BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas

Rasgos dialectales del español – Lengua y Literatura 4º ESO

El español es un idioma mucho más rico de lo que parece a priori y si se habla del castellano en concreto, no nos podemos olvidar de sus dialectos, que además son incluso variados dependiendo de la zona o territorio de España en la que te encuentres. Conozcamos ahora los rasgos dialectales del español, un tema que suele darse en la materia de Lengua y Literatura de 4º de la ESO.

Si estás cursando este curso de la secundaria, seguro que ya habréis tocado el tema de las clasificación de las lenguas, pero además, dentro del español existen varios dialectos que se dividen o establecen entre si pertenecen al territorio septentrional o la zona meridional.

Variedades septentrionales del castellano

De Norte a Sur, España es un país lleno de dialectos, de modo que sus distintas variedades, se dividen principalmente entre las que son septentrionales y las meridionales. Las primeras que se pueden definir como «variedades conservadoras», son todas aquellas que se utilizan en las tierras castellanas, así como los territorios que en la antigüedad habían recibido la influencia de los dialectos del latín. Territorios en concreto como el aragonés y el asturleonés.

Tierras castellanas

Las tierras castellanas son las tierras en las que propiamente nació el castellano. A estas pertenecen territorios como Valladolid o Burgos, y en ellas los rasgos dialectales más característicos son:

  • El uso del leísmo (es decir, el uso de le como un complemento directo cuando se refieren a una cosa), así como el uso del laísmo y loísmo (la y lo como una función de complemento indirecto). Por ejemplo: «Esta montaña ya le vimos antes»,  «La expliqué porqué estaba allí».
  • El uso de la Z, en lugar de D, al final de la palabra como por ejemplo «Madriz».

Tierras de Aragón

TE PUEDE INTERESAR...

Cuando el castellano llegó al este, a zonas de La Rioja, Navarra y en concreto Aragón, se adaptó a los rasgos aragoneses, por lo que los dialectos en estos territorios tienen las siguientes características o rasgos.

  • El uso de pronombres precedidos por una preposición, como por ejemplo «con mi»
  • Omisión del acento en las palabras esdrújulas (más a la hora de pronunciarlas que de escribirlas).
  • El uso del sufijo diminutivo «-ico», como por ejemplo «bonico».
  • El uso constante de la partícula «Pues«

Tierras del oeste

Las tierras del oeste que comprenden territorios como Zamora, León, Salamanca, Asturias y parte de Cáceres, quedaron marcadas por rasgos del dialecto leonés más antiguo caracterizado por:

  • Cierre de las vocales finales como por ejemplo «otru» en lugar de «otro».
  • El uso de los diminutivos que acaban en «ín», como por ejemplo «niñín», en lugar de «niñito» o en «iña», como por ejemplo «niñina» en lugar de «niñita».
  • El uso del pretérito perfecto simple en lugar del compuesto, como por ejemplo «Ya hicieron los deberes» en lugar de «Ya han hecho los deberes».

Variedades meridionales del castellano

En cuanto a las variedades o dialectos meridionales del castellano, tenemos que decir que están formados por una serie de dialectos que son independientes del castellano o del español que se habla en nuestro país. Son dialectos variados, aunque todos ellos comparten algunas características o rasgos que son comunes.

Además, coincide en que todas estas variedades meridionales del castellano se formaron entre los siglos XIII y XVII, cuando el español medieval sufrió varios ajustes fonológicos, de modo que los rasgos que se acabaron adquiriendo se comparten en todo o gran parte del castellano meridional.

Entre las variedades de dialectos meridionales del castellano tenemos:

Andaluz

En Andalucía (Huelva, Granada, Córdoba, Sevilla, Cádiz, Málaga, Jaén, Almería), los principales rasgos que se dan en su dialecto (comunes a todos los demás dialectos meridionales) son:

  • Relajación del uso de la s cuando se encuentra al final de una sílaba o de una palabra, lo cual hace que esta consonante se pronuncie de manera aspirada (avihpa), por lo que al hablar se suele asimilar la consonante siguiente (avippa) o muchas veces se pierde y no se pronuncia (avipa). En el caso de que se produzca esto último, el andaluz oriental suele abrir las vocales a final de palabra y de este modo puede indicar el plural, mientras que el andaluz occidental no produce esta abertura, aunque sustituye el uso de vosotros/as por el de ustedes.
  • Confusión en el uso de la «r» por la «l» o viceversa. O si aparecen al final de una palabra es posible que no se pronuncien.
  • Seseo al hablar (uso de la z o la en lugar de la s). Este es un rasgo que se suele dar mucho en la zona central mientras que en la zona norte de Andalucía, no se produce ese seseo.
  • No uso de la d ni de la n cuando son intervocálicas o están frente a «r«: por ejemplo «dormío» en lugar de «dormido» o «sale» en lugar de «sales».
  • Yeísmo (al pronunciar la ll como y).
  • Entre las áreas oriental y occidental del andaluz suelen haber diferencias en el léxico que se usa para definir un mismo objeto: por ejemplo panocha/mazorca; o candela/lumbre.

Canario

En el dialecto canario se dan también algunos rasgos meridionales que son los siguientes:

  • Seseo y aspiración de la «s».
  • El uso del ustedes en lugar del vosotros/as.
  • El léxico es además variado y está también muy influenciado por portuguesismos como por ejemplo millo (‘maíz’); así como americanismos: papa (‘patata’), guagua (‘autobús urbano’), o también palabras castellanas que ya no se usan como por ejemplo destocarse (‘descubrirse’).

Murciano

El Murciano es una variedad de dialecto meridional que tiene no solo rasgos de todos los dialectos meridionales, sino también, la influencia de algunos rasgos aragoneses, tal y como es por ejemplo, el uso del  sufijo diminutivo en -ico, así como la influencia de algunas palabras castellanas, arabismos y mozarabismos.

Extremeño

El extremeño es un dialecto meridional que tiene unos rasgos muy característicos que son:

  • La aspiración generalizada, de modo que se produce  un ensordecimiento y también el yeísmo.
  • En el léxico así como en la morfosintaxis se producen ciertos leonesismos, como por ejemplo el uso del diminutivo «-ino», o «-ina».
  • Uso de algunas palabras castellanas que han desaparecido de los demás territorios como por ejemplo herrete («aguijón»).

Deja un comentario