Epítetos. Definición y ejemplos

epítetos

La palabra epíteto tiene su raíz etimológica a partir del idioma latino. Ocurre que antiguamente se utilizaba el término “epithĕton”, mismo que servía para referirse a alguna característica o cualidad. A su vez, se relaciona con otra palabra de origen griego la cual era “ἐπίθετον”, misma que se entiende al español como “agregado” y que se pronunciaba de la siguiente forma “epítheton”.

Los epítetos suelen ser utilizados con la finalidad de referirse tanto a personas, como también a personajes relevantes para la historia, por sus logros o por sus condiciones. Es común encontrar a ejemplos amplios del uso de los epítetos, los cuales se usan siempre al referirse a personajes históricos como presidentes, reyes, guerreros, militares e incluso santos. Los epítetos suelen estar unidos al uso del nombre, por ejemplo está el caso de Alejandro III de Macedonia, el líder y conquistador de la antigüedad a quienes se referían como “el Magno”.

Otro ejemplo es el caso de Simón Bolívar, a quien se refieren con el epíteto de “El Libertador”. Hay muchos más ejemplos de personajes históricos relacionados a distintas naciones en el mundo quienes poseen sus propios calificativos, los cuales resaltan alguna cualidad, característica o simplemente por alguna anécdota importante.

El uso del recurso del epíteto es muy común en el mundo de la literatura. Sucede que estos calificativos son ampliamente utilizados tanto en novelas, cuentos como en la narrativa poética. Su popularidad se debe a que estos ayudan a destacar ciertas características o cualidades que un personaje posee y que son relevantes mencionar. Por ejemplo, uno de los libros más antiguos de la historia es la Ilíada, donde uno de sus personajes principales es Aquiles a quien se refieren al mismo como “el de los pies ligeros”. Por ejemplo, la frase: esta noche oscura ensombrece mi alma, fue muy utilizada en la literatura renacentista. Ocurre que la palabra oscura es obvia (la noche no es clara), empero le da más riqueza verbal y elegancia a la frase.

También, ocurre que el uso de los epítetos es muy común en la biología, ya que de esta forma se puede definir la característica primordial de una especie o subespecie. La mayoría de las especies de plantas suelen nombrar se utilizando diversos tipos de epítetos. Incluso, esto mismo acontece en la zoología y se usa con la finalidad de designar el tipo de especie animal al que pertenece un individuo. Estamos ante el caso de que un epíteto no se emplea con fines estéticos ni literarios, sino con una finalidad científica y práctica.

Qué es un epíteto

Podemos aseverar que un epíteto se define como una figura retórica la cual se basa en el uso de adjetivos los cuales no tratan de añadir información nueva acerca de un elemento o persona. Es decir, un epíteto solamente hará referencia a aquella cualidad o característica resaltante. Por ejemplo es común escuchar que “la nieve es blanca” o que “la nieve es fría”, siendo que ambas características son siempre las mismas. La finalidad del uso de un epíteto es darle mayor atención a la función del significado de lo que se trata de describir. Un epíteto no es un mero calificativo. Decir la “rosa roja” no es un epíteto, ya que las rosas pueden ser también blancas o amarillas. Empero, decir la “rosa espinosa” si es un epíteto, pues estas flores siempre detentan espinas.

El comienzo del uso de epítetos fue a partir de la antigüedad, cuando estaba en pleno auge la ferviente fe en distintas religiones, así como también en algunos monarcas a quienes se referían con estos nombres. Algunos héroes históricos ―así como divinidades y reyes que destacaron por su labor, victorias o aportes de distintas índoles― son descritos con estas figuras al resaltar ciertas cualidades positivas de los mismos. Algunos personajes célebres, incluso son conocidos solamente con los epítetos con los que fueron designados y no con sus nombres verdaderos.  ¡Vemos entonces la importancia de los epítetos!

epítetos

Epíteto definición

Los epítetos son aquellas palabras que ayudan a resaltar cualidades o características en una oración en relación al sujeto. Los adjetivos que forman parte de las grandes listas de epítetos pueden ser distinguidos, aunque cuando están en una oración pueden resultar relevantes. Es por ello que preferiblemente suelen utilizarse con la finalidad de magnificar la característica a la que hacen referencia. Por ejemplo, Dios el salvador o Jesús el Mesías. Ocurre que en ambos casos se tratan de poner de manifiesto la adoración que se tiene hacia ambas representaciones divinas. Es decir, no son simples adjetivos.

Dado a que este término proviene del griego “ἐπίθετον” (epítheton), se traduce como una cualidad o un agregado. Esto quiere decir que un epíteto puede ser de carácter positivo, negativo, hacer seña de una habilidad, también de una imperfección o incluso algo de carácter sobrenatural o divino. Cualquier epíteto y adjetivo asigna una característica de las ya mencionadas anteriormente, y se acompaña del sustantivo para darle mayor realce a ese sustantivo.

Epíteto ejemplos

Principalmente, ocurre que se considera que hay dos tipos de epítetos. En primer lugar están los epítetos objetivos, siendo estos los que ayudan a expresar ciertas cualidades en relación al sustantivo proporcionando una definición o una descripción objetiva. En segundo lugar, tenemos los epítetos subjetivos, los cuales son aquellos que son empleados con la finalidad de resaltar una idea o concepto, el cual está basado en una valoración estética o moral concebida por quien expresa el Epíteto. Por ello, estos últimos son denominados subjetivos ya que depende de cada persona y de su opinión personal. A continuación, mostramos algunos ejemplos de personajes históricos con sus epítetos:

  • Alejandro Magno, significa el grande.
  • Gengis Kan, significa máximo gobernante.
  • Calígula es el epíteto de Cayo Julio César Augusto Germánico .
  • Atenea Partenos, significa la virgen.
  • Ramsés II el Grande.
  • Felipe II el Prudente.
  • Juana la Loca.
  • Zeus el que junta las nubes.
  • Felipe el Hermoso.
  • Iván IV el Terrible.
  • Carlos III el Gordo.
  • Eduardo el Confesor.
  • Pedro I el Grande.
  • Alfonso XII el Pacificador.
  • Ricardo Corazón de León.
  • Isabel la Católica.
  • Federico Barba Roja.
  • Felipe III el Piadoso.
  • Luis XIV el Rey Sol.
  • Alfonso X el Sabio.
  • Catalina II la Grande.
  • Carlos II el Hechizado
  • Jesús el Mesías.
  • Eduardo I Piernas Largas.
  • Fernando de Aragón el Católico.
  • Dimitri I el Falso.
  • Guillermo el Conquistador.
  • Ulises fecundo en ardides.
  • Jesús el Salvador.
  • Héctor domador de caballos.
  • epítetos

Hay diversos tipos de epítetos, los cuales han sido clasificados de acuerdo al tipo de cualidad al que hacen referencia lo cual se puede hacer de forma objetiva o en cambio subjetiva:

  • Los epítetos tipificadores son los que hacen referencia a la atribución de una cualidad que una persona posee, por ejemplo María la hermosa.
  • Los epítetos metafóricos son los que hacen referencia a una metáfora, por ejemplo se puede decir que las personas mayores y los niños suelen ser más sinceros.
  • Los epítetos enfáticos son los que tratan de resaltar una característica en especial, por ejemplo se puede utilizar la siguiente frase: “Mi familia posee las mejores tierras de la región”.
  • Los epítetos apositivos son los que se utilizan mediante la colocación de comas, es decir no solamente se utiliza una palabra sino una serie de ellas. Un ejemplo a continuación: “Esta casa es amplia, bonita y agradable”.
  • Los epítetos surrealistas, también llamados visionarios, son los que se utilizan con la finalidad de crear una imagen de estas características acerca del sustantivo. Por ejemplo: “Lucía tiene ojos estrellados”.
  • Los epítetos homéricos son los que se relacionan a las epopeyas griegas de la antigua era cuando el filósofo, escritor y matemático llamado Homero utilizaba amplia cantidad de palabras en relación a sus historias y mitos. Por ejemplo, “Atenea, la de los ojos de lechuza”.
  • Los epítetos épicos son los que se utilizan usualmente en las novelas de este género; los cuales se acompañan del nombre del personaje con el que se van a utilizar. Por ejemplo, “Rodrigo Díaz de Vivar, el buen Campeador”.
  • Los epítetos apreciativos son los que tratan de dar mayor relevancia a ciertas cualidades  que se consideran positivas de una forma subjetiva. Por ejemplo, la frase siguiente: “Este helado está delicioso”.
  • Los epítetos peyorativos son los que tratan de resaltar ciertas cualidades que se consideran negativas de forma subjetiva. Por ejemplo, decir: “Ese auto es feo”.

Esta clasificación de los epítetos puede varias, pero las categorías esenciales son las que acabamos de mencionar en la lista que acabamos de explayar.

Adjetivos epítetos

El epíteto entendido como un adjetivo, se relaciona en que éste expresa específicamente una cualidad referida al sustantivo de la oración al cual se asocia. Este término se emplea con la finalidad de caracterizar, o de realizar una calificación acerca de algo, o de una persona. Se añaden o se trata de resaltar alguna característica que sea especial.

El epíteto en la retórica es un adjetivo calificativo, el cual se emplea para indicar alguna cualidad o una característica que naturalmente posee una persona. Este se acompaña del nombre que originalmente se utiliza para referirse. Por ejemplo, se puede utilizar la frase muy común que hace referencia a cuando se dice que “Dios es sabio”. En este caso, sucede que el epíteto es la palabra sabio. Los epítetos se emplean con la finalidad de resaltar las características intrínsecas en relación al sustantivo, por ello se pueden referir tanto el carácter como también referirse a un efecto estético.

Es ampliamente utilizada esta figura retórica en la poesía, ya que sirve de introducción para algunos adjetivos los cuales en algunos casos llegan a ser e innecesarios; ya que se utilizan describiendo características del sujeto que son obvias o inherentes. Este recurso es más empleado con la finalidad de hacer hincapié en la belleza del texto, así como para ayudará a agregar más énfasis a algún concepto o una idea. Los epítetos ayudan a reforzar la descripción de un sustantivo. Por otra parte, la utilización de diversos tipos de estos epítetos no ayuda a aportar nueva información, y pueden ser colocados antes del sustantivo o después- Esto se hace indistintamente ya que el epíteto lo modifica.

En ocasiones, algunos epítetos y adjetivos calificativos hacen referencia a una cualidad que, sin embargo, no es fácil de aceptar. Es por ello que, en la mayoría de estos casos,  las personas no quieren utilizarlos. Aún existen ciertos tabúes, así como ciertos mitos en relación a cómo algunos personajes históricos relevantes han sido designados con determinados epítetos. Un buen ejemplo de estos son algunos gobernantes que pasaron a la historia como “dictadores”; lo cual para algunos es tema de discusión.

Deja un comentario