Análisis morfológico. Qué es y sus tipos

Un análisis morfológico es básicamente un proceso mediante el cual se procede a examinar cada parte que integra un todo. Si esta noción la aplicamos a la lingüística; se estaría refiriendo al análisis formal de las partes que constituyen a las palabras y oraciones.

El estudio de las estructuras, y así como de la composición de las palabras, implica realizar un estudio etimológico buscando inclusive cuales son las raíces grecolatinas que poseen algunas de ellas. De esta manera; se hace más fácil dividir las estructuras en lexemas y morfemas para proceder a un análisis más exhaustivo. Estas son las unidades gramaticales más pequeñas; las cuales tienen un gran valor ya que aportan datos lingüísticos.

Qué es y para qué sirve

Es aquel que ayuda a determinar las clases o formas de las palabras dentro de una oración. Se busca ubicarlas en distintas categorías gramaticales. Por otra parte; algunos suelen asociarlo con los análisis sintácticos los cuales por lo contrario buscan determinar los tipos de funciones que cumplen las palabras dentro de una oración.

El análisis morfológico cumple la función de realizar un examen de las palabras en cuanto a la  estructura y la composición. Las palabras que pertenecen a cualquier idioma poseen una raíz de origen, a la cual se le añade otra cuya función es modificarlas para añadirles significado dentro del contexto en el que se usen.

Para algunos, este analisis es necesario para examinar la sintaxis. Sin embargo, la opinión de algunos lingüistas es que este tipo de análisis se debe de realizar de forma independiente a los esquemas que se asocian a la sintaxis. Quienes siguen las pautas de un análisis sintáctico, también suelen llamar a este proceso análisis morfosintáctico.

Depende de cada persona considerar o no una diferencia entre lo que es la morfología y la sintaxis.  Un análisis lingüístico completo integra varios aspectos relacionados a la lingüística. Se debe considerar no solo la sintaxis; sino que también se debe pensar en la fonología, semántica y la pragmática.

Los pasos que se realizan para un análisis es empezar por estudiar el origen, lo cual ayuda a encontrar los lexemas y los morfemas. Aquí lo más importante es analizar los morfemas, un análisis morfológico básicamente se trata de analizar esta información principalmente.

También; se trata de analizar la fonología. Esta última es la disciplina que estudia los fonemas que dotan sonido a los morfemas. La fonética trata de explicar cómo el lenguaje se relaciona con el hablar.  Finalmente; después de este análisis se pasa a la sintaxis, estudiando cómo es la relación de las palabras en diferentes combinaciones dentro del contexto de una oración.

Tipos

Hay diferentes tipos; los cuales poseen sus propias características y a su vez su utilidad es variable. Por ello, hemos decidido explicarlos de manera sucinta en la lista que se presenta a continuación:

Análisis morfológico de palabras

Implica realizar una disección de los elementos que integran la estructura de una palabra, buscando sus elementos más pequeños. Mediante este proceso se separan los lexemas de los morfemas, se indica entonces la raíz y los modificadores que le acompañan respectivamente.  Apunta mucho a la estructura, una suerte de disección del lenguaje para encontrar la relación y sentido de sus componentes esenciales.

análisis morfológico de palabras

Análisis morfológico de oraciones

Es un proceso mediante el cual se dividen las partes que integran un enunciado con el fin de entender cuáles son sus características y sus funciones. Las palabras son entonces clasificadas de acuerdo a la categoría gramatical a la que pertenezcan; así como señalar las subcategorías que forman estas palabras.

Mediante este desglose, se empiezan a repartir cada uno de estos términos examinando sus características para asociarlas a una categoría de palabra diferente. Hay muchos tipos de palabras que cumplen funciones variadas dentro de las oraciones: adjetivos, sustantivos,  determinantes, verbos, pronombres, interjecciones, preposiciones, adverbios, conjunciones y más subcategorías que pertenecen a estos mismos. Categorizar las palabras es esencial en este tipo de análisis.

Debido a que este tipo de análisis puede llegar a ser más complejo que realizándolo con palabras individuales, es necesario tener un buen manejo y entendimiento de las diferencias que existen entre cada categoría. Es importante seguir cada paso ordenadamente; así como repasar cada decisión previa antes de seguir con la siguiente.

Para empezar, se divide la frase entre un sujeto y un predicado. Fácilmente reconocibles, debido a que el predicado siempre describe la acción o tema relacionado. Por su parte, el sujeto que vendría siendo el protagonista dentro de la oración.

Se empieza leyendo la oración con mucha atención para comprenderla. Se indica el verbo principal clasificándolo como activo, pasivo, predicativo, copulativo, transitivo o más. Se buscan los atributos; así como también los suplementos. Se identifica al sujeto en caso de que lo tenga. Hay que considerar que hay oraciones simples, complejas o impersonales donde la función del sujeto varía en cada caso. La oración y no la palabra es el epicentro de este análisis.

Análisis morfológico de verbos

La función de los verbos es la de indicar una acción o  un estado que aplica a la acción del sujeto. Cuando se realiza un análisis morfológico de los verbos, se procede a analizar cuál es la raíz y la desinencia que cumple la función de variar de acuerdo a como se conjugue. Esto se demuestra al modificar la raíz añadiendo un número, género, modo o persona, además de la conjugación.

Análisis morfológico de sustantivos

Implica identificar cuáles son las palabras cuya función es la de nombrar cualquier cosa, persona, idea, cualidad o sentimiento que requiere de un nombre. Estos pueden ser comunes, ya que si designación es amplia y no limitante como por ejemplo un perro o una flor. Los propios, en cambio, designan nombres a personas o lugares que deben ser distinguidos por ser únicos; como por ejemplo “Carmen” o “Madrid”.

Otro caso es el de los sustantivos concretos y los abstractos, los primeros se refieren a aquello que puede ser percibido con la ayuda de los sentidos, los segundos son lo contrario y suelen aplicarse a los sentimientos por ejemplo. Los sustantivos contables e incontables son los que se refieren a cosas que pueden ser contabilizados. Estos pueden ser confundidos con los individuales y colectivos pero se diferencian en que estos últimos se refieren a palabras que refieren a grupos.

Análisis morfológico de adjetivos

Implica encontrar palabras cuya función es la de modificar a los sustantivos. Estos se pueden distinguir debido a que expresan por ejemplo pertenencia y  cualidades. Debido a que es un tema extenso, usualmente se le brinda mayor atención a clasificarlos por género y número.

Análisis morfológico y sintáctico

Como se explicó con anterioridad, el análisis morfológico de las oraciones es la evalaución de las características o propiedades que tienen las palabras que lo conforman. En cambio el análisis sintáctico de las oraciones es examinar cuales son las funciones, relaciones y jerarquía que tienen las palabras. Si bien el límite entre la morfología y la sintaxis no que claro en un principio, por ello se le puede llamar análisis morfosintáctico. En este caso se estaría aplicando a un proceso de análisis más profundo y detallado.

Los análisis sintácticos ayudan a que sea posible realizar una interpretación; así como una comprensión más profunda de textos completos. Esto es muy útil cuando se aplica en textos que se relacionen con el ámbito científico, tecnológico, legislativo, histórico y político. Los análisis que se imparten en las escuelas de enseñanza básica y media se suele aplicar métodos de análisis más básicos referentes a la gramática tradicional. Se puede tomar como punto de partida ejemplos como los modelos generativistas, funcionalistas y distribucioncitas

ejemplos de análisis morfológico

Análisis morfológico ejercicios

Antes de realizar algunos ejercicios, y tomar algunos ejemplos, es recomendable seguir una serie de pasos que llevan un orden.

Para empezar, facilita el proceso identificar el verbo sea predicativo o copulativo.

El siguiente paso es separar cada uno de los componentes oracionales; los cuales son el sujeto y el predicado.

Asimismo, es de importancia cotejar los complementos verbales distinguiendo los sintagmas y función sintáctica.

Para ejemplificar los aspectos discernidos en el presente texto, vamos a analizar la siguiente frase: “Esta mañana a mi hermana le comenté sobre el secreto”.

La oración que hemos indicado está compuesta por los siguientes elementos:

  • Un demostrativo: Esta.
  • Un sustantivo: Mañana
  • Una preposición: a
  • Un posesivo: mi
  • Un sustantivo: Hermana
  • Un pronombre: le
  • Un verbo: Comenté
  • Un sustantivo: Secreto

Vale agregarse que es necesario indicar que el sujeto de la oración es quien la enuncia. Por ende, el sustantivo hermana en realidad forma parte del predicado.

Hay que tener en claro que muchos de estos análisis sirven para detectar fallos en coordinación entre partes de las oraciones. Igualmente, se usan para enseñar idiomas o para comparar varios idiomas entre sí. Sin duda, son de enorme utilidad y es por ello que los hemos descrito en el presente texto.

Deja un comentario