Sahelanthropus tchadensis: Origen y características

El interés por conocer y aprender sobre los estudios e investigaciones de restos fósiles de organismos que vivieron hace muchísimos años y han sido descubiertos en épocas recientes, es una actividad que definitivamente encierra un sin fin de sorpresas y aspectos novedosos que nos impulsa a querer ahondar más sobre estos temas.

Al encontrarse un fósil, se origina todo un proceso de investigación científica cuyo último resultado es la reconstrucción a la perfección de no solo su aspecto físico, sino también aquellos aspectos ambientales y sociales que influyen en su comportamiento.

Según el consenso de la mayoría de los científicos dedicados a esta materia, de la especie sahelanthropus tchadensis, se originaron los primeros especímenes llamados homínidos bípedos.

Origen del Sahelanthropus tchadensis

Es el nombre científico con el cual se conoce la especie de homínido extinto de data más antigua que se ha encontrado, el cual se definió, dado el descubrimiento y posterior estudio de los fósiles de nueve restos craneales y restos postcraneales como mandíbulas, dientes sueltos y un fémur en muy mal estado, pertenecientes a unos seis individuos.

Pero el mejor de estos hallazgos, fue el realizado por Alain Beauvilain, el 19 de julio de 2011, que trata de un cráneo completo al cual nombraron Toumai, que quiere decir “esperanza de vivir”.

Dichas joyas fósiles fueron encontradas en el desierto de Djurab, ubicado en la República del Chad, entre los años 2001 y 2002, por un equipo compuesto por arqueólogos y paleontólogos  de origen francés y chadiense.

El primer nombre otorgado a este fósil, género único en su especie hasta ahora encontrada, quiere decir “el hombre del Sahel”, mientras que tchadensis se refiere al sitio o región geográfica donde fue encontrado.

Según el estudio realizado a este fósil de homínido, se determinó que pudo haber existido hace unos 6 a 7 millones de años; que su aspecto físico era de tamaño pequeño; que habitaba en zonas pantanosas y, que es la representación más antigua de la línea de ascendencia de la raza humana.

Estas determinaciones condujeron a definir una nueva especie, distinta a la del Australopithecus, pero con la semejanza o factor común de ser de la misma línea de homínidos a la que pertenece la raza humana; elemento de vital importancia ya que marcó la diferencia entre la genealogía humana y la genealogía de los chimpancés.

Características del Sahelanthropus tchadensis

Evolutivas

Se determinó que es una especie que se encuentra dentro de la clasificación de los primates; en la subclasificación Anthropoidea, de la superfamilia de Hominoidea, del género del Sahelanthropus tchadensis de la familia Hominidae.

El “hombre de Sahel” o Sahelanthropus tchadensis, pertenece a la misma familia del homínido Orrorin tugenensis y especies del género del Ardipithecus. Hasta ahora, este fósil se considera el más antiguo que ha sido encontrado de la especie de los homínidos, es decir, no existe un registro de cuerpo fósil de la misma especie que tenga un registro de más antigua data.

El descubrimiento de este fósil ha arrojado algunos indicios que determinan que, posiblemente, durante el periodo de tiempo que data la existencia del Sahelanthropus tchadensis, también es probable que se ubique el eslabón perdido entre los homínidos y los paninis

Morfológicas

Se concluyó que era un homínido bípedo vertical, cuya columna vertebral se ubicada bajo el cráneo. Este rasgo anatómico indicaba que posiblemente caminaba erguido sobre las piernas, tal como lo hacemos los humanos. Esta característica es la que evidentemente nos distingue de la estructura evolutiva del chimpancé.

Su tamaño era mediano, rostro ancho algo aplanado, caninos algo reducidos y de cúspide truncada, el arco supraorbital ubicado encima de los ojos, algo prominente, con un grosor vertical de 16 a 18 mm.

La cresta craneal es pronunciada hacia la zona de la nuca, mas no en la parte superior; a pesar de que se observa que el arco dental es pequeño y angosto, en forma de U, la estructura de la mandíbula, la cual se proyecta hacia adelante, se presenta algo robusta.

sahelanthropus tchadensis características culturales

No se pudo definir la estructura del resto del cuerpo, solo de la cabeza, por no haberse encontrado más partes que contribuyeron con la investigación. Esta es una de las limitaciones que impide tener mayor conocimiento sobre aspectos de más relevancia en relación a la vida que pudo haber tenido S tchadensis.

Hábitat

El hallazgo de los fósiles del “Hombre de Sahel” se realizó en la zona norte más desértica de la ciudad de donde proviene su epíteto, Sahel, la cual se ubica en toda la extensión del norte de África, entre el océano atlántico y el mar rojo. Específicamente, en la zona eco climática y biogeográfica de transición entre el desierto del Sahara al norte de la sabana sudanesa al sur.

Las características geográficas de esta zona hace 7 millones de años (etapa del mioceno), no son las mismas que en la fecha actual. Para aquella fecha se trataba de zonas pantanosas, donde, existen evidencias de fósiles animales encontrados que se relacionan directamente a los fósiles de Sahelanthropus tchadensis.

En las sustancias encontradas en la superficie terrestre donde reposaban los fósiles, se encontró componentes de rocas arenosas perilacustrinas, lo cual indicaría  que habitaban en la orilla de un lago, el cual podría ser el Paleo -lago Mega Chad.

De interacción con el entorno

El tamaño y condiciones del cráneo de Toumai, aunque estaba un poco deformado. permitió estimar que su capacidad cerebral pudo ser más similar a la de un chimpancé de nuestra era, que a la del hombre actual o, en términos científicos a la del Homo sapiens sapiens. Es decir, partiendo del volumen, su capacidad cerebral era reducida, ya que pudo ser de 330 – 380 cm³ en comparación con los 1350 – 1500 cm³, del hombre actual.

Generalmente este tipo de hallazgos viene acompañado por el descubrimiento de otros elementos materiales que permiten conocer más características del comportamiento que tuvieron estos seres durante el desarrollo de su vida. Este no es el caso de Sahelanthropus tchadensis, ya que en el sitio donde fue localizado no pudo ser encontrado ningún artículo o herramienta que sirviera para tal fin.

Sin embargo, el hecho de que los caninos de Toumai estuvieran reducidos, permite pensar que estos homínidos sí hicieran uso de algún tipo de herramienta primitiva, aspecto que se refuerza por el hecho o probabilidad que tuviese una condición bípeda, ya que al caminar erguido sus brazos y manos quedaban libres para usarlas con algún elemento de apoyo o ayuda.

Los restos fósiles encontrados pertenecían al menos a seis individuos, lo que conlleva a deducir y concluir que esta especie vivía en grupo, que formaba parte de una comunidad, al igual que todos los homínidos y primates.

Estos fueron los únicos indicios que aportaron algunos elementos claves en la vida social de estos individuos.

Cómo se alimenta Sahelanthropus tchadensis

Haber encontrado algunos dientes en el conjunto de fósiles, permitió determinar que este homínido se alimentaba de frutos, semillas y raíces, es decir era frugívoro y, posiblemente complementaba su dieta con animales de tamaño pequeño, ya que, según la morfología de sus dientes, estos no le permitirían como alimentos de muy dura consistencia, por ser pequeños, similares a los de una persona

Porqué ha generado tanta polémica Sahelanthropus tchadensis

El proceso de evolución de la raza humana, definitivamente es un tema que amerita de muchos estudios científicos para llegar a conclusiones definitivas que sean lo suficientemente sólidas y consistentes para que no sean rebatidas, ya que siempre se dará lugar al debate, la negación o duda, de las teorías e hipótesis formuladas. Tal es el caso de la situación presentada con el “Hombre de Sahel”.

En primer lugar, las hipótesis formuladas en torno a este homínido fueron desacreditadas por el paleoantropólogo Milford Wolpoff, arguyendo que las características físicas de Toumai son más parecidas a las del chimpancé, es decir, a las de un primate no humano. Por lo tanto, la connotación más indicada para el fósil encontrado es la de Sahel Pithecus.

La condición bípeda que se le asignó al Sahelanthropus tchadensis, también ha sido cuestionada por algunos antropólogos que sugieren realizar análisis más profundos del fémur y cráneos hallados, a fin de llegar a conclusiones más sólidas. Dado que el único argumento que apoya esta tesis, es la de la posición en la cual de orienta la columna vertebral según esta dibujada en el foramen mágnum del cráneo de Toumai

De manera que, existe la exigencia de que el fémur, que también fue encontrado, deber ser mejor analizado para obtener conclusiones más fiables y, así. poder ubicar a Sahelanthropus tchadensis en la línea de los homínidos humanos y no exista ninguna consideración alterna que lo señale más como un chimpancé.

Toda nueva investigación que se realice en torno a este homínido, obligatoriamente estará orientada a definir sí en efecto, es el más antiguo antecesor del hombre o, pertenece a al linaje de los monos; es este sentido.

Categorías Biología

Deja un comentario