Memoria Eidética: ¿Qué es?

memoria eidética

En este post, vamos a tocar el tema de la llamada memoria eidética. ¿Qué es? ¿En qué consiste? Se trata de un concepto importante en la psicología.  Se trata de un tipo de memoria bastante especial. Es una capacidad que pocas personas tienen desarrollada a gran nivel. Por otra parte, se trata de un tipo de memoria.

Hay diversas maneras de recordar las cosas. En dado caso, la memoria de tipo eidética implica un modo de memorización muy detallado. Este modo de memoriazación, no obstante, tiene como detalle que no necesariamente implica el entendimiento de las cosas, sino solamente cierta capacidad de recordar.

Para decirlo de otra manera, el término memoria eidética equivale en buena medida a lo que popularmente se llama memoria fotográfica. Igualmente, sucede que en ciertos lugares a esto lo llaman memoria hierática.  Quienes tienen esta facultad, logran captar las cosas con suma precisión. Recuerdan cualquier evento, personas o suceso como si estuviesen viendo una fotografía. Incluso, pueden recordar las páginas de un libro y leer el texto nuevamente. Muchos niños, tienen desarrollar esta facultad, pero la pierden a medida que crecen.

Niveles de detalle en la llamada memoria eidética

En ciertos casos, la memoria eidética llega a tener un nivel de detalle asombroso. Se han visto caso de personas que recuerdan cada palabra, y hasta cada símbolo ortográfico, en  libros que incluso superan la magnitud de las 500 páginas. Igualmente, hay gente que puede rememorar escenas contempladas hace años, incluso décadas. Pueden escribir con gran fidelidad un acontecimiento transcurrido hace muchísimo tiempo. Y lo hacen como si estuvieran describiendo una fotografía que tienen frente a ellos.

¿Cuál es la explicación científica para la memoria eidética? La realidad, es que la ciencia aún no ha dado una explicación convincente al respecto. Se supone que hay cierta condición genética que favorece este tipo de memoria. No obstante, aún no se ha logrado detectar los genes que desencadena en la memoria eidética. Asimismo, hay un misterio por descifrar: los hijos de personas con avanzada memoria eidética, no necesariamente desarrollan esta habilidad.

Lo antes dicho señala que el desarrollo de la memoria fotográfica tiene algo que ver con el modo de aprendizaje, con el estilo de vida de la persona, con la manera en que le ha tocado vivir. Es decir, además de cierta predisposición genética también debe desarrollarse esta habilidad bajo ciertas circunstancias.

Algunas consideraciones sobre la memoria eidética

No hay que confundir la memoria fotográfica con el cociente intelectual, o con el pensamiento lateral. Mucho menos con la llamada inteligencia emocional. Incluso, los psicólogos han llegado a la conclusión de que este tipo de memoria no es un tipo de inteligencia o pensamiento. Es decir, es una simple habilidad para recordar; que en algunos casos está sumamente desarrollada, pero que no implica entendimiento de las cosas.

Un dato interesante, es que muchas personas que tienen autismo, o algún tipo de trastorno mental; curiosamente son gente que presenta rasgos de memoria eidética. ¿Por qué fue suceder esto? No hay una explicación muy o bien y convincente al respecto. En realidad, hasta ahora la ciencia parece insinuar que cuando el cerebro no desarrolla al máximo su capacidad racional, entonces desarrolla otras habilidades, tal como la cualidad eidética.

Incluso, hay estudios que han demostrado una fuerte vinculación entre este tipo de memoria y el autismo. Sobre este aspecto, damos algunas consideraciones en los párrafos siguientes.

memoria eidética

Acerca de la memoria eidética y el autismo

Hay numerosos casos registrados de personas con autismo con una memoria fotográfica increíble. Quizás, uno de los más famosos es el del norteamericano Kim Peek (1951-2009). Esta persona es catalogada como un savant. ¿Qué es un savant? Se cataloga de esta manera a seres humanos que presentan discapacidades intelectuales, empero logran tener una memoria prodigiosa o resolver cálculos matemáticos complejos.

Este personaje de leído un total de 12.000 libros, los cuales podía recordar con integridad página a página. Otra cosa que llamaba la atención era su gran velocidad de lectura. Los médicos se percataron que podía leer con ambos ojos: cada uno de ser lóbulos oculares leía una página a la vez. Por otra parte, una vez terminado el libro podía memorizarlo por completo en tan sólo una hora.

Tan peculiar fue la vida de Kim Peek, que se elaboró una película inspirada en su existencia. Este filme lleva por título Rain Man, siendo su protagonista el actor Dustin Hoffman. Quizás, lo que más llama la atención de Kim Peek era una persona de un fuerte autismo, que tenía enormes problemas para comunicarse con otros seres humanos. Igualmente, era incapaz de valerse por sí mismo. No tenía ninguna capacidad para realizar labores sencillas por su propia cuenta. Era necesario darle de comer, bañarlo, atenderlo, etcétera.

Variantes de la memoria eidética

Hay que tener cuidado cuando se habla de memoria fotográfica. Esta última, puede ser considerada como una variante de la memoria eidética, misma que únicamente está desarrollada en la cualidad visual. Empero, hay personas que tienen capacidad eidética pero relativa a los sonidos. Pueden recordar los perfectamente, imitarlos y combinarlos posteriormente. Algunos músicos, como por ejemplo Mozart, parecían tener estabilidad.

Igualmente, existe la facultad de eidética en el lenguaje. Tal es el caso de personas que pueden recordar libros enteros. No obstante, no memorizarla imagen de los libros y los leen en la mente. En realidad, recuerdan cada palabra. Son personas que también pueden escuchar un discurso completo, para luego repetirlo con total exactitud. Si ha dado el caso de gente que va al cine, observa y escuchó la película, y luego son capaces de repetir todo los diálogos con total fidelidad.

¿Se puede entrenar la memoria eidética?

Para ser honestos, si es posible. El asunto es que no todas las personas tienen la misma capacidad. Cada quién la va a desarrollar hasta donde lo permite su talento natural. Empero, se ha demostrado que personas comunes y corrientes, pueden llegar a tener un muy buen nivel de capacidad eidética con un adecuado entrenamiento. No obstante, sólo las personas con esta habilidad natural llegan a desarrollar memorias de verdad portentosas.

En dado caso, hay gente que suele trabajar para mejorar este tipo de memoria. Tal es el caso de quienes trabajan en averiguaciones policiales. Hay muchos detectives que aprenden a observar un lugar y obtener todos los detalles posible un simple vistazo.

Las ventajas de la memoria eidética la escuela

La verdad, es que resulta de gran utilidad en el sistema educativo actual. Hay que tener en cuenta que el modo entrenamiento escolar se apuntala mucho en la memoria. Por lo tanto, hay gente que puede recordar tanto las cosas que pueden aprobar muy bien los exámenes.

No obstante, este tipo de memoria tener problemas a nivel universitario. La educación de una universidad no se basa tanto en la capacidad de recordar, sino de comprender y de generar nuevo conocimiento. Y esto es algo que no se logra con la memoria eidética, ya que la misma se limita a replicar exactamente lo que ha captado. No es la mejor para arias de creatividad, ni tampoco de talante reflexivo o filosófico.

En dado caso, hay profesiones donde esta capacidad resulta magnífica. Por ejemplo, los bibliotecarios que saben dónde se encuentran todos los libros de la santería. Los profesores de historia que recuerdan todas las fechas de acontecimientos. Igualmente, quienes deben catalogar productos objetos, debiendo tenerlos en un orden específico. Incluso, hay ciertos músicos a quienes les resulta muy bien la capacidad eidética sonora, ya que pueden recordar una melodía o concierto completo con tan solo escucharlo una vez. Es decir, hay ciertos ámbitos donde lo eidético parece tener una gran bienvenida.

memoria eidética

La memoria eidética en la cultura popular

Muchos personajes del cine, la televisión o la literatura se han caracterizado por tener esta cualidad. En tiempos recientes, la serie televisiva The Big Bang Theory muestra al personaje llamado Sheldon Cooper, quien sin duda descuella por su increíble memoria. En varias decenas de esta serie, se le observa recordando cosas sucedidas hace mucho tiempo o repitiendo páginas de libros enteros.

Tal vez, el personaje con mayor capacidad eidética en la literatura es el famoso detective Sherlock Olmes. Este personaje era capaz de ver a una persona y recordarla en todos sus detalles. A su vez, con un simple vistazo deducía gran cantidad de información. Parecía ser una suerte de cámara fotográfica ambulante, capaz de acopiar gran cantidad de detalles con su mirada.

En dado caso, en tiempos recientes han surgido críticas a esta habilidad. Por ejemplo, se dice que el sistema educativo a nivel de primaria y secundaria se basa en la habilidad de la memoria. Por lo tanto, quienes se desenvuelven muy bien en lo eidético o tienen excelentes calificaciones. No obstante, presentan problemas al llegar a la universidad. ¿La razón? Pues, sucede que sólo pueden recordar y repetir, no son tan hábiles para crear o analizar.

Los seres humanos han progresado gracias a su capacidad de crear. Son una especie que ha generado nuevos conocimientos. No se han limitado a recordar. Es aquí donde las facultades de idénticas entran en crisis. De hecho, sucede que muchas personalidades creativas como artista o escritores parecen no desenvolverse del todo bien en el campo eidético. Ciertamente, pueden recordar y tener buena memoria. Pero se trata de una memoria distinta: memoria emocional, o bien deducir cosas a partir de la combinación de unos pocos recuerdos.

Otra de las críticas a lo eidético este cese para por completo de la empatía y la sensibilidad. Las cosas se rememoran de manera fría, sin entender su impacto en otras personas. Por ello, no es casual que personas con inteligencia emocional poco desarrollada (como la gente con autismo), parece no tener problemas en desarrollar facultades de tipo eidético.

Aun así, no se puede negar que la cualidad eidética es una gran ventaja. Poder recordar un gran volumen de información, ayudan muchas labores. No obstante, insistimos en que hay que tener cuidado. Los seres humanos no son simples archivos, cuyo cerebro está destinado a copiar información. En realidad, la verdadera cualidad del pensamiento es la creatividad y saber trabajar con la información obtenida.

Deja un comentario