Benedetto Croce. Biografía y su polémica crítica

Benedetto Croce fue un importante historiador y filósofo de origen italiano que dejó una importante influencia en el modo de entender e investigar la historia. Fue un personaje influyente dentro de su propio país y en el resto del continente. Esto sucede gracias a que su trabajo podía ser leído en cada edición de la revista que fundó a principios de siglo. En cada página quedaría registrado cómo el mundo evolucionaba cultural y políticamente.

Benedetto Croce historia

Croce se mostró muy crítico ante diversos hechos históricos que pudo vivir durante sus más de ochenta años de vida. No solo realizaba duros comentarios con respecto a algunos cambios políticos que estaban sucediendo en su país; sino también en toda Europa y el mundo. Lo dejó todo por escrito en las miles de ediciones que pudo publicar en su revista. Por ello, es uno de los historiadores más importantes ya que siempre le dio mucha relevancia a la crítica. Croce fue un historiador que siempre trató de ser analítico, tomando en cuenta todos los factores que pudiesen estar interviniendo en un acontecimiento histórico.

Estuvo en contra de los ideales mostrados por los líderes liberales nacionalistas del período posterior al Risorgimento (el movimiento de la unidad italiana del siglo XIX). Además, defendía que el gobierno democrático y liberal debía ser estructurado. De acuerdo con su autobiografía, sus ideales se acercaban al socialismo y al marxismo, eventualmente descartando esos puntos de vista después de un examen exhaustivo y una crítica severa de ambas posiciones.

Croce se convertiría en uno de los personajes más influyentes durante la era del fascismo, ya que fue uno de los intelectuales que decidieron oponerse a este régimen. Dentro y fuera de Italia mantuvo su posición. Según dijo en diversas ocasiones, vio en el fascismo una forma de que debía describirla como una tiranía. A Croce nunca le gustó el surgimiento de esa otra Italia, en la que el egoísmo desplazó la virtud cívica.

En cuanto a la filosofía, Croce haría su aporte al proponer su propia teoría estética. Él explicaba que el arte es esencialmente expresivo, siendo la manifestación de una emoción, una actitud o de experiencia que el artista desea plasmar. El autor se convertiría en el responsable de crear la distinción contemporánea que se hace de la estética entre las funciones expresivas y representativas del arte. Con su discurso, elevó la expresión como la función estética única y verdadera.

Argumentaba que la representación no es lo mismo que expresión. En el primer caso, se refiere a una acción de carácter descriptivo o conceptual, y se hace simplemente para satisfacer la curiosidad del espectador. El segundo caso se trata de una acción de carácter intuitivo, trata de presentar su tema de una realidad concreta. Al comprender la expresión, la actitud del espectador no sólo se basa en la mera curiosidad; sino que evoluciona hacia la conciencia de lo particular, lo cual es el núcleo de la experiencia estética.

Mediante esta teoría fue como Croce interpretó la filosofía que había detrás de las revoluciones artísticas ocurridas durante el siglo XIX. En particular, el autor hace referencia al estilo impresionista dentro de la pintura, el cual describía cómo era la forma con la cual trataban de transmitir los artistas la experiencia directamente sobre el lienzo.

benedetto croce historia

Obras de Benedetto Croce

Benedetto Croce dejó un importante legado para el estudio de la historia con sus más de 70 libros. Se considera que ayudó a modernizar la vida intelectual de su época gracias a su única e influyente forma de entender al mundo.

También; dejo aportes para la crítica literaria al realizar una serie de reseñas llamadas “La Crítica”, las cuales se publicaban bimestralmente durante los años de 1903 hasta 1944.

Esta revista de crítica cultural es importante, ya que al leer sus páginas se puede entender el mundo de la literatura, filosofía y la cultura en la primera etapa del siglo XX. En ellas, él mismo plasmó sus ideas y dejó registrada la vida cultural de Europa de ese momento.

Según Croce, la fundación de La Crítica marcó el comienzo de un nuevo período de su vida. También diría que «la Crítica fue el servicio más directo que pude prestar a la cultura italiana”.

Por otra  parte, sucede que Croce realizó una autobiografía en la cual, de manera modesta, describe cómo fue su niñez y juventud. Además, describe como fue la dura etapa en la cual comenzó a abrirse paso dentro del mundo académico. Su autobiografía la dividió en cuatro partes. En cada una desarrolla el tema dual de su crecimiento intelectual y moral, así como su identificación cada vez más profunda con el carácter moral y el destino de la nación italiana.

En su juventud durante su desilusión de la vida universitaria decide realizar una serie de escritos que son resultado de sus estudios autodidactas. Estos demuestran ser una serie de trabajos elaborados con inteligencia y que son atractivos para el lector. Aunque de alcance limitado, muestran una gran sobriedad de estilo, así como ingenio, ironía y un espíritu polémico en sus afirmaciones. Desde ese momento, queda claro que tenía poco interés en la política y más en la cultura y la realidad social.

Cuando Croce fundó la revista “La Crítica”, el historiador comienza a promulgar idea sistemática de lo que llamó la «filosofía del espíritu«. Ese término designa dos aspectos distintos, pero relacionados de su forma de pensar. Es así como designaba a la construcción de un sistema filosófico en base al racionalismo dentro  de la filosofía romántica clásica. Su principio es la «circularidad» del espíritu lo cual se refiere a la conciencia dentro del tiempo histórico. Las fases del espíritu son teóricas y prácticas, estos son la estética y lógica; mientras que por otra parte están la económica y ética.

Este sistema está documentado en su trabajo “Estética viene scienza dell’espressione e linguistica generale” lo cual se traduce como “Estética como ciencia de la expresión y lingüística general”, que se publicaría en el año de 1902.

También, escribió sobre ello en “Logica come scienza del concetto puro” (Lógica como la ciencia del concepto puro) y en “Filosofia della pratica: economia et ética” (Filosofía de la Práctica: Económico y ética), ambos publicados en el año de 1909. También trataría el tema el otro trabajo de 1917 llamado “Teoria e storia della storiografia” (Historia: su teoría y práctica).

Croce abandonó gradualmente, sin renunciar explícitamente, a ese esquematismo principalmente en respuesta a consideraciones metodológicas. La historia se convierte en el principio de mediación único, mientras que el espíritu es completamente espontáneo. Este cambio se puede apreciar en la publicación de “La storia come pensiero e come azione” de 1938. En este periodo de su trabajo algunos historiadores que le ha leído lo describen como positivismo histórico, pero el mismo lo denominaría historicismo absoluto. La filosofía del espíritu la aplicaría en su obra posterior, lo cual se demuestra en la antología titulada “Filosofia, poesía e storia” del año 1951.

Benedetto Croce biografía

Benedetto Croce nació en Pescasseroli, Italia, el día 25 de febrero de 1866. Nació dentro de una familia modesta, pero que sin embargo vivía en mejores condiciones en comparación con los otros habitantes de Nápoles donde vivió la mayor parte de su vida. Su familia se encargaba de manejar una serie de propiedades ubicadas en la región de Abruzzi como terratenientes. Recibió una educación que le ayudo a forjar sus ideales religiosos, conservadores y monárquicos.

Desde muy temprana edad, se caracterizó por ser una persona muy analítica y observadora. Siempre se sintió identificado con la forma de ser de los residentes de su amada Nápoles. Por ello, se dedicó a realizar biografías a aquellas personas que nacieron y que crecieron en este lugar que fueron importantes para la historia.

A principios de siglo, la vida de Croce cambia drásticamente con la muerte de su padre. En sus propias palabas ―como lo dejaría por escrito en su autobiografía― “fue una pesadilla”. Junto a su hermano Alfonzo tuvo que sortearse la vida al tratar de mantenerse en Casamicciola.

biografía y obras de benedetto croce

Durante sus estudios universitarios, pasó por una etapa de depresión profunda. Se caracterizó por ser una persona que necesitaba y vivía por el trabajo; lo cual le brindaba un motivo para vivir. Decide realizar por su propia cuenta investigaciones y estudios que le convencieron que debía emprender un curso autodidacta, en vez de seguir con el curso universitario. Como resultado, los trabajos que realizó durante este periodo son una muestra del genio que era.

Fue una persona muy interesada en mantenerse actualizado con lo que sucedía en el mundo en términos de literatura, arte, filosofía, política y todo lo que fuese importante para causar cambios radicales. Siempre mantuvo interés en la lectura y por ello tenía una biblioteca personal muy completa la cual es considerada por muchos como una de las mejores de toda Europa. Uno de sus grandes aportes para su área de investigación fue la creación del Instituto Italiano de Estudios Históricos.

En sus últimos años de vida, cuando se le preguntó sobre su estado de salud, respondió con toda la ecuanimidad que le caracterizaba diciendo «Me estoy muriendo en mi trabajo«. Benedetto Croce falleció a la edad de 86 años de edad en Nápoles el día 20 de noviembre de 1952.

Deja un comentario