables y diversas perspectivas.

2. Los elementos de la comunicación

Los seis elementos del proceso de comunicación son remitente, mensaje, codificación, canal, receptor y decodificación. El comunicador es el codificador, el mensaje es un símbolo (verbal o no verbal), el canal es uno de los medios de transmisión, el receptor es el decodificador, la retroalimentación es la respuesta al Mensaje, y el ruido es cualquier interrupción que rompe la comunicación.

Comunicador (remitente o codificador) es el que inicia la comunicación. Puede ser un editor, un reportero, un cineasta, un maestro, un escritor, un orador, un líder o cualquiera que tome la iniciativa para iniciar un diálogo. Antes de que uno hable o escriba, el mensaje se conceptualiza primero y luego se codifica. Una comunicación efectiva depende de la habilidad de comunicación, el nivel de conocimiento y la actitud del comunicador y de cómo desea afectar a su receptor. La capacidad de pensar, de organizar los pensamientos rápidamente y de expresarse de manera efectiva son algunos de los atributos de un buen comunicador.

La codificación es la formulación de mensajes en la mente del comunicador, es decir, la comunicador no solo traduce su propósito (ideas, pensamientos o información) en un mensaje, sino que también decide el medio para comunicar su mensaje planeado. Debe elegir los medios (hablar, escribir, señalar o hacer gestos) que el receptor pueda comprender bien. Por ejemplo, un receptor analfabeto no podrá entender un mensaje escrito, pero puede entenderlo bien si se lo dice oralmente. Un mensaje es lo que un comunicador realmente produce para la transmisión utilizando palabras habladas o escritas, fotografías, pinturas, películas, carteles, etc. Se requiere mucha habilidad y esfuerzo para formular un mensaje, cuyo significado debe ser comprensible para el receptor.

Un canal es el vehículo a través del cual se transporta un mensaje desde el Comunicador al receptor. Los canales de comunicación son muchos: escritos, hablados, verbales, no verbales, medios de comunicación como la televisión, la radio, los periódicos, los libros, etc.

elementos de la comunicación

El receptor, quien se ubica en el otro extremo de la comunicación, es el destinatario del mensaje y debe tener la misma orientación que el comunicador. Si el receptor no tiene la capacidad de escuchar, leer, pensar, no podrá recibir y decodificar los mensajes de la manera que el comunicador desea. Para una comunicación efectiva, el receptor es el enlace más importante en el proceso de comunicación. Hay que decir que en un momento determinado el receptor puede convertirse en emisor. Por lo tanto, la comunicación es un proceso en el cual los roles alternan de manera constante

La decodificación es la interpretación del mensaje por el receptor. En realidad, el receptor busca el significado en el mensaje, que es común tanto para el receptor como para el comunicador. Muchas veces, el receptor no tiene las herramientas para entender correctamente el mensaje. O lo interpreta de acuerdo sus propios cánones culturales y conocimientos. Por ende, se dice que en estos instantes la comunicación falla. Para ello, es menester que el emisor y receptor tengan un código en común a través del cual puedan decodificar y emitir el mensaje respectivamente.

3. El ruido y la retroalimentación, otros elementos

La retroalimentación es la respuesta o el reconocimiento del destinatario a la comunicación del comunicador. El intercambio solo es posible si el receptor responde de manera adecuada y oportuna. Incluso a través de los párpados revoloteando, alzando una ceja, haciendo una mueca, organizando un punto y pidiendo una explicación, el comunicador y el receptor moldean y moldean el mensaje hasta que el significado se vuelve claro. De esta manera ambos participantes en la comunicación interactúan e intercambian constantemente roles. Si el respectivo feedback, la comunicación no existe. La comunicación no es solo la emisión de un mensaje. También es su recepción y correcta interpretación.

El ruido es una interrupción que puede arrastrarse en cualquier punto del proceso de comunicación y hacerlo ineficaz. El ambiente es una de las principales causas que interfiere con la recepción de mensajes: como ruidos en la carretera, parloteo constante de personas fuera del acto de comunicación, altavoz sonoro, transmisión defectuosa, etc.

Con lo antes dicho, queremos decir que la comunicación es un proceso que puede tener ciertos inconvenientes. Un primer inconveniente que la retroalimentación sea equivocada. Que el receptor entienda el mensaje de manera errónea, o que simplemente no se sienta motivado por el mensaje prefieran o responderlo. Si esto sucede, quiere decir que no hay comunicación. Para que la comunicación exista, el mensaje debe ser recibido y generar una determinada respuesta.

Por otra parte, el ruido es una barrera para la comunicación. Implica que el mensaje no puede llegar al destinatario, hoy llega de manera defectuoso. Cuando este sucede, el receptor del mensaje no puede darse por aludido del mensaje recibido. Y si lo recibe, le cuesta decodificar lo de manera adecuada. Por ende, en los procesos de comunicación es necesario crear un ambiente o entorno en el cual haya la mínima cantidad de ruido posible.

Vale decirse que en la época en que vivimos el ruido puede manifestarse de las maneras más diversas. Se utiliza el término de ruido cuando se enfoca la comunicación como una suerte de conversación. Es entonces cuando el ruido del entorno puede dificultar las palabras que emiten las personas y que éstas no puedan entenderse.

No obstante, en pleno siglo XXI hay otras formas de ruido que pueden aparecer. Por ejemplo, cuando dos personas desean conversar por Internet o por redes sociales, sucede que las fallas en el canal de la red digital pueden dar como consecuencia una suerte de ruido en la cual las personas no se pueden comunicar. Igualmente, se puede decir que hay ruido cuando la señal de un canal de TV presenta fallas y no logra llegar a las personas. También, cuando un texto impreso se luce borroso y no puede ser leído de manera correcta.

Esperamos haber indicado nuestros lectores los principales rasgos del proceso comunicativo. Insistimos en que vivimos en una sociedad donde la comunicación es muy importante. Por ende, es necesario entender muy bien el proceso de comunicación. Sobre todo, teniendo en cuenta que los diversos aspectos de la misma tienden a cambiar en la época de la tecnología actual.

Deja un comentario